BERGESSIO ES EL SÉPTIMO EXTRANJERO EN ESTA LISTAEn 15 años, Nacional trajo 46 refuerzos para el puesto de N°9

Gonzalo Bergessio, el delantero argentino que se incorpora al club en este verano 2018, se convirtió en el 46° refuerzo que llegó a Nacional para el puesto de n° 9 en los últimos 15 años (2003 a 2018). La lista en cuestión toma en cuenta solamente a los delanteros de área, los destinatarios del pase final para definir la jugada. No se incluyen aquí a quienes se mueven por todo el ataque (el «Papelito» Fernández es un ejemplo). Esta lista se compone con 34 futbolistas, pero algunos llegaron más de una vez como refuerzo, tal el caso del mismísimo «Cacique» Medina, hoy entrenador del equipo, que pidió pase en 2004, en 2008 y en 2011, por tanto, aunque se trate del mismo jugador, se computa como 3 refuerzos, ya que en tres ocasiones diferentes llegó a reforzar al plantel. Se incluyen en la nómina a seis «canteranos» que volvieron al club como refuerzos tras jugar en otros equipos: Álvaro Melo, Maureen Franco, Fornaroli, Cauteruccio, «Morro» García y Cavallini. Entre los 34 n°9 que trajo Nacional desde 2003 hay siete que llegaron desde el exterior: Gonzalo Bergessio se suma al también argentino «Cuqui» Juárez, los hermanos Dely, el también panameño Garcés y los brasileños Giancarlo y Gamalho. No computamos al canadiense Cavallini como «refuerzo desde el extranjero» ya que hizo las formativas en Nacional, desde los 16 años. Y tampoco es extranjero el «Canguro» Porta (nacido en Australia) pues tiene nacionalidad oriental. Buenos, regulares y malos Hechas las aclaraciones correspondientes, pasemos a analizar esta lista de 46 refuerzos que integran 34 jugadores. No ha de haber dos opiniones al señalar que los que mejor resultado dieron fueron, en orden cronológico, Sebastián Abreu en 2003 y nuevamente en 2004 (su primera llegada fue en 2001 pero queda fuera del período de 15 años que abarca esta lista); Gaby Alvez en 2003 y también en 2005 (igual que Abreu ya había estado en el club antes de 2002); Alexander Medina las tres veces que llegó (2004, 08 y 11); «Cuqui» Juárez en su primer pasaje, en 2003; Luis Romero en 2004; «Viruta» Vera en 2007; el «Grillo» Biscauzacú en 2009; Richard Porta en 2010 y cuando volvió en 2011; Iván Alonso en 2013, y Rodrigo Aguirre en 2017 En una segunda lista, la de centro delanteros que tuvieron un rendimiento regular (ni muy destacado ni muy pobre), hay algunos que también aparecen en otras listas (la que integran los más destacados y la que conforman los de peor rendimiento). ¿Por qué aparecen en diferentes listas? Porque llegaron más de una vez como refuerzo y su desempeño no fue el mismo en cada caso. Rendimiento regular Los que anduvieron «más o menos» fueron Álvaro Melo (volvió al club como refuerzo en 2003); Carlos Juárez en 2006 (no repitió su buen rendimiento de 2003); Diego Alonso en 2006; Diego «Viruta» Vera en 2009 (no repitió lo de 2007); Diego Perrone las dos veces (2006 y 2007); Richard Morales en 2007 (no se computa aquí su llegada en 1999 pues excede el período de los 15 años); Fornaroli (volvió al club como refuerzo en 2011 y no estuvo ni cerca de lograr el brillo de sus actuaciones de 2008 cuando irrumpió en Primera); Sebastián Taborda en 2012; Porta en 2013 (no repitió lo de 2010); el «Morro» García en 2013 (caso similar al de Fornaroli) y Hugo Silveira que todavía no ha aportado demasiado. Los que fueron un fiasco Y ahora vayamos a la lista de los peores refuerzos, esos que hicieron poquitos goles (o ninguno) o que jugaron muy pocos partidos. En 2003 resultaron un fiasco los hermanos Julio Dely y Jorge Dely; también Ricardo Delgado (un ex Juventud) que ni jugó; y Marcelo Toya que llegó desde Cerro con fama de ser «el nuevo Chengue Morales». Más adelante en el tiempo, otros n° 9 que no dieron el tono en Nacional fueron el «Pistolero» Garcés (2006); Maureen Franco, iniciado en el club pero incorporado como refuerzo en 2006; Giancarlo Da Silva (2007); Sebastián Balsas (2009) que tuvo su buen momento en Racing; Diego Chavez (2010) que venía con buenos antecedentes desde Wanderers; Cauteruccio que es producto de inferiores pero llegó como refuerzo en 2010; Jonathan Charquero (2011) procedente de Wanderers; Boghossian (2011) que había brillado en Cerro; Abreu, que en 2013 llegó con bombos y platillos pero terminó yéndose por la puerta de servicio; Cavallini, otro del semillero al que trajeron como refuerzo en 2013; Taborda en 2014 (no repitió su buen desempeño de 2012); Cruz Mascia, a quien Nacional trajo desde Miramar años atrás, luego lo mandó a foguearse y lo recuperó como refuerzo en 2015; y cierra la lista el brasileño Leo Gamalho, de pobre desempeño en el semestre que estuvo en el plantel de Munúa.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat