El texto editorial del diario, afirmó: "admiración hacia las niñas madres, madrazas por cierto. Tristeza para las abuelas abortistas"Gran repudio internacional a editorial de La Nación por defender el embarazo forzado en la infancia

0 1.082

Un artículo publicado por el diario Página 12 destaca la fuerte polémica desatada en Argentina a días de que la niña de Jujuy violada no pudiera acceder al aborto que pidió y fuera obligada a atravesar una cesárea.

Ayer, organizaciones internacionales vinculadas con la infancia, los derechos humanos y la salud, autoridades de organismos de derechos de los niños y referentes del movimiento de mujeres repudiaron fuertemente el editorial del diario La Nación titulado “Niñas, madres con mayúsculas”, al que acusan de “romantizar la violación y ensalzar el embarazo forzado en la infancia”.

“Abogamos por proteger a las niñas en situaciones de abuso, evitando que vuelvan a ser victimizadas. Es obligación de los Estados garantizar esta protección: es un derecho humano”, señaló la filial argentina de Unicef. Amnistía Internacional, por su parte, recordó que, solo en 2017, 2493 niñas menores de 15 años atravesaron por un parto y resaltó que la mayoría fueron producto de “embarazos infantiles forzados como consecuencia de situaciones de abuso sexual y violencia”.

El texto, que ayer fue el principal del espacio editorial del diario, afirmó: “admiración hacia las niñas madres, madrazas por cierto. Tristeza para las ‘abuelas abortistas’ que felizmente no lograron su criminal propósito. Bienvenida a los felices niños de ambas mamás y un mensaje claro y esperanzador a la sociedad para que haga lo que tiene que hacer sobre educación sexual, primero, y sobre apoyo a las mamás, después, tanto si sus embarazos fueron deseados como si fueron causados por una violación, por ignorancia o estado de necesidad”.

La publicación ensalzó “el instinto de madre” y calificó como criminales a las madres de esas niñas que prefieren optar por la interrupción del embarazo, algo que la ley avala desde 1921 para casos de violación.

El espectro de repudios que cosechó la publicación fue amplio e incluyó también a trabajadoras y trabajadores del diario, que hicieron manifiesto su desacuerdo en redes sociales.

Recién entrada la noche, cuando la ola de rechazos no menguaba, el diario dio a conocer un relevamiento de las reacciones, al final del cual señaló que la empresa “lamenta que se haya interpretado el texto como un mensaje de alguna forma tolerante hacia los abusos a menores, algo que, como el mismo editorial señalaba, es a todas luces repudiable”.

Las críticas se habían sucedido a lo largo de todo el día. La filial argentina de Unicef señaló que “el embarazo en la infancia no está vinculado al ‘instinto materno’, es abuso sexual y por tanto el embarazo es forzado”.

Además, recordó que en conjunto con el Estado elaboró “una guía sobre qué hacer y cómo deben responder los diversos actores estatales a las demandas y necesidades de las niñas, niños y adolescentes que han sido víctimas de abusos sexuales y embarazo forzado”.

Amnistía Internacional En Argentina rechazó el texto de La Nación por “desconocer los derechos humanos de las niñas”. Recordó, además, que “la Convención sobre la Eliminación de toda forma de Discriminación contra la Mujer (Cedaw) manifestó al Estado argentino preocupación ante el alto número de niñas que abandonan la escuela debido a embarazos precoces”.

“El embarazo infantil está íntimamente ligado al abuso. La maternidad forzada es una forma de tortura y suma una violación más a los derechos de estas niñas”, sintetizó la Fundación Huésped para sumarse a la ola de repudios.

“Nada importó a estas mamás niñas, salvo conservar a sus hijos”, festejó el texto de La Nación. “El editorial celebra los embarazos en niñas de 12 años violadas, difunde falacias sobre el ‘instinto materno’, omite un derecho existente desde 1921 y hace apología de la maternidad forzada. Todas vulneraciones de los derechos humanos”, completó el director ejecutivo de Fundación Huésped, Leandro Cahn.

En tanto, la red de organizaciones sociales Infancia En Deuda subrayó que, en la Argentina, “ocho de cada 10 embarazos de niñas menores de 15 años no son intencionales y la mayoría de esos embarazos son consecuencia de abuso sexual” y agregó que “cuanto menor es la edad de la madre, más probable es la existencia de delito sexual y, por ende, el riesgo de salud física y mental”. La red también resaltó que, según los datos de la Línea Nacional contra el Abuso Sexual Infantil, 7 de cada 10 víctimas de abuso sexual son niñas y más de la mitad son menores de 11 años.

Desde la Asesoría Tutelar porteña, Yael Bendel consideró “muy grave que se banalicen graves delitos”. En un comunicado señaló que cada vez que se abordan casos de embarazos producto de violaciones se “debe hacer interdisciplinariamente para atender el dolor, la mutilación física, la vergüenza y el estigma de las niñas que atraviesan por esta situación”.

“No hay que ‘admirar a las niñas madres’ sino que hay que protegerlas, cuidarlas y evitar este tipo de delitos, y en ese compromiso también se encuentran los medios de comunicación. Que deben promover valores, derechos y el cumplimiento de las leyes vigentes de protección integral a la infancia”, sentencia el organismo público.

¿Qué dijo La Nación sobre las repercusiones de su editorial?

Después de cosechar repudios durante todo el día por publicar una editorial que destacaba la maternidad de niñas abusadas sexualmente, las autoridades del diario La Nación publicaron una aclaración en la que lamentaron la interpretación que se hizo del texto como “un mensaje de alguna forma tolerante hacia los abusos a menores”.

Contra lo que remarcaron organismos internacionales, organizaciones de derechos humanos, legisladores de la oposición y el oficialismo, y hasta las y los periodistas del diario, la nota de la empresa sostiene que la editorial indicaba que los abusos de menores son algo “a todas luces repudiable”.

“Las notas editoriales de La Nación representan exclusivamente la posición editorial de la empresa, por lo que no expresan la opinión de sus periodistas ni de los integrantes de otras áreas de la compañía”, aclaró la empresa, obligada frente al mensaje público que expresó la asamblea de trabajadores del diario ante la publicación de la editorial “Niñas madres con mayúsculas”.

Esta no es la primera vez que los y las trabajadoras del diario se pronuncian en contra de la línea editorial del diario de las familias Mitre y Saguier. En el inicio del mandato de Cambiemos, también lo hicieron contra una nota que, en base a la teoría de los dos demonios, argumentaba contra los juicios de lesa humanidad a los represores de la última dictadura cívico-militar.

La nota aclaratoria se hace eco de la foto de los trabajadores con el lema “Niñas no, madres” que se transformó en trending topic en las redes sociales para cosechar repudios sobre la posición editorial del diario centenario. “En sentido crítico también se manifestaron los legisladores del oficialismo y de la oposición, periodistas de diversos medios y organizaciones no gubernamentales”, enumeran las autoridades de La Nación el amplio abanico social desde el que les llegó el repudio.

Una de las expresiones más contundentes en rechazo a la nota fue la del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef). “El embarazo en la infancia no está vinculado al ‘instinto materno’, es abuso sexual y por tanto el embarazo es forzado. Los adultos (familia, Estado, instituciones) son responsables de proteger a las niñas y niños frente al abuso sexual”, señaló esa organización.

De todas maneras, la empresa no rectificó la editorial publicada hoy ni expresó una disculpa sino que lo atribuyó a un error de interpretación: “La Nación lamenta que se haya interpretado el texto como un mensaje de alguna forma tolerante hacia los abusos a menores, algo que, como el mismo editorial señalaba, es a todas luces repudiable”.

Denuncian por apología del delito

La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito dio a conocer un comunicado con el que repudia el texto de La Nación y lo denuncia como apología del delito. “Los medios de comunicación masiva tienen la responsabilidad social de difundir información que no presente falacias ni invisibilice derechos”, señala la Campaña.

El texto titulado “Niñas madres con mayúscula”, publicado en el principal espacio editorial del diario oculta los datos alarmantes de embarazos en niñas menores de 15 años. La Campaña contabiliza tres mil casos anuales. “Es esta violencia la que banaliza el abuso sexual y la exaltación del embarazo adolescente. Es esta violencia la que considera a las niñas al servicio de la reproducción, ignorando su capacidad para decidir y su proyecto de vida autónoma”, afirman desde la Campaña, organización trasversal del movimiento de mujeres que desde hace décadas viene poniendo en debate en Argentina el tema del aborto y las consecuencias de su status legal actual para la salud pública.

“Referir a la intención de interrumpir dichos embarazos como un ‘criminal propósito’ de las ‘abuelas abortistas’ significa que la editorial publica una opinión que se contradice con la Constitución Nacional y con Tratados Internacionales de Derechos Humanos de Protección Integral para Niñas y Jóvenes”, indican desde la Campaña.

La ola de rechazos que el editorial generó fue tan potente y unánime que obligó al diario a publicar un descargo en el que desmarca a los trabajadores del diario de la postura del medio (que consiste en destacar la maternidad de las niñas abusadas sexualmente –causal de aborto no punible en la Argentina desde 1921- y la decisión de llevar adelante esos embarazados en contraposición con la lucha de “los pañuelos verdes”).

Ya se pronunciaron en contra organismos de Derechos Humanos, la Fundación Huésped, organizaciones como la Red de Referentes para el Acceso al Aborto Seguro en Argentina (REDAAS), el Centro de Estudios de Estado y Sociedad (CEDES), el Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA), organismos de protección de la infancia, incluido el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef). “El editorial de La Nación de hoy desconoce los DerechosHumanos de las niñas.

Cualquier contacto sexual con una niña menor de 13 años es un abuso sexual, expresó por su parte Amnistía Internacional, que también agregó que cada 3 horas hay un parto de niñas menores de 15 años en la Argentina: 2493 nacimientos en 2017. “La mayoría son embarazos infantiles forzados como consecuencia de situaciones de abuso sexual y violencia que afectan gravemente la integridad psíquica y física de niñas”, informaron desde Amnistía.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.