Por ataque a rohingyasEuropa decide sancionar a militares de Birmania

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) han acordado preparar sanciones contra altos cargos militares de Birmania por la «violación sistemática de los derechos humanos» de la minoría musulmana rohingya y por su papel en el genocidio de esta comunidad perseguida. Los máximos diplomáticos europeos han mantenido una reunión con la jefa de la Diplomacia del bloque, Federica Mogherini, en Bruselas (Bélgica), en la que le han pedido elaborar una lista de los generales de las Fuerzas Armadas birmanas que deberían ser blancos de embargos europeos. Los castigos incluirán prohibiciones de viaje y congelación de activos en la UE. Los ministros han apoyado, además, la idea de prorrogar el actual embargo de armas y material represivo, y de trabajar para «presentar propuestas concretas para endurecerlo», reza un comunicado emitido por el Consejo de la UE. Han repudiado en la cita, los abusos generalizados cometidos por el Ejército de Birmania, «incluyendo violaciones y asesinatos» contra los musulmanes rohingyas, pero no han presentado todavía los nombres de los altos oficiales militares que incluirán la lista negra. Estados Unidos y Canadá han impuesto, por su parte, sanciones económicas contra el jefe militar birmano, el general Maung Maung Soe, por violaciones a los derechos humanos, y por su rol en la violenta represión contra los rohingyas en el estado de Rajine (oeste de Birmania). Datos oficiales indican que al menos el 90 % de los musulmanes rohingyas ha huido de Rajine rumbo al vecino país de Bangladés tras las medidas represivas del Ejército birmano en agosto de 2017. Según informes, solo 79.000 rohingyas permanecen en Rajine, lugar donde en 2016 había una población de 767.038 habitantes. Las fotos satelitales y organizaciones internacionales pro derechos humanos han confirmado la masiva quema de aldeas de los rohingyas en Rajine a manos de los extremistas budistas y soldados del Ejército para impedir su regreso a Myanmar. Las Naciones Unidas, que anteriormente habían calificado de «limpieza étnica» el trato del Ejército birmano a los rohingyas, han pedido al Gobierno de este país acceso al estado de Rajine para ofrecer atención a esta comunidad minoría que permanece allí tras el éxodo de agosto. En este mismo sentido, tres premios Nobel de la Paz exigieron a la líder birmana de facto, Aung San Suu Kyi, frenar las atrocidades militares contra los civiles rohingyas. Los premios Noble de la Paz visitaron los campamentos de refugiados en Bangladés, a donde han llegado miles de rohingyas huyendo de la violencia. Afirmaron que Suu Kyi podría al menos plantar cara a la persecución internacional, junto con los militares, ya que ha fracasado en proteger a los civiles. Según ellos, la líder birmana debería contar la verdad o dimitir. También denunciaron el silencio del mundo ante estos crímenes, lo que tacharon de una vergüenza para toda la comunidad internacional.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat