II Congreso Nacional de Educación Estudiar y trabajarEstudiar y trabajar

En el II Congreso Nacional de Educación “Maestra Reina Reyes” se tratarán cinco ejes temáticos. Uno de ellos se refiere al Sistema Nacional de Educación.

0

La intención del texto que sigue, que es parte de lo expuesto en el eje temático 5, es orientar el debate.

La consigna

La educación y el mundo del trabajo resulta una expresión concreta de la relación entre las modalidades formales y no formales de la educación, en donde el concepto de educación trasciende la escuela y el sistema formal y el trabajo rompe con el reduccionismo de la empleabilidad. Se trata de articular dos mundos que deben estar estrechamente interrelacionados: el mundo de la educación y el aprendizaje de todas las personas a lo largo de toda la vida en todo el país, y el mundo del trabajo, que conjuga los intereses y necesidades de la sociedad en su conjunto, así como los intereses particulares de los empresarios y de los trabajadores.

“Estudiar y trabajar” debe ser la consigna de la propuesta para las nuevas generaciones, a la vez que procuramos recomponer la cultura del trabajo como un valor fundamental en la vida de las personas y en la convivencia familiar y social.

La legislación debería acompañar estas políticas con facilidades para que los jóvenes mayores de 18 años puedan proyectar su vida estudiando y trabajando, trabajando y estudiando, siempre. Asimismo, habría que consolidar las experiencias de estudio en articulación y complementariedad con experiencias laborales para los adolescentes de 15 a 18 años; ya que en determinadas condiciones y con el soporte y seguimiento necesarios cumplen una función muy importante en el proceso educativo.

Se cuenta con instituciones que pueden y deben contribuir en este gran esfuerzo nacional; queda planteado el desafío de continuar trabajando para desarrollar y profundizar una política de educación y trabajo, que ponga en diálogo a los actores de ambos mundos, con mecanismos de comunicación, coordinación y colaboración mutua.

Esto implicará cambios en la educación: sus contenidos, metodología, instrumentos y equipos, infraestructura propia y otros ámbitos donde actuar, la formación de los profesionales de la educación. También implicará cambios en el mundo del trabajo, otorgando espacios, recursos y reconocimiento, para trascender la capacitación puntual e instrumental, integrándose a un gran movimiento de superación cultural y educativa del país.

Educación de personas jóvenes y adultas

Los datos recabados por el Instituto Nacional de Estadística (Encuesta Continua de Hogares Ampliada) muestran que el porcentaje de la población mayor de 25 años sin educación media culminada era del 44%.

Estos datos comparados con los de 2012 en base al año 2010 muestran que la situación no se revirtió. Los datos aportados por el Ministerio de Educación y Cultura en el último Anuario Estadístico de Educación del MEC (2010) dan cuenta que la población que concurrió a los liceos nocturnos fue de 47.509 estudiantes, representando el 21% de la matrícula inicial.

Actualmente existe una población desvinculada del sistema de educación media importante, “el 34% de la población entre 25 y 59 años de edad como máximo ha alcanzado a completar primaria. Entre la población de menores ingresos de esas edades, esta proporción asciende al 61,5% y, en la de mayores ingresos, al 8,9%. Tomando en consideración a todas las personas con 25 o más años de edad, la proporción que solo tiene primaria como máximo nivel alcanzado ha disminuido significativamente desde 2006: de un 42,8% en 2006 pasa a 40,1% en 2009…” (Anuario Estadístico de Educación. MEC 2010. Página 18)

La movilidad laboral y las necesidades cambiantes de formación exigen a la población adulta y adolescente la necesidad de completar el CB para poder acceder a nuevas propuestas laborales o a la estabilidad ocupacional. En estos términos se profundizan la desigualdad en cuanto a oportunidades y a la atención de las diferentes capacidades.

La necesidad de incorporar a las aulas a una parte importante de esta población, en un proyecto de largo aliento, permitió articular una propuesta integral que facilite la culminación de Ciclo Básico y Bachillerato, manteniendo la calidad educativa sin rebaja de contenidos y que a su vez motive a la población adulta para continuar estudiando. La ATD del CES revaloriza la autonomía de los liceos nocturnos atendiendo a la finalidad general de los cursos nocturnos y diurnos extra edad, así como al estudiantado actual y evalúa positivamente el Plan Experimental 2013 (para Ciclo Básico Adultos y Extra edad), que desde marzo del presente año se implementa en cinco liceos del país; así como también la experiencia para Bachillerato denominada Plan 94 Martha Averbug, extendida en la actualidad a todos los liceos del país.

Aún resta mucho camino por recorrer en el desafío de consolidar y desarrollar una política de educación de personas jóvenes y adultas que contribuya al proceso de construcción de ciudadanía, a la mejora de la calidad de vida, cultural, social y productiva, de las personas y del país. El desafío es reconocer lo educativo y articular y sumar esfuerzos desde los diferentes ámbitos.

Evaluación educativa

Todas las instituciones del sistema educativo tienen formas de evaluación de su políticas, sus estudiantes y sus docentes, aunque hay muchas opiniones encontradas sobre qué y cómo evaluar.

Respecto de la evaluación de los procesos de aprendizaje de los estudiantes se adjuntan algunos documentos de subsistemas que muestran la riqueza de opiniones.

Por otro lado también hay procesos que podríamos llamar de evaluación institucional y de políticas educativas. El sistema universitario tiene una interesante tradición, con protocolas bien establecidos que incluyen la autoevaluación, la evaluación por pares externos y la adaptación de normas regionales. Esta situación de una manera u otra también abarca al sistema terciario privado.

También en los sistemas primario, secundario y en UTU hay formas de tales evaluaciones. Por ejemplo, en UTU, en 2011 se han concretado las Unidades regionales de Planificación Investigación y Evaluación dentro del proceso de regionalización y en Educación Secundaria, en 2013 se crea la Dirección de Planeamiento y Evaluación.

Respecto de la evaluación de políticas y “calidad educativa”, la LGE (Art 113) creó el Instituto Nacional de Evaluación Educativa (Ineed) como persona jurídica de derecho público no estatal, que ya ha empezado a funcionar. Tiene (Art. 115) el cometido de evaluar la calidad de la educación nacional en sus niveles inicial, primario y medio a través del estudios específicos y el desarrollo de líneas de investigación educativa.” La norma establece los criterios rectores a tener en cuenta para la evaluación de la calidad de la educación (Art. 117). El Art. 116 determina la realización cada dos años de informes sobre el estado de la educación en Uruguay teniendo en cuenta las evaluaciones nacionales e internacionales en que participe el país.

Es de esperar que la creación del Ineed permita contar con información actualizada sobre los distintos aspectos de las ramas de la educación de su incumbencia y permitirá el seguimiento de las políticas educativas con continuidad facilitando la toma de decisiones y nutriendo el debate con información rigurosa y confiable.

Se ha objetado que el sistema educativo tiene ya un proceso permanente de evaluación del cuerpo docente y que la evaluación, lejos de ser una herramienta aplicable solamente al finalizar un proceso, es un componente que debe estar presente en todos los tiempos del mismo. Evaluar es atribuir valor a las cosas.

El valorar, la jerarquización de los valores y su esclarecimiento forman parte del núcleo irrenunciable de la actividad libre y consciente del ser humano.

Participación y descentralización territorial

La LGE asigna capítulos especiales a los centros educativos (Art. 41) y los Consejos de participación (arts. 76-78), y estos temas han sido preocupación desde hace decenios tanto en la enseñanza primaria como secundaria.

Actualmente existen programas específicos en diversas ramas de la enseñanza. Desde ya se adjuntan informes sobre propuestas de trabajo bien estructuradas en Enseñanza Secundaria. El tema fue objeto de tratamiento en la Ccsep. Se deben generar instituciones educativas amigables y centradas en las necesidades de los alumnos. Las instituciones educativas deben ser espacios participativos y de construcción colectiva.

Entre los cometidos fundamentales de la educación está la formación para la ciudadanía, y no hay otra forma de aprender la participación ciudadana que participando en entornos democráticos. Por otra parte, el derecho de los estudiantes a ser oídos y que se tengan en cuenta sus opiniones, y también a tomar decisiones u otorgar consentimiento, según el nivel del susbsistema. Además de su valor en sí, esto incidirá en la reducción de la desvinculación a través del fomento de la participación estudiantil.

Por último, las propuestas de construcción institucional no deben acentuar la centralización montevideana sino que se deben abrir amplias vías a la radicación de sedes conjuntas y la colaboración a escala regional de todas las instituciones del Sistema, aspirando asimismo a la descentralización. Esto no es tarea fácil en un

país cuya economía, sistemas de transporte, etc. están fuertemente influidos por la ubicación de la capital.

Sin ignorar esta condicionante objetiva se deben hacer esfuerzos por la mejor distribución de los centros educativos de calidad en todo el país.

 

Preguntas orientadoras del debate

1. ¿Cómo contribuye LGE a la conformación del Sistema Nacional de Educación?

2. ¿Cuáles podrían ser las razones para promover la elaboración de una nueva Ley que regule el diseño, marco normativo e institucional del sistema educativo?

3. ¿Debería mejorarse el marco regulatorio que permita una mayor coordinación de los entes del sistema educativo público? ¿En qué sentidos?

4. ¿Cuales podrían ser las normas que regulen el sistema privado?

5. ¿Cuál debería ser el papel del Ministerio de Educación y Cultura respecto de los dos temas anteriores?

6 ¿Cuál debe ser el grado de formalización de la educación no formal? ¿Cuáles podrían ser las formas de complementariedad de las diversas organizaciones que la promueven?

7. ¿Cómo se puede fortalecer la descentralización territorial de la educación pública y en particular el papel que podría asumir las Comisiones Departamentales de Educación?

8. ¿Cómo ampliar y profundizar las políticas de educación, formal y no formal, para personas jóvenes y adultas, en la perspectiva de aumentar el nivel educativo de la población uruguaya, y promoción de la formación para la vida y convivencia social?

9. ¿Cuáles deberían ser los criterios fundamentales para la evaluación institucional y de la calidad de la enseñanza? ¿Cómo diferenciarlos para los distintos niveles educativos?

10. ¿Son eficaces los mecanismos de participación establecidos en la Ley General de Educación? ¿Cuáles podrían ser las maneras de mejorarlos?

11. En todos los niveles de la enseñanza se han tomado medidas tendientes a la descentralización territorial. ¿Qué otras acciones debieran promoverse para que ese proceso se acompase con los cambios económicos, sociales y culturales en el mismo sentido?

 

 

*Participaron de la redacción: Dalton Rodríguez (Conenfor), Miguel Álvarez (CETP), Ana Vieira (ATD-CES), Lucía Epíscopo (FEUU) y Roberto Markarian Coord. (Udelar).

 

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.