Falleció la figura del cine argentino Libertad Leblanc

En marzo la salud de Libertad Leblanc se había deteriorado. Falleció de pulmonía en su casa, donde estaba en internación domiciliaria.

Este viernes falleció la actriz argentina Libertad Leblanc a los 83 años en su hogar del barrio Palermo.

Figura del cine

Libertad María de los Ángeles Vichich, que se convirtió en una de las figuras más importantes de la década de los 60, nació en la provincia de Río Negro en 1938. Era hija de una familia adinerada, conservadora y católica.

Libertad fue uno de los “sex symbol” de la Argentina. Comenzó a ser popular a través de las fotonovelas, un género gráfico que tuvo furor a fines de la década del ‘50. De allí salieron varios actores y actrices que luego fueron famosos en el cine y la TV.

“Hice un estudio de mercado intuitivo, casero. Me di cuenta de que en esa época predominaban las ingenuas del estilo de Graciela Borges y Gilda Lousek. Hacía falta otra cosa”, dijo en una entrevista. Entonces en un festival de cine en Venezuela, mientras Borges hablaba a los periodistas junto a una piscina del hotel, Libertad se sacó el vestido, se subió al trampolín y atrajo la atención de todos. Al día siguiente estaba en la tapa de los diarios y a partir de allí filmó su primer película “La flor del Irupé” en la que aparecía desnuda.

Ella declaraba que podía mostrar su cuerpo porque era “hermoso” y que no se consideraba un “objeto sexual”. Además, decía que la excitación que podía provocar desde la pantalla era un incentivo para las fantasías de las parejas.

«Hay gente que nunca ha aceptado que si bien soy una mujer con un par de tetas impresionantes, también pienso y opino”, dijo en una entrevista. “Feminismo es igualdad social: la misma remuneración, el mismo derecho al goce y el pensarse como ser humano íntegro”, señaló.

Filmografía

Filmó 40 películas en Argentina y en el exterior. Realizó más de 10 temporadas de teatro en Nueva York. “En esa época, eras madre o eras puta. Y si encima como yo creías que el sexo era también una cuestión de placer, directamente eras una pecaminosa”.

Luego de “La flor de Irupé”, su filmografía continuó con «Acosada» (1964), con actores venezolanos y cuya distribución internacional tuvo el intencionado título de «The Pink Pussy: Where Sin Lives»; «María M.» (1964), de Vieyra. «Una mujer sin precio» (1966), rodada en Puerto Rico por Alfredo B. Crevenna; y la inédita «La Venus maldita» (1966), de Adolfo García Videla, con Guillermo Murray.

Otros de sus títulos fueron «La cómplice» y «Fuego en la sangre», del mexicano René Cardona Jr, «La piel desnuda», dirigida y coprotagonizada por el español Jorge Mistral, todas de 1966, «La perra» (1967), de Emilio Gómez Muriel, con Julio Alemán y Carlos López Moctezuma, todos mexicanos.

Con diferentes directores y elencos rodó también «Cuando los hombres hablan de mujeres», de Fernando Ayala, y «Seis días para morir» (1967), «Psexoanálisis», de Héctor Olivera, «Esclava del deseo», «El satánico», «La casa de Madame Lulù», «4 contra el crimen», con guion de Gabriel García Márquez, todas de 1968, y «Deliciosamente amoral» (1969), entre otras.

Su última aparición ante las cámaras fue en “Furia en la isla” en 1978.

El adiós

En los últimos meses Leblanc pasaba por un delicado cuadro de salud que se complicó por dificultades cardíacas y renales. Asimismo, tenía un principio de Alzheimer. El pasado marzo había sido internada de urgencia en el Hospital Rivadavia por una severa neumonía.

Una de las que la despidió fue Mirtha Legrand. En su cuenta de Twitter la recordó con una foto en la que están las dos junto a Olga Zubarry en un hotel de Venezuela. “QEPD, querida Libertad Leblanc”, escribió al pie de la imagen.

1 comentario
  1. WÁSHINGTON TABEIRA dice
    bONITONA!

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat