El “Petroyuan”

En enero ya preguntábamos si este sería el año del comienzo del fin de la era dólar o era solo una ilusión. Algo que se veía venir, desde donde sale el sol, un país, China.

1 100

China hace muchos años que viene comprando y almacenando mucho oro, mucha plata. Tal vez junto a otro país -Rusia-, sean los que más acumulan estos metales preciosos, en los últimos años. Hacía ya mucho tiempo que se hablaba de cuándo comenzaría a circular el “Petroyuan”, hoy es un hecho en los mercados financieros mundiales, aunque aun excluidos de muchos. En 2017, China desplazó a EEUU como primer comprador y consumidor de petróleo y gas en el mundo. En lo que va de 2018 la importación media diaria de China es de más de 9 millones de barriles.

Este 26 de marzo China, en la bolsa de Shanghai, realizó la “primera” compra (contratos) a futuro del petróleo en yuan, su moneda local convertible en oro. Estas compras son con entregas a seis meses. Según corredores de las principales bolsas comerciales del mundo, hablan de que la guerra comercial ha comenzado, lo que antes eran apenas escaramuzas, ahora va en serio por las que duelen. Hace ya tiempo leía que ninguna guerra comercial finaliza sin “muertos”, es decir sin que hablen las armas. ¿Esta podrá ser una acepción?

EEUU quiere enfrentarse solo al mundo, o por lo menos es lo que parece ser. Desde la asunción de Trump, el presidente de los ricos, los planes económicos han cambiado en mucho, sin saber el rumbo a tomar. Los nuevos aranceles impuestos por EEUU a las importaciones chinas, al igual que los anteriores aranceles al acero y aluminio, únicas vigentes, pueden causar un efecto dominó y más recepción comercial a nivel mundial. ¿Quiénes pueden ser los más perjudicados? Países de por sí aliados a los EEUU en lo comercial y militar, como lo son Australia, Japón, Corea del Sur o Singapur, países exportadores de materias primas a China. Seguro que la idea de EEUU es frenar la expansión comercial de China en el mundo y además recaudar unos dólares con esos aranceles, que le reportaría unos 60.000 millones anuales. Aunque lejos está de la diferencia, del intercambio comercial, que solo en 2017 fue de unos 375.000 millones a favor de China.

China, a su vez, puso un fuerte arancel a 128 artículos que importa desde EEUU. Aunque además salió a comprar a futuro el petróleo en su moneda local, tanto en Shanghái como en Hong Kong, comprando por un valor de más de 3.000 millones de dólares. Es mucho, es poco, solo se ha focalizado en el sudeste asiático, puede ser, pero la nueva moneda de compra es aceptada ya por los principales países productores de petróleo, como los son Arabia Saudita, Rusia, Dubái, Venezuela, Irán, Siria, entre otros.

China, que también es unos de los principales compradores de soja del mundo, ya ha dicho que el pago se realizara en yuan, los productores de EEUU aceptarán yuan. Si no se la venden a China, ¿quién será el comprador?

El experto en temas financieros y periodista, David Fickling, opina que China “no tiene la influencia en el mercado petrolero necesaria para llevar a cabo semejante golpe”. Aunque otro economista, Carl Weinberg, director general de High Frequency Economics, decía en un reportaje el año pasado que “China “obligará” a Arabia Saudita a abandonar el petrodólar y en cambio, comenzará a comercializar su petróleo en yuanes, una medida que podría precipitar al resto del mercado petrolero a abandonar el dólar”.

En estos pocos días, el dólar en muchos lugares del mundo se ha mantenido estable, en otros su valor ha descendido. En EEUU la crisis se comienza a sentir, comercios grandes y pequeños van a la quiebra, las fábricas siguen cerrando. La clase política y los sindicatos de los trabajadores de EEUU están nerviosos, los funcionarios de la Casa Blanca, han salido a decir que esta “guerra comercial” no es tal y lo que se busca es proteger al trabajador norteamericano de prácticas comerciales injustas por parte de China hacia el pueblo norteamericano. “China nos está atacando, nos juega sucio”, dicen jerarcas de la administración de Trump, nosotros solo nos defendemos. Larry Kudlow, que es el nuevo asesor de Trump, en la Casa Blanca, en una entrevista que le dio a la Fox Business Networt dijo: “Aquí no existe una guerra comercial”, son simplemente declaraciones y los aranceles son solo la primera propuesta. Otros integrantes del elenco gubernamental dicen que esta batalla ya la ganó China, que en menos de veinte años ha logrado vaciar las góndolas de productos americanos por chinos.
Mientras tanto el presidente Trump escribió como de costumbre en su Tweet el día miércoles 4: “No estamos en una guerra comercial con China, esa guerra se perdió hace muchos años por las personas tontas o incompetentes que representaban a EEUU”. Más adelante dice: “ahora tenemos un déficit comercial de 500.000 millones de dólares al año y otros 300.000 millones por el robo de la propiedad intelectual. ¡No podemos permitir que esto continúe!”. Muchos dicen que las conversaciones están sobre la mesa. Pero EEUU le quiere imponer sus condiciones a China y esta dice que no las aceptará.
El diálogo parece más de sordos que de dos potencias que se sientan a dialogar. El embajador chino en EEUU, Cui, dice: “Que para bailar un tango se necesitan dos personas”. ¿Las cartas estarán todas arriba de la mesa?

También podría gustarte
1 comentario
  1. unqui unquillo dice
    A mi humilde entender; si se IMPONE el yuan, lo que va a provocar, es una catarata de problemas, y quedar a merced de los vaivenes de China, ( Bueno, en realidad estarìamos cambiando de collar, porque “” el perro “” de la necesidad ,de cada uno de nosotros, SEGUIRAN SIENDO LAS MISMA, -o quizàs se agraven –

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.