Forlán, entre los trabajos a distancia y la calentura con los jueces

El DT aurinegro cree que todavía «estoy pagando lo del partido con Defensor».

1 1.234

Lo lejos que quedó la última vez que vimos algo de fútbol obliga a contextualizar. Luego del último partido que jugó Peñarol por el Uruguayo antes de la pausa impuesta por el coronavirus, el 1-1 ante Danubio, los jueces denunciaron a Diego Forlán por «protestas improcedentes» y «agresión» contra el juez de línea Martín Soppi, quien dice haber sido empujado por «Cachavacha».

Sin embargo, Forlán se refirió al tema en las últimas horas y dijo creer que la reacción de los jueces se debió más a sus palabras en el partido anterior (agónica derrota ante Defensor Sporting en el Franzini) que a lo ocurrido frente a Danubio.

«Al final del partido me arrimé a Soppi y le dije con respeto que la última jugada no había sido córner, él dice que lo agredí, pero nunca lo hice. Estoy pagando lo del partido con Defensor, no lo de ese partido, nunca lo injurié a Soppi», dijo en «Las Voces del Fútbol» el entrenador mirasol.

Para los desmemoriados, recordemos que, tras aquella derrota ante los violetas, dijo Forlán: «El arbitraje es polémico en todos lados y es entendible. No me dio la sensación que la última jugada haya sido penal para Defensor y el hincha tiene sentimientos. También digo que hubo claras nuestras que son penales y no los cobraron. Si hay penal para los rivales deben pitarlos, pero que cobren los nuestros también. A ver si nos ponemos las pilas un poquito todos y somos árbitros como tenemos que serlo».

«Todos cometemos errores, pero ese penal…»

Hay una jugada puntual que le sigue resultando increíble a Forlán que los árbitros no hayan cobrado: la salida del arquero de Defensor que terminó en falta a Xisco Jiménez y el árbitro, Daniel Fedorczuk, no cobró.

«Todos somos humanos y cometemos errores, pero el penal a Xisco… no seas malo, y perdemos porque nos cobran un penal en la hora», dijo el DT aurinegro al recordar aquel partido.

Además, volviendo a la sanción que tendrá por la supuesta agresión a Soppi contra Danubio, contó que «la determinación dice que en el clásico no voy a poder ir ni siquiera al estadio».

Mientras tanto, la pandemia

Los tentáculos del coronavirus llegaron a todos los rincones. No quedó rubro que no haya sido alterado por la expansión de la enfermedad en Uruguay, lo que lógicamente incluye al fútbol.

Los planteles de Peñarol y Nacional se pusieron de acuerdo para licenciar a sus jugadores por 10 días, pero eso no impide que los preparadores físicos les manden ejercicios a los futbolistas, que tienen la libertad de hacerlos o no.

Sobre la forma en que está trabajando durante la inusual situación que nos toca vivir, Diego Forlán señaló: «Enviamos materiales de trabajos todos los días, mucho más físicos que técnicos, también videos. Durante la licencia, el contacto es sin obligación con el profe».

Para terminar, Forlán se refirió a la decisión de Xisco de irse a España para atravesar este momento junto a su familia, sobre todo considerando las exigencias a las que está expuesta su esposa, que trabaja en la salud. El delantero dejó en claro que, cuando el club lo requiera, volverá a Uruguay.

«Xisco es una persona grande, responsable y está de licencia y quería estar con sus hijos. Yo en su lugar también lo hubiese hecho, es entendible que quiera estar en su casa», dijo el entrenador.

Peñarol destacó la apertura del Palacio «para colaborar con quienes más lo necesitan»

En tiempos en que las autoridades están buscando alternativas para reubicar a las personas en situación de calle para reducir la posibilidad de que contraigan coronavirus, uno de los lugares que abrió sus puertas fue el Palacio Peñarol.

Esto hizo que el club publicara un comunicado para contar un poco más de esta acción «para colaborar con aquellos que más lo necesitan».

Dice el texto: «Cumpliendo con la solicitud de la Secretaría Nacional del Deporte (SND) y del Ministerio de Desarrollo Social (Mides), nuestra institución facilita sus instalaciones para albergar a personas en situación de calle en este difícil momento en el que nuestro país atraviesa por la emergencia sanitaria provocada por la pandemia del Coronavirus COVID-19.

En estos momentos, el Palacio Peñarol está siendo acondicionado para recibir, en una primera instancia, a 50 personas de más de 65 años que estarán bajo el cuidado y la atención de 4 funcionarios del Mides. Además de camas, la sede aurinegra contará con baños químicos y duchas portátiles para que sean utilizadas por estas personas en situación de vulnerabilidad».

También podría gustarte
1 comentario
  1. alfredo alsamendi dice
    Lástima, no lo pueden echar en el clásico… Y que un hombre inteligente diga que aquella jugada de Rojas contra Defensor no fue penal…Andááá´… Y bue, si pierde el clásico, será culpa del Asistente Soppi, porque por culpa de él lo echaron, y por eso lo suspendieron y al no poder dirigir desde el costado, los jugdores lo extrañaron, y eso deriva en desatenciones en el fondo que acarrean goles de los rivales…

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.