#OpiniónFuturo cierto

Este es el slogan de nuestra campaña para octubre. Cuando la incertidumbre es la palabra más usada para hablar del futuro, es fundamental hablar de certezas y verdades, tan necesarias para definir el voto.

0 133

Certezas son las que tenemos en cuanto al rumbo que el FA ha dado a sus gobiernos estos 15 años: el período de mayor estabilidad económica, social y política que hayan vivido las generaciones vivas, con crecimiento ininterrumpido, redistribución de la riqueza, aumento del salario y las pasividades, reducción de la pobreza y la indigencia y muchísimo más.

Verdades son los hechos y datos que corroboran las certezas anteriores: estamos entre las 15 democracias plenas del mundo, somos el país con mejor distribución de la riqueza de América, con menor corrupción, con el revolucionario Plan Ceibal y la energía renovable.

Cuando caen las potencias vecinas ya no cae Uruguay; cuando la oposición derechista y liberal asusta con el déficit fiscal y quiere instalar la idea de crisis, nos ratifican el grado inversor, llega la mayor inversión de la historia y reinstalamos el tren que blancos y colorados liquidaron hace años. Estos y otros logros los señalan los organismos internacionales, no el FA ni el gobierno. Los vivís vos y la gente en todo el país.

Errores, de todo tipo y color. De cerca, cada actividad, cada política, tiene defectos. Hay nuevos problemas que no conocíamos y viejos que no resolvimos. Pretender que todo está bien y nada hay por hacer es una concepción totalitaria inaceptable y contraria al progreso.

Seguridad, empleo y educación, junto al cuidado ambiental y la agenda de derechos, marcan nuestro compromiso para hacerlo mucho mejor. Y un esfuerzo decidido para apuntalar las micro, pequeñas y medianas empresas que son la base del empleo y la producción nacional.

Lo que ofrecemos con nuestra Fuerza Renovadora es la coherencia en el rumbo progresista de izquierda, es decir, al servicio de las mayorías y no

de los poderosos. Un estado presente, regulador y promotor del bien común, que habilite al mercado pero no sucumba ante él.

Asumimos un compromiso renovador, una nueva mirada sobre el mundo, la región y el país, incluso, sobre el propio FA. Que interprete la revolución tecnológica que todo atraviesa, las nuevas relaciones mundiales de poder

y la crisis regional para ubicar al país en este nuevo contexto. Con impronta seregnista y la ética como referencia principal, la responsabilidad por la cosa pública y la audacia para encarar más transformaciones.

Te invito a participar en la campaña, a votarnos, a seguir cambiando el país con estabilidad y equilibrios que no dejen a nadie atrás. Sin demagogia ni aventuras, sin mentiras ni campañas del miedo.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.