TEATROEl tributo consolidado

La obra “Nociones básicas para la construcción de puentes” es un homenaje al escritor uruguayo Mario Benedetti.

“Nociones básicas para la construcción de puentes”, con texto y dirección de Jimena Márquez, y la actuación de Florencia Zabaleta, Stefanie Nukirch, Leandro Íbero Nuñez y Fernando Vannet, se puede ver en el Teatro Solís, los viernes y sábados 21hs., y domingos 18hs.

Además, cuenta con la ambientación general de Daniela Renée López, la iluminación de Inés Iglesias, la música compuesta por Luciana Mocchi y Lucía Volcoff. El encargado de montaje es Gerardo Egea y la encargada de vestuario Mariela Villasante.

Obra

En esta ocasión Jimena Márquez ideó un tributo nada fácil de encarar. La vida y la obra de Mario Benedetti es muy amplia y estamos seguros que no se conoce en su totalidad. Lo mismo podemos decir sobre su vida, su trabajo militante, su imagen y personalidad. Y sobre todo ese “personaje” que se escribe y construye a sí mismo por medio de quienes lo leen, cantan y recitan sus poemas. Es una construcción de puentes desde el tributo y cuatro miradas sobre Benedetti que se cruzan, se oponen, se acercan y pautan las diferencias.

Jimena Márquez, esta talentosa dramaturga trabaja junto al elenco aunando su escritura. a cuatro aristas: el exilio, el desexilio, el mercadeo y la militancia. Varios son los puentes que se van creando ya que es un viaje nostálgico de cuatro actores nacidos en dictadura y por ende forman parte de una generación a la que le costó mucho trabajo expresarse respecto a estos tiempos no vividos desde la adultez. Se conectan sin darse cuenta a través de los puentes creados por sus propias historias de vida.

Elenco y dirección

En un escenario casi despojado cuatro actores intentan dar vida a esta obra llamada “Nociones básicas para la construcción de puentes”, es un tributo por los 100 años del nacimiento de Mario Benedetti. La dirección de actores de Márquez es cuidadosa, meticulosa, creando escenas donde emerge en cada uno de los cuatro una gran dosis de frescura.

Leandro Ibero Nuñez es el negado, el que no quiere enfrentarse a esos puentes que pueden crear conexiones que prefiere no abordar. Un trabajo donde da rienda suelta a sus excelentes dotes actorales, pasando de un estado a otro sin sentirse la transición. Fernando Vannet, el conciliador, compone su personaje desde la ternura con finos toques de ingenuidad. Florencia Zabaleta es la militante, la que se rebela y pregunta a cada paso ¿por qué no hacemos un homenaje a Idea Vilariño que es del mismo año que Benedetti? Y por último Stefanie Neurkich es quien representa el exilio y desexilio.

Todos realizan un formidable trabajo desde su lugar creando esos puentes que los conectan desde cada lugar que ocupan con el poeta, el militante, el exiliado.

Conclusión

Un espectáculo que cuenta con todo lo imprescindible para ser una propuesta que no se debe dejar de ver. Un buen texto, un elenco estupendo, una dirección muy correcta y los rubros técnicos que encajan en su justo lugar.
Además, da al espectador la oportunidad de emocionarse con el decir y las interpretaciones del elenco de la Comedia Nacional, ayudándolos a crear sus propios puentes de conexión con Benedetti, lo que no es poca cosa. Recomiendo.

Rubros técnicos

Para una obra evocativa, donde la nostalgia y los recuerdos son ingredientes necesarios, los rubros técnicos deben ir a la par. En este caso particular saludo con agrado el trabajo realizado desde las luces por Inés Iglesias, quien crea los climas justos durante todo el desarrollo de la obra, así como la música de Luciana Mocchi y Luis Volcoff. El vestuario de Mariela Villasante aporta dosis de frescura e informalidad.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat