Guterres pide a la comunidad internacional enviar mensaje a militares en Birmania para detener la represión

Hoy continuaron las protestas masivas en muchas ciudades de Birmania, en las que participaron decenas y cientos de miles de personas, que comenzaron el pasado 6 de febrero, ante el de golpe de Estado.

António Guterres, secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), pidió a la comunidad internacional que envíe un mensaje claro a los militares en Birmania para pedir que se detenga la represión y se respete la voluntad del pueblo, según un comentario de su portavoz, Stéphane Dujarric, y consignado por la agencia Sputnik. «El Secretario general condena enérgicamente la brutal represión en Birmania. Está profundamente preocupado por el aumento del número de muertes y de heridos graves. El uso de armas de combate contra manifestantes pacíficos y detenciones arbitrarias son inaceptables», destaca el comentario.

Según el documento, Guterres «insta a la comunidad internacional a unirse y enviar un mensaje claro a los militares de Birmania, que deben respetar la voluntad del pueblo (…), expresada durante las elecciones, y poner fin a la represión», subrayó Dujarric. El domingo 28 continuaron las protestas masivas en muchas ciudades de Birmania, en las que participaron decenas y cientos de miles de personas, que comenzaron el pasado 6 de febrero, cinco días después de la intentona perpetrada por las Fuerzas Armadas.

Según los medios de comunicación de Birmania, la lucha en las calles de las ciudades se intensifica cada día. Los manifestantes comienzan a construir barricadas, y las fuerzas especiales de la policía y los soldados utilizan tácticas de combate cada vez más duras, que incluyen el uso de cañones de agua y gases lacrimógenos, así como como de balas de goma y cartuchos de combate, según informó Sputnik. El 1 de febrero, pocas horas antes de la constitución del nuevo Parlamento en Birmania, los militares dieron un golpe de Estado, detuvieron a numerosos líderes políticos, entre ellos al presidente Win Myint y a la consejera de Estado Aung San Suu Kyi.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat