El Vesubio convirtió el cerebro de una víctima en vidrio

Los arqueólogos de Italia encontraron una víctima de la erupción volcánica cuyo tejido cerebral se convirtió en un pedazo de vidrio.

1 298

El equipo de científicos examinó los restos de un cadáver encontrado en la década de 1960, enterrado dentro de una capa de cenizas volcánicas. La víctima había muerto no en la costa, sino en una cama de madera en un edificio conocido como el Collegium Augustalium en Herculano. El esqueleto carbonizado contenía los escasos restos de un cráneo que se rompió durante la erupción.

«Mirando cuidadosamente los restos de esta víctima, noté que algo oscuro brillaba dentro de la cabeza», explicó a Fox News el autor principal del estudio, Pier Paolo Petrone, y agregó que este material se preservó exclusivamente en el cráneo de la víctima.

El equipo observó los fragmentos de material negro vidrioso situados dentro de los restos del cráneo y analizó las proteínas encontradas en su interior.

El análisis reveló proteínas que se encuentran en diferentes áreas del cerebro humano, incluyendo la corteza cerebral arrugada, la amígdala y la sustancia negra. Además fueron hallados los ácidos grasos y los triglicéridos.

Normalmente, los restos de los órganos humanos encontrados en el lugar de la erupción del Vesubio se parecen a jabón a causa de los triglicéridos del tejido cerebral y los ácidos grasos. El cerebro de esta víctima de la erupción experimentó un proceso de vitrificación, aseguran los arqueólogos.

Vitrificados por el calor

«La preservación de restos cerebrales antiguos es un hallazgo extremadamente raro, pero este es el primer descubrimiento de restos cerebrales humanos antiguos, vitrificados por calor producido por una erupción volcánica», afirmó Petrone.

Basándose en el análisis de la madera carbonizada encontrada cerca del cadáver, el equipo determinó que la habitación probablemente alcanzó una temperatura máxima de 520 grados Celsius.

La temperatura extrema habría sido lo suficientemente caliente como para «vaporizar los tejidos blandos» del cuerpo de la víctima. Luego de la breve ráfaga de calor, el cuerpo se habría enfriado rápidamente, dejando los espeluznantes restos de un cráneo reventado cubierto de trozos de cerebro vitrificados, anotaron los autores. El estudio se publicó en The New England Journal of Medicine.

También podría gustarte
1 comentario
  1. Aldus dice
    Acá no tenemos volcanes y tenemos a toda la clase politica con cerebros vitrificados.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.