En los países ricos las muertes por cáncer son tres veces mayores que en los países pobres

Una investigación internacional apunta a que las muertes por cáncer pueden superar a las cardiovasculares en el futuro próximo

1 162

El miedo a la muerte es el miedo más primitivo de todos y por ende el más instintivo.

Es el miedo que nos impulsa día a día a sobrevivir y a estudiar la vida para comprender mejor cómo evitar «estirar la pata». Uno puede morir de infinitas formas, y la mayoría de los seres humanos pasamos (irónicamente) gran parte del tiempo de nuestra vida imaginando diferentes posibilidades para nuestra muerte.

Pero por más infinitas que sean estas formas (accidentes de tránsito, asesinatos, caídas, incendios y asfixias), ciertas muertes ocupan el top del ranking de las más frecuentes. Para un adulto de edad media, la cima de este ranking la ocupan las muertes por problemas cardiovasculares que suelen culminar en un paro cardíaco.

Pero una investigación internacional brindó un dato preocupante para los países más ricos y desarrollados: las muertes a causa del cáncer superan a las causadas por fallas cardiovasculares.

El estudio forma parte del proyecto PURE (Estudio Prospectivo de Epidemiología Urbana y Rural según sus siglas en inglés), una macroinvestigación que cuenta con 225.000 participantes de 27 países y cuyo objetivo es examinar el impacto de la urbanización en el desarrollo de diferentes factores de riesgo.En la investigación participaron 162.534 adultos de entre 35 a 70 años procedentes de 21 países, realizándose un seguimiento de los mismos entre 2005 y 2016.

Los datos se han presentado en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología celebrado en París y se publicaronel 3 de setiembre en la revista TheLancet.»Los avances en el tratamiento de los factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares y el propio tratamiento de estas patologías en países de ingresos altos han conseguido que se reduzcan las muertes en estos lugares», explicó a EL PAÍS de Madrid Darryl P. Leong, coautor del estudio y experto en el Instituto de Investigación de Salud de la Población de la Universidad McMaster y del Hamilton HealthSciences (Canadá).

Pero los avances en los tratamientos cardiovasculares no se acompasan con los avances en los tratamientos de pacientes con cáncer, los segundos quedando rezagados frente a los primeros. «Aún no se han encontrado estrategias efectivas para prevenir muchos tipos de cáncer o no se han implementado de manera óptima», informó el investigador, quien considera que esto explica que la muerte por cáncer llegue a duplicar a la cardiovascular en algunos países.

El estudio demostró que la fracción de pacientes muertos a causa de afecciones cardiovasculares es casi dos veces más grande en los países pobres y de bajos ingresos que en los países más ricos.

Curiosamente, los países ricos son los que se encuentran mucho más expuestos a los factores de riesgo, como son el consumo de alcohol y tabaco y la hipertensión, por lo que estos resultados sólo pueden explicarse por el mejor tratamiento que reciben los pacientes que residen en países de mayores ingresos económicos. Sin embargo, la situación se invierte para los casos de fallecimiento a causa de cáncer: las muertes por esta enfermedad son más de tres veces superiores en los países ricos que en los países pobres.

Si los tratamientos de enfermedades cardiovasculares continúan mejorando su eficiencia, los científicos pronostican que en un futuro próximo serán las muertes por cáncer las que lideren en la escala mundial.

«Nos preocupa que, si este patrón observado en países de ingresos altos lo siguen los de rentas medias y bajas, el cáncer pueda convertirse en la principal causa de muerte en todo el mundo en varias décadas», alertóLeong.

Junto a los resultados de este estudio, los investigadores también presentaron los resultados de otra investigación paralela que apunta a que el 70% de las enfermedades cardiovasculares se deben a un puñado de factores de riesgo que son fáciles de revertir a través de cambios en los hábitos cotidianos.

Parte de estos factores son el bajo nivel educativo, la contaminación del aire, o una mala alimentación. «Descubrimos que la importancia de los factores de riesgo varía entre países en diferentes niveles de desarrollo económico, por lo que una dieta deficiente, poca fuerza muscular y la contaminación del aire juegan un papel más importante en los países de ingresos medios y bajos, y, por tanto, necesitan una mayor prioridad para evitar enfermedades cardiovasculares o mortalidad prematura», informó Philip Joseph, investigador en el Instituto de Investigación de Salud de la Población de la Universidad McMaster y del Hamilton HealthSciences (Canadá).

También podría gustarte
1 comentario
  1. alfredo alsamendi dice
    Claro! El plan de gobierno rosado, de Talvi, Lacalle y otros benefactores apunta a la salud de la gente. Pobers, sin laburo y con hambre. Pero sanos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.