Misterio: preguntas claves que aún no tienen respuestasFeldman: 5 años de un caso que conmovió a la opinión pública

Hoy se cumplen cinco años de un caso que, por sus especiales ribetes, conmovió a la opinión pública.

En una vivienda de Aires Puros la Policía halló un gigantesco arsenal que estaba en poder del economista Saúl Feldman quien murió tras un tiroteo en su casa situada en Shangrilá. Previamente había asesinado a un agente de la Dirección Nacional de Información e Inteligencia que intentó detenerlo.

En la madrugada del sábado 31 de octubre del año 2009 los bomberos concurrieron a una vivienda situada en la calle Elba donde se desarrollaba un incendio. Los funcionarios lograron extinguir el siniestro pero hallaron en el interior del inmueble cientos de armas cortas y largas de distintos calibres, numerosas granadas, detonadores, pólvora y miles de proyectiles. También encontraron material de lectura marxista, planos de dependencias militares y hasta lingotes y monedas de oro.

Se estableció que esa propiedad pertenecía a Saúl Feldman, señalando los vecinos que no residía allí, pero concurría periódicamente con una mujer. Una boleta colocada en la puerta de una heladera, correspondiente a una veterinaria de Shangrilá donde habían adquirido comida para perros, permitió establecer su domicilio real.

Una comisión policial integrada por dos policías de la Seccional 12ª y el agente de Inteligencia Daniel Morena concurrieron al lugar con la intención de ubicar la finca y luego solicitar apoyo.

Pero cuando estaban en esa tarea apareció Feldman en la puerta de la casa y le manifestaron que debía acompañarlos. El economista les expresó que iba por un saco y se introdujo en su domicilio. Su demora en salir motivó que el agente Morena se acercara a una ventana y lo llamara, circunstancia en que recibió un disparo en el tórax que le provocó la muerte.

Acto seguido, se encerró en el lugar que poco después fue rodeado por fuerzas del Grupo Especial de Operaciones de la Republicana. Se registró un intenso intercambio de disparos y recién en la mañana del domingo los policías irrumpieron en el inmueble. A pesar de estar herido Feldman resistió baleando a dos funcionarios hasta que finalmente lo abatieron. Algunas versiones indican que se suicidó pero presentaba tiros en el cráneo, en el tórax y en las piernas. Allí requisaron más armas, documentación falsa y restos de papeles que quemó antes de morir. Poco después se determinó que varios de los fusiles FAL incautados en el arsenal estaban denunciados como robados hace tiempo al Ejército uruguayo y también al argentino. Se indagaron sobre los viajes que realizó al exterior, principalmente a Argentina pero nada en concreto se logró. Numerosas personas fueron interrogadas y sus vecinos manifestaron que nunca sospecharon sobre su doble personalidad.

Algunas de las armas ya tenían muchos años, pero otras eran recientes y estaban todas activas. Nunca quedó claro cómo logró acumular semejante arsenal, pero sobre todo cuál era la finalidad de tenerlas, ya que no estaba registrado como coleccionista.

El entonces juez penal contra el Crimen Organizado Jorge  Díaz dispuso que se conformara un equipo multidisciplinario para investigar este caso. Estuvo integrado por la Policía, DGI, Secretaria Antilavado de Activos, el Banco Central y la Aduana, pero aparentemente no se encontraron elementos que develaran cómo llegaron esas armas a su poder. Feldman que tenía 63 años, contaba con inversiones en el área de la construcción y también en el sector forestal. Tenía una grave enfermedad que la venía tratando con quimioterapia. Hoy han transcurrido cinco años de este caso y el misterio perdura.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.