PREHISTORIAHace 20 años un grupo de investigadores estudia la prehistoria uruguaya

La reconstrucción de la prehistoria en manos de arqueólogos.

Sobre la cuenca baja del río Santa Lucía (Departamentos de Montevideo, San José y Canelones) hay más de 200 sitios dónde la prehistoria del territorio uruguayo es investigada, “pueden ser antecesores” de los charrúas u otros grupos indígenas históricos, pero aún se está indagando las características de los pobladores, indicó a LA REPÚBLICA, la arqueóloga y coordinadora de las diversas excavaciones Laura Beovide.

El estudio de los diversos puntos alrededor de las orillas del río Santa Lucía en manos del Centro de Investigación Regional Arqueológica y Territorial (CIRAT-San José, DICYT-MEC convenio Intendencia de San José), data sobre poblaciones que comienzan a ocupar el área hace  unos 7000 años atrás llegando al tiempo de la conquista europea al territorio. Los restos encontrados pertenecen a la época “prehispánica”. 

“La ocupación humana se extiende por casi 7 mil años antes del presente. Nosotros nos dedicamos a estudiar a estas sociedades previas a la conquista europea”, informó Beovide. 

Desde 1998 el grupo de arqueólogos ha identificado algunas características generales de la modalidad de vida de los pobladores prehistóricos y la de su ambiente. Muy probablemente se usó el junco y totora para construir sus viviendas, según detalló la coordinadora. 

“Encontramos registros de la molienda de diversas plantas en morteros de piedra, entre ellas el maíz para producir harinas con una antigüedad de más de 3 mil años. Estos y otros testimonios apoyan la idea de que no sólo cazaban o recolectaban sus alimentos, sino que practicaban también la horticultura. También se observó la producción de distintos objetos en cerámica para contener agua, cocinar y almacenar alimentos desde unos 5 mil años atrás. Entre otras cosas, se pudo observar que la población se quedaba establecida en lugares específicos durante largos períodos de tiempo”, describió Beovide.

Además de los registros arqueológicos sobre los pobladores, se tienen documentos de principios del siglo XVI de cronistas que relatan la presencia de sociedades indígenas en las costas del Río de la Plata al momento del contacto europeo, así como el ambiente que el que convivieron. 

Por otra parte, los estudios arqueológicos dan cuenta sobre la evolución de la vegetación y fauna en estos últimos milenios.  

“La geografía de la cuenca inferior del río Santa Lucía no fue milenios atrás como la conocemos ahora, caracterizada por humedales que bordean el curso del río. Entre unos 6 y 5 mil años atrás el agua del océano ingresó a dicha cuenca conformando un gran estuario.  De hecho, en los sitios arqueológicos de esa época nos encontramos con, por ejemplo, restos de tiburones que habitan en aguas oceánicas”, sostuvo Beovide. 

Los restos (a veces microscópicos) de la vegetación y de la fauna que fueron aprovechadas por las sociedades antiguas, así como los distintos testimonios de su vida cotidiana y ambiente, con el paso del tiempo quedan enterrados y no “están a la simple vista”. 

“En nuestro territorio, por lo general, los restos arqueológicos prehispánicos no son visibles en el paisaje actual, salvo donde existen “cerritos de indios” como por ejemplo en Rocha, o donde existen otra clase de montículos, por ejemplo. En el área del río Santa Lucía hay montículos de conchillas (no muy elevadas) que las poblaciones formaron hace unos 3 mil años al explotar los moluscos. Durante muchos años estuvimos prospectando el área para identificar tanto los restos arqueológicos enterrados como aquellos visibles en superficie a través de diferentes técnicas”, sostuvo Beovide. 

Entre los años 2019 y 2020 se desarrolló un proyecto apoyado por el programa de Pequeñas Donaciones (PPD-PNUD) y el Ministerio de Turismo, donde los investigadores del CIRAT-DICYT junto con la subdirección de turismo de la Intendencia de San José, el Municipio de Libertad, el Club Campana y la comisión Vecinal de Kiyú propusieron colocar cierta cartelería, realizar talleres y conformar un grupo de gestión donde se pudiera desarrollar un sendero eco-arqueológico abierto  para turistas en Kiyú, San José. 

“Kiyú es un lugar donde ya venimos trabajando con la comunidad y veníamos investigando desde el 2002. El espacio se llama Camino de indio, que es un lugar que presenta un sitio arqueológico de más de 1500 años que está enterrado pero que se puede mostrar al público por medio de una cartelería”, comentó la arqueóloga.

Más datos: Además del estudio de la cuenca del Río Santa Lucía y la costa del Departamento de San José llevado adelante por el CIRAT-DICYT-MEC existen otros equipos de arqueólogos (de la UDELAR, y del MEC, por ejemplo) que encuentran investigando la vida prehispánica uruguaya en Colonia, Rocha y algunos departamentos al norte del país, según especificó Laura Beovide.

2 Comentarios
  1. Pedro de la Heroica dice
    Parece increible que el centralismo existiera desde la pre historia y antes de Bruno de Zabala los restos ya se aglomeraban en Canelones y Montevideo…aunque Ud no lo crea…
  2. Rotgelio dice
    Te creo, si te creo. Tomaste la pastilla hoy de mañana?

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat