Ex canciller condena salida de Ecuador de la Unasur

0 78

El ex canciller de Ecuador Guillaume Long se sumó a las voces que hoy condenan la decisión del gobierno de abandonar la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), considerada un ente necesario para la integración regional.

La posición del diplomático fue en respuesta a la determinación tomada el pasado 17 de septiembre por la mayoría de la Asamblea Nacional, de aprobar la salida del bloque de esta nación, que desde la creación de la instancia, acoge su sede.  

‘Me suscita mucha tristeza. Resulta difícil entender la miopía o el odio, o las dos cosas, detrás de una decisión de esta naturaleza. Son en realidad una serie de actores que se han prestado a este capítulo bochornoso de nuestra historia’, aseguró en entrevista con el portal informativo Nodal.  

A su juicio, al aprobar la denuncia realizada al Tratado Constitutivo de la Unasur, se obvió el artículo 423 de la Carta Magna, según el cual: ‘La integración, en especial con los países de Latinoamérica y el Caribe, será un objetivo estratégico del Estado’ y ‘En todas las instancias y procesos de integración, el Estado ecuatoriano se comprometerá a impulsar la integración’.  

Long recordó que Quito jugó un papel en la meta de la integración suramericana y desplegó importantes esfuerzos en 2009 y 2010, cuando ejerció la presidencia pro tempore de la Unasur, para conseguir la ratificación de los parlamentos de la zona, del Tratado que se acaba de denunciar.  

Sobre la decisión del Ejecutivo, estimó que forma parte de una serie de acciones destinadas a borrar los logros de la revolución ciudadana, dirigida por el ex presidente Rafael Correa, y al mismo tiempo también responde a cálculos geopolíticos y movimientos como permitir el regreso del Fondo Monetario Internacional a Ecuador y poner fin al asilo de Julian Assange, entre otros.  

Asimismo, advirtió que la postura de la directiva nacional favorece los clásicos intereses, en América Latina, de la administración estadounidense, cuya política exterior siempre vio a Unasur con hostilidad.  

Para el ex canciller, la integración suramericana y latinoamericana es una condición necesaria en la lucha por alcanzar el desarrollo y la soberanía de esos países, por lo cual manifestó esperanza en que los duros reveses experimentados sirvan de abono para el renacer de la unidad.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.