#OpiniónIndigestión política y electoral

La ciudadanía eligió el cambio. Tanto en octubre como en noviembre, los uruguayos decidieron sustituir al Frente Amplio en el gobierno y apoyar un cambio político y programático.

Este cambio se vehiculizó en la gestación de una coalición integrada por cinco partidos sobre la base de un programa de gobierno denominado «Compromiso con el país».

El nuevo gobierno, haciendo un gesto de sensibilidad democrática, presentó un borrador con el contenido de una futura ley de urgencia para que todos los uruguayos supieran qué propuestas están planteadas un mes y medio antes de que comience la gestión de gobierno. No hay antecedentes de tal grado de transparencia.

Por otra parte, el anteproyecto de ley de urgencia está siendo considerado por los demás partidos que integramos el gobierno y, como se ha dicho por parte del propio Presidente electo, será objeto de modificaciones y sustituciones diversas, por lo que la prudencia indicaría esperar a tener la versión final.

No ha comenzado la gestión del nuevo gobierno y, sin embargo, el Frente Amplio no hace otra cosa que pronosticar desastres, cuestionar decisiones que aún no han sido tomadas, tergiversar iniciativas y, particularmente, reaccionar con enojo y con un grado de confrontación que no resulta acorde con la aceptación de un resultado electoral negativo.

Fue la ciudadanía por mayoría la que decidió sacar al Frente Amplio del gobierno. Sin embargo, la gran mayoría de sus dirigentes parecen no poder digerir esta decisión soberana y democrática. Han reaccionado con un grado de irritación y agresividad hacia el futuro gobierno que no parece aconsejable. La alternancia es un componente básico de la vida democrática y lo mejor sería esperar a que el gobierno asuma y comience a tomar sus decisiones antes que salir en tropel, apresuradamente en una suerte de competencia en la descalificación y el pronóstico de todo tipo de catástrofes.

Siempre, además, con la amenaza implícita o expresa, según los casos, de iniciar una sucesión de acciones de movilización y enfrentamiento social ante supuestos retrocesos en materia de derechos sociales.

Amenazas, pronósticos oscuros e, incluso, la formulación por parte de conspicuos dirigentes frenteamplistas de acusaciones sobre contenidos de decisiones que no existen.

El ejemplo máximo lo tuvimos hace unos pocos días cuando el candidato frenteamplista, ahora nuevamente candidato a la Intendencia de Montevideo, Daniel Martínez, la emprendió contra el futuro gobierno acusándolo de que afectarían o desmontarían el Fondo de Solidaridad, lo que no ha sido planteado en absoluto en ninguna iniciativa del próximo gobierno.

Además, la actual vicepresidenta, Lucía Topolansky anunció, ya a fines del año pasado, recién pasadas las elecciones, que habría que iniciar movilizaciones para enfrentar al próximo gobierno y, hace pocos días, agregó que harán pasar por el Parlamento en forma permanente a los diferentes ministros de Estado.

Por su parte, el ministro Murro dibujó un escenario apocalíptico para los derechos de los trabajadores y jubilados. Sin decir una palabra sobre el estado en que quedan los principales indicadores de empleo o sobre el enorme déficit en que se encuentra la situación económica de la seguridad social.

A su vez, el presidente del Frente Amplio cuestionó el mecanismo de la Ley de Urgencia asignándole características poco democráticas, sin ningún tipo de fundamento. Mientras que el ministro Danilo Astori también lanzó sus dardos cuestionando al nuevo gobierno que todavía no asumió, olvidándose de que deja al país en una grave situación en materia de inflación (entre los 20 países con mayor inflación en el mundo) y un déficit fiscal escandaloso.

Podríamos seguir porque la lista de dirigentes frenteamplistas atacando al nuevo gobierno, que todavía no asumió, es interminable. No debe haber muchos ejemplos en el mundo de semejantes reacciones tan precoces.

Mientras tanto, por el otro lado, no hemos registrado una sola línea de autocrítica de ningún dirigente del Frente Amplio explicando o reconociendo alguna responsabilidad o fracaso que indique por qué, si fueron tan fantásticos, la ciudadanía decidió sacarlos del gobierno.

Parece haber una grave «indigestión» política y electoral que les impide asumir el resultado democrático fruto del pronunciamiento ciudadano. No parece un buen comienzo, ni la mejor actitud.

4 Comentarios
  1. Luis Alberto Martinez Alvarez dice
    Nunca estuve tan en desacuerdo con un editorial de este prestigioso medio.La cuestión parece que radica en hay que esperar resultados. Por que a lo mejor este próximo gobierno es de un grado humanista, capaz de establecer en la nación, un rumbo de emancipación económica, sin desigualdades, progresista y profundamente humano.Este comentario es de una ingenuidad política alarmante.La historia del Uruguay comenzará el primero de marzo del 2020, siendo el gobierno absolutamente aislado de los proceso culturales en curso en el mundo, habiendo desaparecido los que hasta hoy están.El gobierno electo representa los intereses de una oligarquía terrateniente, burguesa pro imperialista no por ideas sino por sólidos intereses de sociedad económica.Esta clase dominante que va a gobernar, tiene antecedentes muy nefastos para la nación,En 1962 vaciaron a la nación cambiando sus bonos por dólares y transferirlos a la banca norteamericana.Fue el fruto de medio siglo de progreso y del trabajo de los uruguayos.Desconoce este artículo la historia de los procesos. El país avanzó con los gobiernos progresistas, solo comparables a los de José Batlle y Ordoñez . Al proteccionismo Batllista le sucedió el liberalismo económico y el neo liberalismo.El país tiene dos proceso culturales en curso que compiten, el humanista y clsista y la burguesía nacional pro imperialista.Esa burguesía dispones del 58% de las mejores tierras productivas, en 17.000 títulos de personas físicas y 54.000 títulos hipotecarios.Además son dueños de los medios de comunicación y de empresas logísticas. Este artículo dice que los dirigentes del FA hablan de forma desaforada irracional ante el proyecto del nuevo gobierno. Carajo ¿el pueblo que apoya al FA no existe? el borrador de la ley de urgente consideración ¿hay que aplicarla para después ver? ¿Acaso esta de acuerdo vender las empresas públicas? Hay dos visiones de país para unos los dueños de todo, pues facturan tres cuartas partes del PBI, piensan que el estado vive de lo que es legítimamente de ellos. Quienes no disponen de esas riquezas, que además son el producto trabajo un bien social, son como intrusos que hay que mantener.La reservas del país están sustentada por los bonos del tesoro, en última instancia de ellos.Pero los derechos Humanos le dan existencia a los habitantes registrados como uruguayos.Estos gobernantes que sumirán va a privilegiar los intereses de esa clase dominante que se siente agredida por una chusma pobre, a quienes se les otorga un derecho que el estado debe abordar.Esa es la visión, pues son capitalistas y nunca han variado sus posiciones desde 1848 a la fecha. Entonces la indigestión que usted dice no es irracional, se sabe como van actuar.Disminuir el peso del estado es recortar salud, educación, derechos. Eso traerá aparejado movilización del pueblo, y habrá represión, para ello se autoriza a repeler manifestaciones que alteren el orden público y no se autoricen.Artículo 33 de la LUC. El padre del actual presidente, ex presidente dijo al observador, que el PIT.CNT y el FA hay que eliminarlos de derecho y de hecho.Hay dos proceso culturales el pugna, por lo tanto la indigestión la tendrá el pueblo, cuando por tres años lo jubilados no reciban aumento.Entonces la indigestión es del pueblo,que tiene antídotos, la movilización y la lucha.La indigestión será la del gobierno pues no pasará.Y si lo que propone este artículo es que esperemos sentados, se equivoca, no necesitamos estar en el gobierno para avanzar, pues este país tiene avances en los derechos por la lucha del pueblo.Éste tiene muchos caídos que esta clase dominante, dueña del país, llena de odio,que hasta fusiló trabajadores en plena democracia y nunca se supo quienes lo hicieron. Entonces de indigestión sabemos mucho, pero sobre todo tenemos razones profundas, decimos nunca más pero siempre vuelven.
  2. Matilde Iraola dice
    Me pregunto cuánto le pagaron al articulista de este otrora prestigioso medio. Me pregunto porque sacaron de circulación al brillante filósofo porteño, el que le sacó la careta a PP. Atrasamos.
  3. Matilde Iraola dice
    PABLO MIERES FUTURO MINISTRO DE TRABAJO Y SEGURIDAD SOCIAL, DEL GOBIERNO DE LACALLE POU, MIEMBRO DE LA COALICIÓN DE DERECHA FASCISTA NUEVO DIARIO OFICIALISTA LA REPÚBLICA, QUIEN, DESDE AHORA, SERÁ COLUMNISTA. ES UN PANIAGUADO RENEGADO, QUE SE DICE DE IZQUIERDA PERO ACORDÓ CON LA PEOR DERECHA, INCLUYENDO AL HERRERISTA LACALLE POU, FUTURO PRESIDENTE, AL NEOLIBERAL COLORADO ERNESTO TALVI -EMPLEADO RENTADO DEL GRAN CAPITAL- Y AL FASCISTA DE CABILDO ABIERTO, EL GENERAL GUIDO MANINI RIOS, QUE ES UNA SUERTE DE BOLSONARO URUGUAYO, ENCUBRIDOR DE VIOLADORES DE DERECHOS HUMANOS DURANTE LA DICTADURA. FUNCIONAL A LOS INTERESES DE LA DERECHA, LA OLIGARQUÍA Y EL PATRICIADO EMPRESARIAL.
  4. elcacho dice
    Sr, Mieres, permìtame expresarle que Ud. representa el colmo de la desfachatez. No tiene verguenza ni para opinar. Declararse independientes formando coaliciòn con un partido nazi, no hace mas que denigrar su imàgen, si cabe, de perdedor. Los pocos votos que logrò su partido, tendrìan que hacerlo reflexionar subre la situaciòn del mismo. Aceptar un cargo en un grupo con ideas totalmente contrarias a lo que siempre le oìmos decir, es poner en claro su deseo de tener participacion, aun a costa de su integridad. De moral ni halbemos. Pactar con blancos, colorados, nazis y algùn israelì lleno de dinero, no hace mas que poner en manifiesto su poco verguenza. Pero no se preocupe, vendràn otras elecciones y el pueblo no olvida.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat