TEATROEstrella Laurta: “Al teatro independiente lo veo agonizando y gritando ante oídos sordos”

La directora, dramaturga, crítica teatral, docente y ávida espectadora da su punto de vista en el ciclo de entrevistas “Resistencia en Tiempos de Pandemia”.

El Teatro Independiente está transitando momentos muy difíciles, puede no resultar novedad ya que mantener al teatro en pie siempre fue una lucha.

Debido a esta crisis sanitaria, que, si bien es mundial, al Teatro uruguayo lo encontró huérfano de recursos y con la Ley del Teatro aprobada por todos los partidos políticos en el 2019 pero sin implementarla. Si esta Ley estuviera vigente seguro que se hubiera amortiguado en parte la dramática situación de nuestros artistas.

La realidad es dura y golpea no sólo a las salas teatrales, los actores, actrices, directores, dramaturgos y técnicos sino también a los funcionarios de las diferentes salas, así como las Escuelas de Formación.

Cada vez la presencialidad se ve más lejos de concretarse. Por este motivo y por muchos más hemos iniciado este ciclo de entrevistas para escuchar de primera voz, la de los artistas, su realidad y sus conflictos ante esta situación.

Nuestra primera entrevistada en “Resistencia en Tiempos de Pandemia” es Estrella Laurta, directora, dramaturga, crítica teatral, docente y ávida espectadora. Aquí sus respuestas ante nuestros requerimientos.

Estamos atravesando una crisis sanitaria que afecta al país y al mundo. El sector de la Cultura es uno de los más castigados. ¿Cómo viviste desde el 13 de marzo de 2020 esta crisis con sus altibajos, es decir aperturas y cierres de salas?

Tengo mi visión en 3 ópticas diferentes. Como artista y productora, estábamos trabajando en 2 proyectos. El primero era un ciclo llamado “Te Invito Un Tango “con el cantor Gabriel Scarone, a realizarse en un local de comidas en Ciudad Vieja, que por cierto cerró a causa de la pandemia, y que incluía una invitación con la excusa de escuchar unos tangos, a dialogar con referentes de las artes y la cultura de nuestro país y el exterior. Teníamos armado el guión, conversado el lugar y seleccionado los invitados, confirmados los 4 primeros. El aforo era de 40 personas en un espacio intimista. Imposible trasladar la propuesta original a una sala grande y el aforo reducido la hace inviable. La propuesta de “Te Invito Un Tango” la terminamos el 11 de marzo para comenzar en abril. También tenía otros dos proyectos relacionados con un estudio sobre Vincent Van Gogh que me lleva ya casi 5 años. Proyecto Vincent consta de una trilogía de teatro físico experimental donde trabajaremos la danza contemporánea, la pintura en vivo y la dramaturgia. Teníamos el equipo conformado. Estaba cada uno trabajando en su área de creación cuando llegó la pandemia. Si bien seguimos trabajando en largas noches de insomnio a través de las redes y al vivir todos fuera de Montevideo y estar el tema transporte complicado, la presencialidad se nos hizo imposible para continuar desarrollando nuestro trabajo creativo en conjunto, así como para nuestra bailarina mantener el espacio físico donde comenzaremos a trabajar la exploración y ensayos. Está desarrollado el guión principal de la primera obra de la trilogía «Como un gato en un almacén extraño «, la segunda con un esbozo de estructura base «Yo soy mi propio color amarillo» y apenas un mínimo desarrollo de la última obra «Me dan mucha pena los lirios, porque nunca nadie podrá verlos como yo». También de este estudio de la vida y la obra de Van Gogh surgen 13 monólogos de la serie «Los Hijos de Van Gogh» cada uno basado en una frase sacada de las cartas que Vincent enviaba a su hermano Theo y estoy buscando la forma de adaptarla a formato de streaming y de vivo, pues son supuestas entrevistas grabadas a enfermos con patologías psiquiátricas
Como público tenía compradas entradas anticipadas y abonos anuales que tuve que cambiar de fecha y algunos se me devolvió el dinero y en otros casos no. Al ser una asidua asistente a los escenarios, me afectó en lo personal y anímicamente no poder salir a ver espectáculos y el primer tiempo como venía de un quebranto de salud importante no lo sentí tanto, pero este año he sufrido crisis de ansiedad al haberme acostumbrado a volver a la rutina de ver espectáculos y que se cerraran las salas teniendo mis entradas en la billetera para la primera mitad del año
Como difusora de la cultura, me obliga a difundir solamente las actividades por TV, redes o plataformas. Son excelentes muchas de ellas, pero no es lo mismo y me hace sentir parte de un juego que no quiero jugar. Quiero difundir el arte en vivo. Siempre busqué resaltar el cuidado en el cumplimiento de los protocolos como lo viví en todas las salas y espectáculos a los que asistí para contribuir a que el público perdiera el miedo que pudiera generarse asistir a espectáculos públicos

¿Tenías proyectos para esta temporada?

Este 2021 era continuar con la segunda temporada de Te Invito Un Tango y estrenar todo lo basado en los estudios de Van Gogh

El Covid-19 ha castigado al arte en particular. ¿Debido a la vulnerabilidad de este sector por qué no se subvenciona al sector?

Creo que se está pensando en que Uruguay sea sede de trabajos para plataformas de streaming y audiovisuales, cosa que requiere de importantes capitales para su producción que yo y la mayoría de los teatreros independientes no tenemos. Creo que no hay un interés real en la producción y creación de contenidos realizables por pequeños grupos y con capitales pequeños. Tampoco veo un apoyo a las instituciones educativas en artes escénicas, la escena frente a las plataformas se ve poco rentable. Siento que el arte se maneja como producto y si concebimos nuestro trabajo como una industria nos tenemos que regir por las leyes del mercado de oferta -demanda y sabemos bien de modas, de que si no es rentable no lo hagas y demás cosas por las que ya pasé en el mundo empresarial y que sería la agonía de nuestras artes si pasamos a ese régimen

¿Cuál es tu visión del teatro independiente actual?

Tenemos excelentes representantes que son faros para varias futuras generaciones, hay tierra fértil y semillas, el tema es que nos quitan la tierra y no hay donde cosechar. El teatro independiente no puede mantenerse con las puertas cerradas y sin ayudas. Lo veo agonizando y gritando ante oídos sordos

¿Cómo imaginas que sigue esta historia en medio de la pandemia?

Lo dije en las primeras preguntas y lo veo en lo que leo de comunicados oficiales. Se habla del audiovisual no de la escena. El foco está puesto en Uruguay como locación para audiovisuales rentables para grandes inversores y plataformas de streaming, pero no creo que se piense en los autores y artistas, pero se dejó entrever en comunicación oficial la reconversión de estos y de técnicos para volcarlos al área del audiovisual. También está en la mira el tema del derecho de autor, te compran los derechos por un paquete y no cumpliendo con las leyes nacionales, AGADU está informando al respecto

¿Hay un futuro posible para la implementación de la ley del teatro?

No la veo. El teatro creo que no se considera redituable o importante y aquí se quiere el arte como industria sin chimeneas, pero con las leyes del mercado oferta- demanda bien claras y abiertamente expuestas. La pandemia es la excusa perfecta para acelerar cambios tecnológicos que se esperaban para el 2050, por la rapidez con que muchas cosas se vienen ejecutando es más devastador y doloroso el proceso de cambio que se nos quiere imponer. Los espacios físicos como los teatros requieren mantenimiento, personal de atención, logística y más, que en el mundo digital no se utilizan. Va a ser muy dura la pelea si queremos conservar las artes escénicas presenciales y corremos el riesgo de ser parcialmente fagocitadas por las plataformas.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat