El precio del dólar impacta negativamente sobre la población consumidora

«Está generando muchas complicaciones», enfatizó el productor hortícola Hérico Moreira

0 168

Hérico Ferreira, productor hortícola de la Colonia 18 de Julio, en Salto, es uno de los referentes sociales y gremiales del sector en el departamento, se refirió a la cotización de la moneda y al impacto negativo que genera la suba del dólar a la producción familiar y a los consumidores.

Ferreira afirmó que la depreciación del peso ante el dólar «está generando muchas complicaciones. Nuestro sector, los productores familiares en general y los hortifrutícolas en particular, somos de los más afectados cuando sube el dólar de manera importante. Fijate que nosotros compramos en dólares y cobramos en pesos, porque la totalidad de nuestra producción se destina al mercado interno, se vende en Uruguay, a personas que ganan en pesos».

El productor explicó que la mayor parte de los insumos que requiere la producción hortícola tienen su precio fijado en dólares. Tanto el nylon para la construcción de estructuras de protección de cultivos (invernáculos, macro y micro túneles), como fertilizantes; fitosanitarios; semillas; e incluso maquinaria y herramientas, «se pagan en la moneda norteamericana, y cada vez más caro, no solamente porque haya subido el dólar, sino también porque también subió su precio. Estas son las cosas básicas que necesitamos para mantener en funcionamiento el aparato productivo».

Por otra parte, «a la hora de vender el producto, nos encontramos con que el consumidor final con una capacidad de compra disminuida. Tiene menos disponibilidad de pesos, porque debe hacerle frente también a la suba de precios de otros productos». Ferreira ejemplificó sus afirmaciones recordando que «por efecto de la suba del dólar, entre otros factores, la carne vacuna acumuló subas de precio de casi el 30% en los últimos meses».

Asimismo, sostuvo el productor, «quien más, quien menos tiene que pagar una cuenta en dólares, desde la cuota de una licuadora, la de un auto o la de una casa, que cada mes le resulta más cara en pesos. El consumidor final tiene entonces cada vez menos poder adquisitivo, y en este marco, reduce la compra de algunos alimentos, entre los que están las frutas y hortalizas».

Referentes del sector productivo y comercial en el Mercado Modelo pronostican que a lo largo del 2019 el promedio mensual de precios mayoristas de referencia de frutas y hortalizas se mantendrá por debajo de los históricos, tal como viene registrándose desde enero de este año.

Sobrantes considerables

En promedio, según datos del Observatorio Granjero, el Valor Kilo Canasta (VKC), del mes de mayo, descendió un 8% con respecto al registrado en el mes de abril, al caer desde los 28 a los 25,7 pesos por kilo. La comparación del VKC de mayo de 2019 con el promedio de los registrados en similar mes desde 2012 a 2018, también arroja una disminución, en este caso, ubicada en el 20%. En tanto, el VKC de mayo de este año es un 10,3% menor al de mayo de 2018.

A pesar de los precios deprimidos y de la buena oferta de frutas y hortalizas de calidad, al cierre de cada jornada comercial en el Mercado Modelo se constatan sobrantes en volúmenes considerables, sostuvo Ferreira.

En resumen, «este incremento en el precio del dólar impacta negativamente sobre la población consumidora que gana en pesos. También sobre el productor, que tiene costos productivos más elevados, y está vendiendo a precios cada vez más bajos en un escenario de abundante oferta que deja sobrantes de mercadería que nadie compra».

Hérico Ferreira reflexionó que «éstos son momentos difíciles, pero hay que seguir trabajando mucho para atravesarlos. Y a pesar de la circunstancia tanto la institucionalidad agropecuaria, el Gobierno, y los productores hemos demostrado gran responsabilidad a la hora de ejecutar todo tipo de políticas públicas».

Estado responsable

El sector productivo «ha sido muy responsable a la hora de crear o mantener organizaciones; de elevar y ejecutar proyectos; y de sugerir políticas públicas en todos los ámbitos en los que participamos. El Estado ha sido muy responsable a la hora de atender las necesidades de los productores».

Respondiendo a la vieja receta neoliberal que promueve «incrementar a productividad, es decir, sacar más kilos por hectárea, para diluir los costos entre más kilos de producción y poder vender más barato, los invito a venir a Salto. El sector hortícola en nuestro departamento hasta ahora se ha mantenido liderando los avances tecnológicos y en todo lo que se pueda introducir para mejorar los sistemas productivos.

No solo eso, hemos asumido altos costos para mantener la inocuidad y la calidad de los alimentos, como por ejemplo con la aplicación de la Buenas Prácticas Agrícolas. Si fuera cierto que podemos sacar más kilos por hectárea, y los sacáramos, a quién se los venderíamos? En el Mercado quedan sobrantes de consideración con precios de ruina y ni así se vende. Creo que aplicar esa receta traería más problemas para todos».

Según Ferreira, «la solución más rápida y efectiva para este lío sería poder bajar el precio del dólar. Así se bajan los costos productivos y se aumenta la capacidad de compra de los consumidores. Después habrá que analizar qué otras herramientas de políticas públicas; estrategias comerciales; de asociativismo, somos capaces de encontrar y de llevar adelante».

No hay que olvidar, agregó Ferreira, «que Uruguay está en una región que atraviesa severas dificultades, y en este contexto turbulento la vamos remando bastante bien. En Argentina y Brasil se dispararon los índices de pobreza y de desocupación, la gente la está pasando muy mal, por aplicar una política como la que desde hace un par de años reclaman los Autoconvocados, que hoy veo en caravanas que organizan partidos políticos que gobernaron el país hace muchos años».

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.