33% de los países tuvieron retrocesos en sus políticas públicasEn América Latina y el Caribe, la educación sexual está empantanada

1 106

La interrogante sobre cómo incluir la educación sexual integral en las curriculas de educación pública permeó el 8vo Congreso de Educación, Orientación y Terapia Sexual, realizado en la capital cubana del 27 al 29 de junio y dedicado a promover que las escuelas se posicionen “a la vanguardia” de este desafío.

Representantes de Ministerios de Educación de una veintena de países junto a investigadores y expertos de organizaciones de las Naciones Unidas, insistieron en que no basta con estar de acuerdo con las ventajas de la educación sexual integral si no se logra concretarla.

Esa fue una de las conclusiones de los trabajos que “permitieron identificar una ruta permeada de retos y prioridades que nos inspiran a seguir trabajando”, aseguró durante la clausura la doctora Mariela Castro Espín, directora del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) de Cuba.

Obstáculos para el cambio

Las directrices operacionales del Fondo de Población de las Naciones Unidas (Umfpa), publicadas en 2014, buscan “una visión holística de la sexualidad y del comportamiento sexual, que va más allá de la prevención del embarazo y de las infecciones de transmisión sexual”.

Sin embargo, está lejos de haber sido institucionalizado en la mayoría de los países de Latinoamérica y el Caribe, según confirman estudios actualizados en 2018 por la Oficina Regional del Umfpa, pese a las bases legales que los sustentan.

Más aún: 33% de los países tuvieron retrocesos en sus políticas públicas, mientras que otros tantos se quedaron sin avances normativos en los últimos tres años.

Según los estudios, el diseño curricular en esta materia se realiza, principalmente, de manera centralizada y en 73% de los países se incluyen esos contenidos en la malla curricular, aunque la calidad, profundidad e integralidad es muy diversa.

Resistencia a las guías metodológicas

Entre 2015 y 2017 países latinoamericanos como Panamá, Paraguay o Colombia, por solo citar algunos, fracasaron en sus intentos de aprobar guías metodológicas para la educación de la sexualidad en sus sistemas educativos estatales.

Fuertes resistencias promovidas desde espacios políticos y religiosos movilizaron a asociaciones de padres, a partir de campañas clásicas de desinformación muy bien construidas, en protesta contra esos instrumentos docentes que supuestamente amenazaban el papel de las familias en la “formación moral” de niñas y niños.

Al estilo del medioevo, se quemaron libros en las calles, se montaron manifestaciones populares y se generó un clima de intolerancia que aún subsiste en muchos de esos países, bajo lemas al estilo de “con mis hijos no te metas”, acusando a estas metodologías de “adelantar” los comportamientos sexuales entre adolescentes, entre otras quejas.

Opinan las especialistas

“La evidencia, que se ha incrementado en este período, sigue comprobando que al contrario de lo que cree mucha gente, la educación en sexualidad, cuando está bien hecha, no adelanta la edad de iniciación sexual, no aumenta el número de parejas y esa preocupación no induce a comportamientos poco responsables, sino todo lo contrario”, explicó Mary Guinn Delaney, asesora regional en Educación y Salud para América Latina y el Caribe de la Unesco.

“Si podemos llegar a personas jóvenes antes de que inicien su vida sexual, es bastante más probable que tomen decisiones más responsables, se cuiden más y se preocupen por los demás”, agregó la experta, quien participó de la coordinación de los encuentros sobre educación sexual integral en La Habana.

La insuficiente preparación del profesorado, el personal de salud y otros sectores clave en los enfoques, contenidos y metodologías de esa educación, la falta de voluntad política y la desarticulación entre los diferentes sectores sociales están entre los retos más importantes para implementarla, según la cita de La Habana.

“Cada uno de los encuentros ha representado avances significativos, porque hemos podido abordar distintas áreas que son claves para instalar programas, pero ahora estamos hablando de acelerar el progreso de educación integral en sexualidad”, sostuvo Alma Virginia Camacho, asesora regional de Salud Sexual y Reproductiva del Unfpa para América Latina y el Caribe.

También podría gustarte
1 comentario
  1. Ana dice
    Por eso sorprende que en las guías de orientación sexual se hable de educar para el disfrute del sexo que es natural sin mención de las responsabilidades Quien es el autor??

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.