Internet, libertad simulada

7 637

Una revolución ‘espectacular’ ha tenido lugar a plena luz del día con el neón iluminando el paisaje de Internet, una enorme base de datos mundial, un neologismo devenido del inglés que significa «red de informática descentralizada de alcance global», que produjo una pasión y fiebre patológica en la humanidad toda, adicta a la web y sus aparatos, para intentar comunicar todo menos lo esencial.

Manipulado Internet por los que se encuentran en el núcleo del «gran simulacro» del «nuevo continente», como se lo denomina, los poderosos que hacen negocios superlativos con las emociones e interconexiones de los adictos a las redes, los poderosos plenos de malicia, crueldad y traición a la esencia de lo que pudo haber sido algo milagroso, lo que es historia ya, sin estar en la base de datos de los servidores, de usuarios prevenidos, manipuladores de todo lo que hace a la sobrevida de una humanidad servil y adicta.

Para que la red sea neutral, nada ni nadie puede controlar los contenidos que circulan por ella. ¿Podemos confiar que lo que circula es legítimo? ¿Quién controla internet? Los internautas controlan la red, sirviendo a los poderosos, ansiosos de manipular emociones y conductas de pueblos enteros en estado de hipnosis.

Internet perturba todo y no se ignora que ha modificado los datos sentimentales de la vida. Todos nosotros en nuestro frenesí de buscar y crear caemos en la cuenta de que estamos inmersos en la aterradora cueva del conocimiento de la domesticidad de la vida de cada uno de los habitantes del planeta. Se construye la red para que todo lo que ocurre sea vigilado y lo es, ¿cabe alguna duda?

Las redes sociales viven en el límite de la confianza y se intenta sobrepasarla a cualquier costo, pues la aplicación de tener un acceso libre a internet no significa ser libre, como millones creen, incluidos disfuncionales funcionarios de gobiernos parasitarios. Técnicamente uno es libre de no usar internet, los tontos gobiernos publicitan a toda orquesta, como parte del espectáculo insano del estupro democrático, que hoy tenemos millones de personas que utilizan y viven en las redes. Estos groseros y torpes dictadorzuelos, no tienen idea de que no se mide la libertad de un país midiendo su acceso técnico a internet, a veces todo lo contrario, pues la web hizo obsoletos el Estado-Nación, reemplazando las disputas territoriales por las batallas de normas entre competidores – versión tecnológica eufemizada de la expansión nacionalista. Rechazo proclamado de la ideología, devenidos en extremadamente ideológico, como es patente hoy en día en la exaltación euforizante de Internet.

La conexión de todos con todos, se presenta como panóptico panacea, cuando en realidad los poderosos dominan a través de las redes y la adicción que provocan a miles de millones de usuarios, vigilándolos y eliminándolos si es preciso cuando se presenta alguien que se digna a denunciar tal o cual delito de gobiernos, o intereses corporativos.

El atractivo del bajo costo en la vigilancia virtual, donde todo está digitalizado, es muy rentable. Todos hablan de ciberguerra pero no hablan de ciberpaz, las empresas que lo manipulan hacen ingentes negocios con estas proclamas buscados, perseguidos y castigados los activistas del mundo, donde la represión es sistemática. Los que utilizan las redes para intentar comunicar lo que esconden las corporaciones de medios y las redes, apestadas de vigilantes de lo que se dice, se hace y se siente. Incluso estas palabras, plenas de sentido, donde intento comunicar acerca de que a Internet hay que modificarla, como hoy se conoce.

Las armas digitales son peligrosísimas. “Totalitarismo llave en mano», nos dice Assange, entregado de manera vil y mercenaria por el traidor Lenin Moreno a la policía de Londres, en sede de Embajada de Ecuador, donde el creador de Wikileaks estaba asilado hace 7 años… alertas con todos los ingredientes precisos para vigilar al diferente, a los denunciantes del “orden mundial establecido bajo presión”, siendo la manipulación ideológica y el control social herramientas de sujeción y encuadramiento. Permanecemos en un mundo en que se permite vigilar a los disidentes, se obliga a vigilar y castigar a los que no comulgan con la reglamentación de la vida bajo la molienda infame de los peores que han sido instalados y premiados por el invisible emperador que todo lo manipula.

Lo vemos en la publicidad replicada hasta el cansancio de todo lo que atente al establishment, perseguir a opositores en países emergentes es la consigna; dictadores inventados y héroes publicitados en la denominada pistas de la web, democráticos al uso de servidor, si uno es serio y ético, al modo de la modernidad, en democracia tiene conocimiento que no se debe vender publicidad de quien solo es una mascota.

Deberíamos preguntarnos ¿necesitamos todo esto? ¿precisamos que nuestros teléfonos móviles sean vigilados? Las tecnologías harán todo lo que nosotros hagamos con ellas, no tengan dudas, está en los sueños más fantásticos de la humanidad simuladamente empoderada y descentralizada del poder de las personas asignadas por el imperio.

Observados conocen todas nuestras historias, sobre todo a quienes desean expresar sus sueños de libertad y verdad, son eliminados, asesinados. En ciertos niveles, en ciertos detalles, los hackers pueden cambiar al mundo de forma colectiva, si se asocian pueden hacerlo, se puede tomar como una declaración de guerra a la libertad de expresión y las garantías individuales.

Precisamos una generación que haya nacido con internet para poder visualizar el cambio. ACTA el proyecto para resguardar las libertades y derechos de autor, esa es la fuerza de internet cuando está aplicada a la participación ciudadana. Hay una nueva generación de hombres y mujeres políticos que no les interesaba asumir tales funciones, son transparentes y claros en sus fugas hacia atrás o adelante, en conocimiento ya que el ‘medio no es el mensaje’. Cuando la generación de internet asuma el poder, podemos intuir que en la sociedad de la vigilancia será un hecho, en la instalación de un Gran Hermano, como ojo visor de todo lo que se siente, piensa y actúa en las comunidades anestesiadas y esclavizadas.

Alguien que hace páginas web hace los códigos, los programas libres deberían ser la regla, con las computadoras hay dos posibilidades que el programa controle al usuario o el usuario controle al programa. Aprender un código informático es indispensable para todos, crear los servicios que precisamos utilizar, un componente esencial de la democracia en tiempos de internet, una ideología normativa y prescriptiva.

Hoy podemos ser dueños de nuestro bien común, material e inmaterial, las aplicaciones de las impresoras 3D son múltiples. Tenemos acceso al conocimiento de todo lo que puede ser conocido, es un derecho y tenemos que ser buenos ancestros, si ganamos esos derechos en estos tiempos primitivos de internet, será quizás por y para siempre una lucha de día a día, en estado de vertiginosidad total.

Actualmente más de 2.000 ciberdisidentes están presos por hacer uso de su libertad de expresión. Estamos absolutamente vigilados, y esto sólo es el principio. La continuidad depende de todos/as nosotros/as, como imponer cambios decisivos como cambiar el modelo económico y concientizando de manera legítima, no dudar de que todo el sistema tiene y debe cambiar, debemos ser conscientes de que el gobierno debemos ser todos nosotros, algo de esto se está ya gestando.

No se debe perder un segundo en este acto de modificar rumbos, pues la ‘inteligencia artificial’ impone criterios en espacios donde ya los humanos no tienen lugar. En fin, son prescindibles, excluidos, expulsados del mundo real y virtual, donde el espacio público se ha transformado, conformado por máquinas de producción de fantasmas. Y no olvidemos que más allá de la desesperación y de la desilusión existen siempre la ausencia de cosas peores.

También podría gustarte
7 Comentarios
  1. Adrián dice
    Por lo que dicen acá; el universal hogares y las ceibalitas fueron hechos por un gobierno dictador, etc etc???!!!
    1. Matilde Iraola dice
      Me parece que no te da la cabeza bestiún. Que alguien te explique de que se trata Adrián. Te puede servir porque no se leen escritos de este tipo en los medios gráficos.
  2. Pablo de La Moine dice
    Acaso los millones de pobres en el mundo tendrán acceso a las redes? he aquí el rompimiento total de los lazos humanos… nunca estuvo tan dividida la humanidad como en el presente. Claro y contundente editorial, sin fisuras. Como es costumbre el filósofo de la Patria Grande nos da un ejemplo de libertad de expresión. !Assange libre!
  3. Daniel dice
    Muy buen análisis de el filósofo Eduardo Sanguinetti. Impecable. Internet tambien tiene dos aristas, una muy buena la que es la información y enseñanza, la otra una muy peligrosa la manipulación de las masas.. lo que sirve y mucho en éste caso es saber discernir y elegir nutrirse de el saber para bien. Éste es un mundo peligroso y aún más en éstos tiempos.
  4. Miguel Wolfe dice
    Internet es una zona donde puede imponerse una suerte de ley de la selva, donde la falta de regulación promueve el éxito del más fuerte (o astuto). Este artículo no tiene desperdicios, es de una utilidad enorme para quién no se tape los ojos que estamos en peligro con internet y los que lo manipulan y vigilan. Felicitaciones!
  5. Sofia dice
    Es también evidente que estando en internet, perdemos nuestra intimidad. Pensemos que cuanto más publicamos en redes sociales y otras webs, sobre nuestra vida (con fotos, vídeos, comentarios o estados), más saben los demás sobre nosotros, de modo que a veces puede que lleguemos a estar “controlados”. La adicción que provoca es temible, ya sea por móviles ordenadores. Impecable artículo, sin fisuras.
  6. Pasquale Giorno dice
    Actual, muy actual este artículo sobre internet. Realmente me asombra el talento del filósofo para desentrañar el laberinto de la tecnología de punta y dar espacio a lo que se viene, que ya está entre nosotros, perdimos la batalla, la ganaron los servicios de inteligencia. Saludos!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.