Salvador Schelotto, Director Nacional de Vivienda, habló de los logros y desafíos del ministerioEste año se invirtieron 240 millones de dólares en soluciones habitacionales

Aunque el año todavía no culmina, el Director Nacional de Vivienda, Salvador Schelotto del Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (MVOTMA) informó en entrevista a LA REPÚBLICA que «este año se lograron 19 mil soluciones habitacionales con una inversión que ronda los 240 millones de dólares, lo que significa un 0,45% aproximadamente del PIB que es un porcentaje estructural». «Todavía quedan algunas actividades del ministerio para cerrar el año que ha sido de grandes logros. El monto de vivienda ronda en unos 240 millones de dólares y eso se aproxima al 0,45 más o menos del Producto Interno Bruto que es un porcentaje estructural, esto corresponde al Fondo Nacional de Vivienda y Urbanización y probablemente estemos llegando este año a un porcentaje muy alto de la ejecución de la disponibilidad presupuestaria cercana al 99%, el año pasado estuvimos en un 96%. En general el ministerio invierte una altísima proporción en relación a lo que es usual en la administración pública». ¿Cómo se concreta esto en resultados? Nosotros computamos dos tipos de medidas que tenemos, por un lado cuantas soluciones habitacionales tenemos en proceso de ejecución y por otro lado cuantas se han ido terminando, creo que es importante saber que el Ministerio maneja junto con otras instituciones lo que se llama el Sistema Público de Vivienda (SPV), tomamos partida en lo que el ministerio realiza en forma directa y en todo el sistema público en sus diferentes modalidades institucionales, el Ministerio tiene la rectoría de la política de vivienda pero la ejecución de la política se realiza a través de distintos organismos, básicamente el propio ministerio, a través de la Dirección Nacional de Vivienda, la Agencia Nacional de Vivienda y el Banco Hipotecario, estos son los componentes del SPV. ¿Cuántas soluciones habitacionales materializaron este año? Tenemos 19 mil soluciones terminadas, aportadas por el SPV que integra toda esa diversidad de instituciones y los diferentes programas, y en ejecución tenemos unas 20 mil viviendas globalmente que estarán listas para 2018. ¿En qué consisten las políticas públicas para que el Estado provea el beneficio de vivienda? Esto se descompone en distintos tipos de tareas, por una lado está la vivienda nueva, es una de las líneas, pero también hay que tener en cuenta algo muy importante en el Uruguay, que son las acciones sobre el stop edificado, es decir, sobre las viviendas preexistentes, por ejemplo, todo lo que tiene que ver con alquileres, mejora habitacional, ampliaciones, refacciones, reciclajes, prestamos, compras de viviendas usadas, hacia un stop que el país ya tiene y que las políticas públicas proveen es el acceso a una vivienda adecuada, no tiene por qué ser nueva, ni necesariamente propiedad, el concepto de vivienda adecuada está relacionado a la composición del núcleo familiar, si hay una pareja, con cierta cantidad de hijos y si hay otros integrantes en el hogar, todo eso determina las características de la vivienda, y por otro lado tiene que ser asequible, que las condiciones de pago para permanecer en la vivienda estén de acuerdo a las posibilidades e ingresos económicos de la familia. ¿Cuáles son las zonas del país que considere requieren de atención prioritaria en vivienda? Hay una distribución de la población que es una herencia histórica de la cultura social del país que muestra situaciones desiguales, si bien Montevideo tiene una concentración importante de la población de un 44% pero con el área metropolitana está llegando casi al 60%. Y esa mayor concentración también redunda en que las situaciones de carencias críticas están más concentradas es esta región, pero también las capitales departamentales Paysandú, Salto, Rivera, que están en el orden de los 100 mil habitantes presentan niveles de precariedad y las localidades menores, las de 20 y hasta 5 mil habitantes en donde la mayoría de la población está vinculada a la producción agropecuaria, todas estas zonas están siendo atendidas. ¿Cuál ha sido el mayor logro del ministerio de vivienda este año? No es muy fácil decir una línea, creo que hemos consolidado los programas y las políticas de vivienda y hemos ajustado algunos criterios para que la población pueda acceder de una manera más fluida, y bueno, yo diría que una de las situaciones que podría valorizarse es el cooperativismo por su peso relativo dentro del total, en este momento tiene unas 6 mil viviendas en construcción simultáneamente en todo el país y en los últimos seis años se terminaron 4 mil 100, y tenemos otras 6 mil más para dentro de dos años, más las 1700 que hemos sorteado ahora, así que vamos a estar muy por encima de las 10 mil obras en el período. Aproximadamente un 60% se ubican fuera de Montevideo, lo cual muestra que es un sistema que se ha expandido, antes estaba muy concentrado en la capital del país y en algunos departamentos del litoral y ahora está presente en todo el país. ¿Cuál ha sido el mayor obstáculo que más les ha costado afrontar? Creo que el tema del acceso al suelo. Es algo que todos los programas están sintiendo y particularmente las cooperativas, es decir, poder conseguir terreno en buenas condiciones desde el punto de vista de la propiedad no es fácil. Y otro de los retos no solamente para la cooperativas sino para todo el Ministerio, es el tema de las condiciones generadas por eventos climáticos, básicamente por inundaciones, esas poblaciones hay que relocalizarlas en otros espacios, es una de las urgencias que periódicamente se presentan lo cual atendemos con el Plan Nacional de Relocalizaciones. Cada día reforzamos estos planes de contingencia. ¿Qué planes quedan pendientes para continuar en 2018? Ya tenemos comprometido prácticamente todo el presupuesto del año que viene, acabamos de sortear 1700 cupos de viviendas para cooperativas, que es un alto número de personas asignadas y quiere decir que tenemos una perspectiva de trabajo interesante para el año 2018 y 2019. El programa de cooperativismo de viviendas es emblemático dentro de las políticas de vivienda en el Uruguay. ¿Les ha resultado? Si, así es. Define al Uruguay en un contexto latinoamericano e internacional. Se trata de familias que se agrupan bajo la modalidad de cooperativa y autogestionan el proceso de construcción de sus viviendas, cada cooperativa se convierte en una empresa social que recibe un préstamo. Por eso es que sorteamos, para que el sistema sea transparente, es decir, las cooperativas se presentan para obtener el préstamo, no es por orden de llegada sino que acumulamos las que solicitan un préstamo en determinado periodo y luego como obviamente hay una demanda poco mayor a las posibilidades de atenderlos, se va a una instancia de sorteo, con escribano frente al público. Es muy importante la conexión entre las políticas de vivienda y las de desarrollo urbano y ordenamiento territorial. ¿Cómo ha progresado esta tarea? Si no hubiera una buena conexión, las políticas de vivienda tendrían grandes dificultades como los ha tenido en el pasado, y para poder avanzar más y lograr una mayor eficiencia y celeridad en la ejecución de las políticas es muy importante que el ordenamiento territorial esté alineado y que sobretodo se permita una buena disponibilidad de terreno, de suelo urbano bien equipado, servido de buenas infraestructura para poder desarrollar las diferentes líneas de las políticas de viviendas.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat