Un adolescente canadiense enfermó de bronquitis constrictiva tras abusar del uso de vaporizadoresEl uso de vaporizadores puede causar una enfermedad pulmonar en potencia mortal

0 210

Bronquiolitis constrictiva es el nombre  de una enfermedad pulmonar que puede resultar mortal y que es fomentada por un uso intenso de los vaporizadores que intentan sustituir al cigarrillo convencional. El desarrollo reciente de esta enfermedad pulmonar crónica en un adolescente canadiense fue el primer caso que relacionó esta afección con el uso intensivo de cigarrillos electrónicos. Esta enfermedad fue descubierta por primera vez en el año 2000 en trabajadores de fábricas que fueron expuestos al saborizante químico diacetilo. Este mismo químico se encuentra en los líquidos que utilizan los vaporizadores electrónicos para brindar diferentes sabores a los usuarios, dato que fue puesto sobre la mesa por un estudio publicado en el Canadian Medical Association Journal, coescrito por la especialista Karen Bosma de la Western University en Ontario, Canadá. La relación del vapeo con el desarrollo de bronquiolitis constrictiva se diferencia de la relación de esta práctica de moda con la enfermedad conocida como EVALI, la cual este año ha tenido mayor difusión mediática.

 

El diacetilo (butano-2,3-diona) obstruye los bronquíolos, las vías respiratorias más pequeñas de los pulmones, formando en ellos nódulos que dificultan la correcta circulación del aire. De acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades (CDC) en Estados Unidos, los síntomas principales de la bronquiolitis constrictiva incluyen una tos sin flema, jadeos y dificultades progresivas para respirar. La tos puede variar de leve a severa, pero los síntomas más graves pueden desatarse de forma imprevisible. Como la costumbre de utilizar vaporizadores es una moda reciente, en general los médicos suelen confundir los síntomas con ataques de asma, enfisemas o neumonías. Esto fue lo que le sucedió al adolescente de 17 años saludable que enefermó gravemente en Canadá tras haber vaporizado líquidos saborizados durante cinco meses. El joven acudió al médico al desarrollar una tos persistente, fiebre y una sensación constante de cansancio. Al haber empeorado su estado considerablemente, los médicos lo ubicaron en cuidados intensivos e incluso evaluaron realizarle un trasplante doble de pulmón. Finalmente decidieron conectarlo a una máquina que bombea y oxigena la sangre, así como también decidieron administrarle altas dosis de corticoides, lo que provocó la mejora considerable de su estado. Luego de pasar un mes y medio por este tratamiento en el hospital, el joven pudo volver a su casa, no sin antes ser advertido de la posibilidad de que podría experimentar efectos a largo plazo causados por la obstrucción del libre flujo de aire a través de los pulmones.

Ante los recurrentes casos de enfermedades pulmonares relacionadas con el uso de vaporizadores que ocurrieron a lo largo de este año, la comunidad científica ya había apuntado a los rastros de diacetilo encontrados en muchos líquidos de vapeo como los principales responsables. La Unión Europea ya prohibió el uso de diacetilo en la confección de los líquidos saborizantes utilizados en los cigarrillos electrónicos, pero estas legislaciones aún permanecen ausentes en países como Estados Unidos y Canadá. Todavía son necesarias más investigaciones para comprender las consecuencias de los usos prolongados de vaporizadores electrónicos para establecer más regulaciones, pero, por el momento, los expertos aconsejan alejarse de la moda del vapeo y, en caso de ser un fumador, buscarr otros métodos para dejar de fumar.

 

 

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.