Inhabilitan a Quim Torra, presidente de Cataluña

Se confirmó la condena de un año y medio de inhabilitación por lo que deberá abandonar el Palau de la Generalitat inmediatamente.

El Tribunal Supremo confirmó la condena de un año y medio de inhabilitación para Quim Torra, hasta ahora presidente de la Generalitat, por desobedecer a la Junta Electoral Central (JEC) al no retirar la pancarta sobre los presos y los lazos amarillos del Palau de la Generalitat durante el periodo electoral de abril del pasado año.

El Tribunal considera que Torra «desobedeció de forma reiterada y contumaz las órdenes de la Junta Electoral Central para que retirase determinada simbología de edificios públicos dependientes de la Generalitat durante el proceso electoral de las elecciones generales convocadas para el 28 de abril de 2019, al estimar la Junta que vulneraban la neutralidad exigida a las administraciones públicas en esos procesos».

El propio Torra había admitido haber desobedecido las órdenes del órgano electoral. La inhabilitación, resultado de un fallo unánime, significa que no podrá tener ningún cargo público. Abarca tanto el ejercicio de cargos públicos electivos, ya sean de ámbito local, autonómico, estatal o europeo, como el desempeño de funciones de gobierno, en los ámbitos local, autonómico y del Estado. Por lo que deberá abandonar el Palau de la Generalitat inmediatamente. Además, el fallo establece que deberá pagar una multa de 30 mil euros.

Desde la defensa consideran que es un error entender a la JEC como un órgano superior al presidente de la Generalitat. «Ya partimos mal. No estamos analizando las cosas desde una perspectiva imparcial. La JEC no era autoridad competente, no era autoridad superior».

El magistrado Juan Ramón Berdugo dijo que el problema «no es la exhibición de determinados símbolos o pancartas de una determinada opción política, sino su utilización en periodos electorales desobedeciendo lo dispuesto por la JEC que, en el ejercicio de sus funciones garantiza la transparencia y objetividad de los procesos electorales, prohibió su utilización, con vulneración del principio de neutralidad a que deben sujetarse las administraciones en general, contraviniendo órdenes expresas de aquella Junta Electoral».

En este sentido, se entiende que no se vulneraron los derechos a la libertad ideológica y la libertad de expresión de Torra.

Finalmente, el tribunal acordó que se expida un oficio dirigido al vicepresidente del Govern, Pere Aragonés, para que este lo sustituya como está previsto en la legislación catalana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat