Con Fénix lidera el Apertura y el equipo además del clásico buen fútbol demuestra solidez defensivaEl regreso de aquel Juan Ramón

0 802

Se lo extrañaba. Hacía muchos años que Juan Ramón Carrasco no era protagonista de una buena campaña, más exactamente desde el invierno 2011 cuando fue campeón del Uruguayo dirigiendo a Nacional.

Luego de eso, en todos los clubes que dirigió tuvo campañas discretas, hasta que en este Fénix 2019 volvió aquel Juan Ramón, el que ganó aplausos y elogios con el Fénix 2002 o con el River 2008-09.

Por eso, en este regreso de JR a la senda de los triunfos luego de ocho años, resulta oportuno repasar cómo le había ido en los últimos tiempos.

Ocho años lejos del aplauso

En 2011, cuando se suponía que seguiría siendo el DT de Nacional para la temporada siguiente, en la cual tendría la oportunidad de mostrar su estilo en Copa Sudamericana y Copa Libertadores, sorpresivamente se alejó (¿o lo alejaron?) del cargo.

Luego estuvo en Emelec y aún se recuerda esa noche en la que los hinchas se enfurecieron con él y le lanzaron una lluvia de botellazos.

De Emelec se fue al Paranaense y tuvo una salida abrupta, inesperada. ¿Qué habrá llevado a los dirigentes de ese club a tomar la decisión de echarlo?

De Paranaense se vino a Danubio y los socios mandataron a la directiva para que lo cesara. Volvió a River, donde incluso fue destinatario de insultos de parte de un grupo de hinchas cuando perdió 5-1 contra Wanderers.

Desde 2011 en adelante Carrasco venía de malas, hasta que en este 2019 se está reivindicando con Fénix.

Emelec en 2011

A mediados de 2011, Carrasco fue contratado por Emelec, que venía de coronarse campeón del Apertura y lideraba la Anual con cierta comodidad.

Dirigido por «JR», el equipo guayaquileño quedó eliminado en 1ª fase de Copa Sudamericana tras perder los dos partidos con Olimpia. Y en el Clausura debió renunciar faltando 2 fechas para terminar el torneo, cuando el equipo estaba 4° a 13 puntos del líder (Dep. Quito 44, Barcelona 37, Liga de Quito 33, Emelec 31), y en la Anual había quedado 8 puntos debajo del Dep. Quito.

En total, dirigió a Emelec en 22 partidos, ganó 9, empató 4 y perdió 9, sumando 31 puntos de 66 posibles (47% de efectividad).

Paranaense en 2012

El 27 de noviembre de 2011 había renunciado en Emelec y en enero de 2012 asumió en el Atlético Paranaense, equipo habituado a competir en la Serie A de Brasil pero en 2011 había sufrido el descenso.

La directiva rojinegra apostó a Carrasco para conseguir un rápido retorno a la Serie A.

La campaña de Juan Ramón en este equipo venía siendo bastante buena. Fue vice campeón del Estadual Paranaense tras perder por penales la final ante Coritiba, el otro grande del Estado. Luego, en la Copa Brasil eliminó al Sampaio Correa (1-2 y 1-0), al Criciuma (2-1 y 5-1), al Cruzeiro (1-0 y 2-1), hasta quedar eliminado en cuartos de final ante Palmeiras (2-2 y 0-2) que luego sería el campeón de la copa.

El Paranaense de «JR» había tenido estos números:

En el Estadual jugó 24 partidos, ganó 15, empató 6 y perdió 3.
En la Copa Brasil jugó 8, ganó 5, empató 1 y perdió 2.

Luego, un mal inicio en el Brasileirao, con 2 victorias y 2 derrotas en 4 fechas motivaron un sorpresivo cese de funciones.

En total, 36 partidos, 22 victorias, 7 empates y 7 derrotas, 73 puntos de 108 posibles (67% de efectividad).

Danubio en 2012

Poco tiempo estuvo desocupado Juan Ramón. Se vino de Brasil y casi de inmediato asumió en Danubio debutando en la 4ª fecha del Apertura 2012.

Cuando firmó contrato con el club franjeado, la apuesta era a un trabajo de largo aliento, incluso se manejó que sería por tres años y medio y que abarcaría a todas las divisiones juveniles.

Carrasco iba a ser una especie de maestro Tabárez en Danubio, dirigiendo al primer equipo pero además supervisando a todos los planteles juveniles.

Pero tras 10 partidos con nefastos resultados (4 empates, 6 derrotas, ni un solo triunfo) se produjo su destitución, decidida por una asamblea de socios.

Recordemos sus resultados al frente de Danubio: 0-0 con Juventud, 0-0 con Peñarol, 1-2 ante Nacional, 1-2 ante El Tanque, 1-3 ante Defensor, 1-1 con Cerro, 2-2 con Racing, 0-1 ante Central, 1-2 ante River y 1-2 ante Bella Vista.

Danubio estaba último con 5 puntos cuando los socios dijeron basta y se acabó el «Proyecto Carrasco».

River Plate en 2015

Después de tres años regresó al fútbol uruguayo. En su primer semestre terminó 5° en el Apertura y el inicio de su segundo semestre venía bien, pues eliminó a U. de Chile en fase previa de Libertadores, y si bien en fase de grupos no pudo sumar triunfos, hay que considerar que sus rivales eran Nacional, Palmeiras y Rosario Central. En ese mismo semestre el equipo decayó al punto que terminó 13° en el Clausura y 9° en la Tabla Anual, no pudiendo clasificar a ninguna copa (hasta el 8° clasificaban).

Fue ratificado en el cargo pero en el Uruguayo Especial 2016 sería cesado tras la 5ª fecha cuando solo había sumado 2 puntos de 15.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.