#IdearioEpileptismo argento

5 601

No aprecio las promesas sobre un porvenir venturoso, me resultan ofensivas y demasiado estúpidas, en este juego de vidas-sobrevidas, donde no habrá salvación para los que apuestan a la vida tendencia «fitness-tour» y apuestan a la economía: corrupción, sea quién sea el candidato funcional a la devaluación de la política deshonesta argenta. Las frases grandilocuentes de esperanza lanzadas por gobernantes «chatarra», sólo me inspiran náuseas y despiertan en mi ser un descomunal rechazo a todo lo que no acontece aquí-ahora-ya… he aprendido según transcurrieron en el descuento de los años de mi vida, creo así la denominábamos, los magros presupuestos con que la comunidad cuenta, para dar el empujón al abismo del ‘nunca jamás’, a todos los delegados de la farsa y el espectáculo mediático pestilente, donde caerían por ley de gravedad y levedad, sin remedio y de manera higiénica y clara, estos enviados de la farándula y del filo-macrismo-peronismo…

En la práctica, resulta verdaderamente razonable, sumando lo admirable del inicio en modificar la proa de los inmundos acontecimientos a los que asistimos en la Argentina, campeona de la vacuidad, que hay que «sufrir» por decreto del Mesías Inverso que gobierna para sí y su sombra, inflacionando la mentira, cual sello inconfundible de la incapacidad PRO, agobiante… la Argentina, que me ha enseñado, de manera milagrosa, en no creer en la palabra de nadie… y nadie es nadie: admirable principio… hipótesis? o poesía de la podredumbre y lo sombrío, sufriendo, siempre sufriendo, espacio donde encontrará el pueblo el nicho donde dejar sus restos mortales… un pueblo que prepara su cuerpo para los gusanos.

Toda campaña en desmedro de la vida de individuos anestesiados y cobardes, hambrientos y oprimidos, consumidores del descaro, de la impostura y la farsa, asumida como modo de vivir, sin la urgencia del instante, tendrá resultados superlativos, sobre todo, como en una Argentina, donde la «argentinidad», no es ya ni un vago recuerdo… pueden preguntarle al rey de la culocracia, Tinelli, lanzado al ruedo del contaminado campo electoral, presentado por ‘zoquete’ Lavagna, a su vez, apuntalado por el siempre presente Duhalde… lo he anunciado hace ya unos años, era una «Fija»… seres que componen esta enorme tropa venérea, que con nuevos componentes, articulan un porvenir sin presupuesto… blanquear a los Don Nadie es la orden del día, un juego tramposo archiconocido, donde cualquiera, es decir los de siempre, no dejan por nada ni nadie sus puestos de dirigentes del A.B.C. argento, los alias habilitados, los que juegan con la vida de un pueblo que mansamente se entrega a los brazos de los buitres locales, los prodigiosos parásitos, mendaces tramposos… los inquisidores perpetuos.

En los países quebrados, tal el caso de Argentina, muy evidentemente miserable, recargado de comisionistas del Gran Negocio Inmobiliario, de piojos resucitados, de bocones y sobre todo de policías amateurs, creo quienes no suelen engañarse y tienen cojones para asumir la verdad, decirla y sobre todo instalarla en acto, coincidirán que el ambiente se presenta un tanto insano y nauseabundo… en lo macro y lo micro, los números que marcan los déficit, carta de mando de un superavit inexistente… y el dólar preocupa, ¿por qué preocupa?, será el síndrome de la tasa de interés por la vida en caída libre, y requieren del endeudamiento externo… pasan los años y las novedades son de archivo.

Un prodigioso ‘bolo’ de materia fecal rueda por las calles de la Reina del Plata, cabezas de pesadilla, donde nadie es quién parece ser… muecas de portentosos ‘muñecos’ penetrados por ácido hialurónico y plasma rico en plaquetas, alguno que otro condimentado con bottox, en regiones claves de rostro, para que el Comic sea más hiperrealista… todo esto despiertan en mi un real interés: ¿cómo se logró llegar a convertir un país, en una cloaca donde naufraga una nación en estopa y, barro y sangre de menopausias divinas?… asistimos en tinieblas al más aplastante y abominable epileptismo cósmico… y Macri apuesta al sufrimiento del pueblo, al castigo voluntario, asimilado a un masoquismo «made in Argentina»… lejos de cualquier tendencia estoica, sólo flagelarse, quién sabe porque oscuras razones… pero todo va muy bien, vocifera machirulo… y la trama crece, «todos para uno y uno para uno», pactos de los reptantes tras el lucro y la coima: amasijo de ratas mojadas.

No he retrocedido jamás ante los medios decisivos en que debo mostrar al mundo, a nosotros mismos tal como somos: los argentinos del desastre. Enfrentar problemas y crisis simuladas, presentadas por los mismos que los originan y perpetúan con el único fin de disimular los verdaderos es la mejor manera de someter al ciudadano al sistema imperante, empantanarse en sus trampas, lo cual servirá para prolongar y legitimar las dificultades reales y concretas de las cuales hay que liberarse y de las cuales el poder desea seamos cómplices, por silencio u omisión, del colapso económico, social y cultural, que se ha instalado en Argentina.

No sean ingenuos, el gobierno conoce muy bien su hacer y deshacer, apuntalado por potencias exteriores, no pierdan su tiempo apelando a una sensibilidad inexistente, asistimos al fin de las libertades individuales, al final de la libertad de expresión, al inicio de una era donde la dictadura de los bajos instintos y el autoritarismo fundamentalista xenófobo marcan el derrotero de la República Argentina, pero a no desesperar, hay una salida, incómoda, pero existe.

Existe una apología de la ceguera, matizada por silogismos en las huestes de los seres que habitan en los pozos ciegos de Buenos Aires, a los cretinos que jamás tendrán acceso al pensamiento, sedimento del conocimiento elevado a símbolo de un tiempo que se ha diluido en el espacio… de idéntico modo y a la inversa ¿por qué no afirmar que si bastara ser inteligente para ser rico, menos imbéciles serían ricos?… en Argentina se ha instalado esta casta de asesinos y Buenos Aires, mi ciudad no es ajena a ello, lo siento, lo he sentido siempre… y no deseo dejar de comunicar que he nacido en Buenos Aires, en el barrio de Palermo, «Palermo Chico» para ser exacto, como reza mi partida de nacimiento.

También podría gustarte
5 Comentarios
  1. Nuria M. Laboullerie dice
    Fundamental este artículo, para quienes han sido educados para ser colonizados y no alcanzaron a comprender que están a merced de los funcionarios corruptos, de los chorros de guante blanco u oscuro y, lo que es peor, de la expoliación nacional. Felicito a este diario por publicar tremendo editorial del talentoso y corajudo filósofo Eduardo Sanguinetti. Y no me voy a detener a hablar sobre el estafador Macri y los demás candidatos para presidente en las elecciones argentinas de este año. Son de albañal.
  2. Pablo de La Moine dice
    Un grande Eduardo Sanguinetti, cuando te leo me reconforta esa claridad de pensamiento, un ser humano brillante, gracias por estar.
  3. Paula dice
    Muchas gracias por este trozo de poesía del desmadre, que nos plantea Maestro. Agradecida.
  4. Miguel Santamarina dice
    Amigo!! hundido esta el 90 % de los argentinos , esta bestia ya abrocho sus negocios y el de su clan de amigos. . Para este ,cárcel !!! Y espero q a nadie se le ocurra en un futuro poner su busto en el salón de los pasos perdididos, no!!!
  5. Roberto Piacentini dice
    Sanguinetti ha combatido y combate, una por una, todas las corrientes que publicitan el neoliberalismo en boga, enraizadas, a su entender, en el logocentrismo, y susceptibles por tanto de sospechas desconstructoras, apenas faltan ingredientes para hacer de él un filósofo esquinado. Crítico con el mundo universitario, paradigma de «la enciclopedia logocéntrica», Eduardo Sanguinetti reconoce asumirse como «un pensador intempestivo» y «fundacional» del milenio. Este artículo es impecable, de colección.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.