Sigue la polémica por la amenaza de obstrucción de rutasGuigou: el tema de los productores es una «movilización política» generada por el PN

Álvaro Guigou, presidente de la departamental del Frente Amplio en Paysandú, declaró a LA REPÚBLICA que la movilización de más de 50 productores agropecuarios – quienes amenazaron con obstruir el abastecimiento de productos perecederos (tales como frutas y lácteos) a Montevideo y a los balnearios del este- responde a un interés político. Según sus palabras, el poder económico, en concordancia con algunos actores del Partido Nacional, están tratando de implantar la opinión de que el gobierno del Frente Amplio es inestable. «Hay una operación política detrás de esta movilización. Nos han llegado algunas versiones de cómo acciona el poder económico tratando de generar condiciones de inestabilidad, con un accionar que pretende generar cierto descreimiento de las instituciones y lo que se busca es implantar la idea de que el Frente Amplio no contempla la realidad de los productores», agregó. Explicó que al estar en un sistema capitalista, «el poder económico tiene mucho peso». Consideró que más allá de que el gobierno en Uruguay haya cambiado y que el Frente Amplio ha llevado adelante distintas políticas que han favorecido a las clases populares, a los trabajadores, a la pequeña y mediana empresa, el «gran poder económico» sigue teniendo poder y no quiere que el Frente Amplio siga en el gobierno. «Los empresarios se han visto afectados en cierta forma y tratan, mediante su peso en la economía, asfixiar toda decisión que el gobierno lleva adelante. Eso es lo que en definitiva se esté jugando en la cabeza de quienes piensan que el proyecto del Frente Amplio ya no les es favorable, aunque en realidad se han visto sumamente beneficiados. Aunque nunca tuvieron tanta ganancia como en los últimos tiempos, entienden que hoy necesitan otros actores políticos en el Estado, por eso seguramente se genera este tipo de movilización que trabaja por fuera de las instituciones y no busca el diálogo como una vía de salida». Afirmó que «cierto sector» del Partido Nacional «siempre» representó al «gran capital» y señaló que en la Asamblea de productores que se realizó en Paysandú el lunes pasado fue «extraño» que hayan aparecido algunos actores políticos vinculados a dicho partido. «Eso preocupa, porque esto parece más bien una movida política partidaria que quiere generar cierta situación y aprovecha una problemática que es sumamente atendible, como son los planteos de los medianos y pequeños productores, para intentar sacar al Frente Amplio del gobierno a como sea. Está claro que esto no solo tiene que ver con lo que pasa en el país sino en lo que ha venido sucediendo en la región». «Lo que buscan es traslucir que nuestro Frente Amplio no es capaz de gobernar y que nuestro modelo económico y programa están acabados. Nosotros en cambio, somos autocríticos. Creemos que nuestro programa de gobierno tiene que ser discutido, pero quedó demostrado en el 2017, nuestra capacidad de gobernar y de generar los acuerdos necesarios para el Presupuesto. Además, se demostró que la oposición no tuvo agenda propia para esas mayorías parlamentarias circunstanciales que tuvieron durante mucho tiempo», agregó. Consideró que estos hechos suceden en un momento histórico donde el proceso de acumulación del Frente Amplio puede «ampliarse aun más». «Seguramente el Frente tiene mucho por crecer, va a disputar un cuarto gobierno y obviamente aquellos sectores que entienden que esto no es el beneficioso, están dispuestos a cortar ese proceso de acumulación con cualquier artilugio, radicalizando a la sociedad en contra del gobierno de turno». Por otro lado, afirmó que por el momento la situación está «relativamente tranquila». Declaró que el gobierno siempre estará enfocado en el diálogo a través de las distintas organizaciones. Según sus palabras, la actitud de los productores es «desmedida y exagerada». Afirmó que el diálogo entre el gobierno y los productores «no se ha cortado en ningún momento» y señaló que el Frente Amplio está «abierto» y «sensible» a recibir los distintos reclamos como lo ha hecho en los últimos tiempos. Explicó que el Frente Amplio es «autocrítico» en que los costos de producción están siendo «muy altos» y que afectan sobre todo al pequeño y mediano productor. Sin embargo, anunció que no comparten la posición de la Asociación Rural del Uruguay, quien advierte que el atraso cambiario sea el «mal general» que afecta al campo. Según Guigou, el atraso cambiario le ha dado «cierta protección» en cuanto a cómo se han manejado los costos del dólar. Cabe mencionar que la Junta Departamental realizó ayer una sesión extraordinaria para recibir a los trabajadores de PILI, con el objetivo de brindar una respuesta a los reclamos de los trabajadores. La solución tomada fue una prórroga crediticia para la deuda que tiene la empresa con el Estado. «Nosotros como Frente Amplio resolvimos es profundizar mucho más en la problemática que se vive en el agro y solicitar, desde la mesa departamental, reuniones y entrevistas con todas las organizaciones rurales que seguramente se llevarán adelante en el correr de este enero», agregó. Preocupación: ARU «amenaza» con que productores se irían a Paraguay Declaraciones del Presidente de la Asociación Rural del Uruguay, Pablo Zerbino, señalando que productores uruguayos se marcharían a Paraguay porque allí es más rentable causaron preocupación y malestar en dirigentes del Frente Amplio. La diputada del MPP, Manuela Mutti, dijo que las declaraciones «preocupan» porque además de hablar con el Presidente Tabaré Vázquez de la situación de los productores rurales, enfocará en que «hoy en día les es más rentable producir en Paraguay que en Uruguay» por lo que hay una ola de productores que se están yendo». La representante de Salto dijo a M24 que si algunos productores se van porque bajó la rentabilidad, pero nuestro país «sigue siendo muy rentable», comentó. Sino «cómo se explica que nosotros estemos creciendo como país, a nivel productivo, de forma muy importante, que continuemos creciendo y al mismo tiempo que no seamos rentables». Yendo más allá, en la búsqueda de esa mayor rentabilidad, la situación a la que apunta el presidente de la ARU no coincide con el modelo de país al que apunta el gobierno: «es una renta a costo de qué», cuestionó. Indicando que si ser más rentables tiene como costo «no tener leyes laborales», que sea más barato «porque se corta el hilo más fino», que los trabajadores «no tengan derechos», que no se les «pague horas extras», que «no tengan aportes», «eso para mi no es viable». Quien también se manifestó respecto a las declaraciones del titular de la Asociación Rural del Uruguay, Pablo Zerbino fue el diputado del Partido Por la Victoria del Pueblo, Luis Puig, manifestando que el «Presidente de la ARU amenaza con que productores se irían a Paraguay ‘»porque allí las leyes laborales son más laxas»’. «Sincero el chupasangre», expresó, siendo contundente con el presidente del organismo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat