Aportaron más de 2.000 horas de trabajoFamilias de Tres Ombúes firmaron titularidad de viviendas por el Plan Juntos

Ocho familias del Plan Juntos del barrio Tres Ombúes de Montevideo lograron este martes la titularidad de sus viviendas, para cuya construcción aportaron más de 2.000 horas de mano de obra, lo que posibilitó bajar el costo de cada unidad hasta 35.000 dólares.

1 75

En la zona se edificarán otras 30 soluciones habitacionales, que se suman a las 800 que construye ese programa en 14 departamentos de Uruguay, destacó la ministra de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, Eneida De León.

El Plan Juntos cerró una primera etapa en Tres Ombúes con la construcción de ocho casas, que son parte de las 30 planificadas para ese barrio montevideano y que cuentan con el aporte de mano de obra de los integrantes del programa, quienes este martes firmaron las escrituras de titularidad.

Los técnicos del Plan Juntos y las familias participantes construyen y realizan modificaciones edilicias en 800 soluciones habitacionales en Montevideo, Canelones, Cerro Largo, Colonia, Durazno, Florida, Paysandú, Río Negro, Rivera, Rocha, Salto, San José, Treinta y Tres y Tacuarembó, dijo De León.

La titular del Mvotma estuvo acompañada por el director nacional de Vivienda, Salvador Schelotto, la responsable del Plan de Mejoramiento de Barrios y el Plan Juntos, Cecilia Cairo, el alcalde Gabriel Otero y escribanos públicos de la cartera.

Cada vivienda implica una inversión de 35 mil dólares
La ministra explicó que se hacen intervenciones de ampliaciones en viviendas aisladas, que apuntan a mejorar los servicios, cocinas, baños, o los dormitorios necesarios para la cantidad de niños y, en otros casos, se edifican viviendas nuevas. Están destinadas a la población socioeconómicamente más vulnerable, que sufre con más intensidad los eventos climáticos.

Por su parte, Cairo destacó que cada una de las viviendas implica una inversión de 35.000 dólares por parte del Plan Juntos, mientras que las familias aportan más de 2.000 horas de trabajo en su edificación.

La construcción, que duró dos años de trabajo, implicó que los participantes del programa aprendieran a levantar paredes, revocar, hacer plataformas o trabajar en obras de saneamiento, lo cual significó un esfuerzo de ayuda mutua.

“En la actualidad, se construyen viviendas de 38 metros cuadrados, pero con posibilidades de agrandarlas, porque las familias aprenden el oficio de la construcción para hacerlo ellas mismas”, explicó.

“Nuestro interés es que, más allá del costo de las viviendas, que son más baratas por el aporte de las familias, las obras tengan un contenido social y de trabajo solidario”, añadió el jerarca.

“Es la forma de entender que somos parte de esta sociedad y estamos construyendo derechos”, sentenció Cairo. Subrayó, además, el empoderamiento que logran las mujeres, quienes viven la construcción de la vivienda y la firma de los títulos de propiedad como un logro muy importante para sus vidas.

“Son familias derivadas por los programas de proximidad del Ministerio de Desarrollo Social, que constituyen un 7% de la población”, indicó. “La construcción de la vivienda es la excusa para desarrollar derechos que implican integración e inclusión”, sostuvo.

Con gran entusiasmo, los participantes del Plan Juntos, reunidos en el Centro Cívico de Tres Ombúes este martes, coincidieron en señalar que tener una casa con comodidades y que no se llueva implica empezar una nueva vida, con otra estructura edilicia, que es un aporte positivo para la familia, con dormitorios para niños y padres por separado y baño y cocina adecuados. (Fuente: Secretaría de Comunicación Institucional)

También podría gustarte
1 comentario
  1. alfredo alsamendi dice
    Esto de construir viviendas, erradicar asentamientos, mejorar la calidad de vida de tantas familias, se hará porque es obligación del gobierno o sólo para cosneguir votos…En otros medios de prensa no se ven estas noticias o si se publican , es para decir, ven en lugar de bajarle los impuetos a lso estancieros hacen casas para los pobres…

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.