#IdearioEvo y la lucha del pueblo indígena frente a la voluntad de la derecha malcriada

El pasado domingo 20 de octubre, un total de 6.250.564 bolivianos salieron a votar para elegir, entre otros representantes, al presidente de la República. Sin embargo, los resultados parecieron incomodar a la derecha que salió inmediatamente a desconocer los resultados.

0 98

La jornada, que se desarrolló en completa normalidad, de acuerdo con los reportes del Tribunal Supremo Electoral (TSE) y observadores internacionales, culminó con la victoria del presidente Evo Morales, quien fue reelegido para cumplir su cuarto mandato.

El líder indígena alcanzó el 47,08 por ciento del respaldo popular (2.888.359 votos), frente a su principal rival Carlos Mesa, del partido derechista Comunidad Ciudadana, que quedó con el 36,51 por ciento (2.240.920).

Aunque la reelección resultó reñida, los resultados se ajustan a lo establecido por la Constitución para dar por definitiva la elección en primera vuelta: Evo Morales superó el 40 por ciento de los votos y obtuvo una ventaja de más de 10 puntos sobre su contrincante más cercano.

Entonces, como lo predijo el mandatario boliviano, la derecha malcriada salió a desconocer el resultado electoral y alegaron que hubo fraude en el conteo de los votos.

Durante un acto de campaña en Potosí, Morales advirtió sobre este asunto: «¿Algunos grupos qué están diciendo? Si gana Evo vamos a desconocer, si gana Evo ya tienen planificado -quiero que sepan- hacer un golpe de Estado. Después hablan de democracia, después nos acusan de dictadura, ahí están los grupos golpistas».

Y así fue. A la derecha no le pareció que más de 600 mil votos de diferencia sean suficientes para aceptar su derrota. Y a esto su sumó la Organización de Estados Americanos (OEA), que recomendó la celebración de una segunda vuelta, pasando por encima de la Constitución boliviana.

El organismo regional argumenta su determinación en «dudas serias» sobre las garantías para poder recurrir actos y resultados. Como era de esperarse, los Gobiernos de Colombia, Argentina, Brasil, Estados Unidos y la Unión Europea replicaron esta petición de segunda vuelta.

Para acabar con «la preocupación» e «incertidumbre», el Gobierno de Morales reaccionó e invitó a estos países y organizaciones a participar en auditorias y revisión de actas. Por supuesto, esto no es lo que les interesa y Mesa sigue sin sumarse a la invitación.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, incluso, se muestra más interesado en impedir la reelección de Evo Morales que en la represión que se vive en paralelo contra el pueblo chileno por rechazar la gestión de Sebastián Piñera.

Y como siempre, Almagro y la OEA quedan en evidencia, esta vez, poniéndose en contra de la reelección de Evo Morales. Pero el agente de Estados Unidos se tendrá que enfrentar al pueblo boliviano que se mantiene alerta y movilizado para defender sus votos y su futuro como nación.

Por cinco años más, Bolivia tiene la oportunidad de seguir siendo referente de progreso económico y distribución de la riqueza para América Latina, pero deberá sortear el racismo, desprecio e injerencia de Estados Unidos, sus aliados y agentes como Almagro y Mesa.

En eso, este pueblo y su líder ya acumulan una experiencia de 13 años y saben cómo lidiar con su prepotencia. Con certeza seguirán en victoria.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.