#OpiniónElecciones a los concejos vecinales

0 133

Cerrada la inscripción de candidatos a Concejal de los 4 Comunales Zonales ya sabemos con cuántos candidatos contamos para votar (835). Además, ya están en carrera los proyectos del Presupuesto Participativo, que se votarán junto con los concejos, el 11 de noviembre.

Desde que el FA ganó la Intendencia de Montevideo en 1989, una de las promesas electorales era la descentralización, que mediante el decreto Nº 26.019 de 1993 dividía la ciudad en 18 CCZ. Para la fuerza política era el cumplimiento de una propuesta, tal como se decía en el documento de las Bases Programáticas.

Allí se expresaba claramente la propuesta de participación de la sociedad civil organizada en la gestión del gobierno local. Los años 2001-2003 fueron los años de mayor participación de los vecinos de Montevideo, pero luego comienza el lento bajar. ¿Por qué? La pregunta está aún sin respuesta. La respuesta tal vez nos sirva para cambiar el rumbo o anular todo ese proyecto llamado: participación social de la sociedad civil.

El problema de la baja participación en la votación y/o de candidaturas se observa desde hace más de 15 años, un declive lento y constante, en la presentación de candidatos y votantes.

En 2016 el FA decía: “Vemos como cada vez es menor la participación ciudadana en los ámbitos políticos-sociales”. Algo casi similar decían los directores de descentralización de la Intendencia (2012), sin dar mayor importancia al tema. Los desencuentros entre los concejales vecinales y la Intendencia se vuelven más frecuentes con la creación de los Municipios.

Hoy día los candidatos aparecen un poco a forcé, y este año no fue la excepción: se presentan de 835 postulantes, para cubrir 540 titulares y otros tantos suplentes. A simple vista el faltante es de 245, aunque un poquito más grave el tema, pues de los 18 CCZ solo uno tiene más candidatos que la suma de titulares y suplentes. Un CCZ no llega a cubrir los titulares y otro tiene lo justo para los titulares. Quince CCZ no cubren los titulares con suplentes.

La elección de 2016 había sido la peor presentación con 978 candidatos pero esta vez son 835, o tal vez menos. La pregunta, es: ¿por qué sucede esto? Un concejal del 17, nos decía: “Debo trabajar, me presenté pues el tema del trabajo social me interesa y me gusta, hay que estar junto al vecino recorriendo no solo mi zona, sino todo el Cerro. Si esto no te gusta o careces de dinero dejas de venir; es honorario.

Los 25 boletos que dan no alcanzan. Otro concejal del CCZ 10, nos decía que allí había mucho desánimo, pues en ocasiones no hay respuestas de los organismos responsables, el papeleo es engorroso y muy burocrático.

En definitiva estamos mal, la presentación de los candidatos está en declive. Hace ya muchos años que los teléfonos entre los concejales y la Intendencia están descompuestos, o hablan diferentes idiomas.

En el caso de los partidos políticos, poco y nada les interesa, como si se hubiera perdido el gusto a ese trabajo social, tan querido por la izquierda.

Aunque por definición el Frente Amplio dice en su plan político departamental 2016-2020 lo siguiente: “La elección de los Concejos Vecinales y Presupuesto Participativo son un valioso instrumento de trabajo político para impulsar nuestro proyecto frenteamplista en los distintos barrios del departamento”.

Al ir desapareciendo la militancia barrial, la de a pie, esa que estaba en forma constante con el vecino, nos vamos alejando de a poquito de nuestros amplios contactos. Día a día dejamos espacios a nuestros enemigos de clase y la derecha, que no perdona, actúa en todos los lugares. Cada día falta menos y somos menos pues hemos perdido el encanto de enamorar con nuestro proyecto.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.