Gargano volvió a jugar tras casi siete meses y se ilusiona con integrar el plantel que enfrentará a NacionalEl “Mota” sueña con el clásico: “Yo estoy disponible, dependerá del DT”

0 99

A menos de una semana de que se cumplieran siete meses de su lesión de ligamentos cruzados, Walter Gargano volvió a jugar al fútbol. El “Mota” participó en 45 minutos del partido que la Tercera División le ganó 4-0 a Fénix, quemando así una nueva etapa hacia su gran objetivo: volver a estar a la orden del “Memo” López.

Que esto ocurriera tan cerca del clásico plantea una pregunta inevitable: ¿es posible pensar que Gargano juegue algún minuto el sábado ante Nacional?

“Eso se lo tienen que preguntar al entrenador. Uno está a disposición y Diego (López) es el que toma las decisiones. En este caso le pasamos la responsabilidad a él”, dijo el volante cuando le preguntaron sobre su reinserción en la actividad oficial.

Al ser consultado directamente sobre la posibilidad de estar entre los convocados para jugar el clásico, sostuvo: “Dependerá de cómo me vea el entrenador. Yo estoy disponible. Él verá si me ve bien durante la semana. Faltan cuatro días y estoy tranquilo. La decisión la tomará él”.

Un riesgo innecesario

No existe un solo hincha de Peñarol que no desee ver el nombre del “Mota” entre los jugadores convocados para jugar con Nacional. Y no es imposible que ocurra. Lo que sí parece alocado pensar es que el mediocampista pueda ser titular (e incluso que tenga minutos) cuando aún no sorteó todas las etapas de la recuperación que el cuerpo técnico y los médicos consideran indispensable.

Para saberlo basta recordar las palabras del entrenador mirasol, quien hace solo un par de semanas dijo sobre Gargano: “Primero tiene que empezar a entrenar con nosotros, que no está entrenando. Después lo normal es que vaya sumando minutos con la tercera; primero 45 minutos y después 60.

Esa es la recuperación que debe tener un jugador que viene de una lesión grave. Y ahí ver cómo está. Todos queremos ver al último Gargano, pero en los primeros partidos es difícil. La recuperación debe ser gradual”.

Aunque la fase de volver a entrenar con el grupo y sumar sus primeros minutos en Tercera ya está cumplida, quedan varios pasos por dar antes de que el “Mota” esté en plenitud.

“Tengo la obligación de decirle a la gente que no se ilusione con que Gargano juegue de titular el clásico porque es muy difícil. Yo lo veo así y el doctor lo ve así”, agregó Diego López.

Seguramente en la mente del entrenador prime la idea de no correr un riesgo innecesario poniendo a Gargano en el partido más exigente del campeonato. Sería más sensato llevarlo de a poco y tenerlo a punto para las eventuales finales del Uruguayo.

Así se sintió el “Mota”

Más allá de lo que termine sucediendo el sábado, Peñarol celebra que Walter Gargano, quien demostró estar en condiciones de ser uno de los mejores exponentes del plantel aurinegro, haya recibido el alta médica y disputado minutos de exigencia.

Tras su vuelta a la cancha, el “Mota” habló en conferencia de prensa y dijo sentirse “Agradecido con los chicos, el Tito (Jorge Goncalves, DT de la Tercera) y la gente que trabaja en Las Acacias. Uno viene a tratar de colaborar, de ayudar y de estar bien. Me sentí bien, contento y feliz. No es fácil pero acá estamos”.

Además, contó que no fue particularmente cuidadoso con sus movimientos, sino que se entregó al máximo: “No jugué con precaución ninguna. Siempre mi característica fue de no cuidarme y de no pensar. No pensé en lo físico ni en cuidarme a la hora de trancar o de ir a saltar. Por supuesto uno trata de evitar ciertas cosas, pero no lo pensé en ningún momento”.

“Un poco de ansiedad te da el tema de comenzar otra vez y de jugar un partido oficial. Me sentí bien y a gusto con los muchachos. Los conozco a todos y tienen un gran potencial”, agregó.

En la recta final, agradeció el apoyo que le han ofrecido sus compañeros: “Ellos siempre han estado. Su respaldo es así y lo tomé con naturalidad”.

Para terminar, relató que “Lo más duro de estos siete meses fue la recaída que tuve en casa por un accidente doméstico. Fue insólito. Una pena porque hubiese llegado antes, pero el destino no quiso que estuviera pronto antes. Ahora estoy contento y feliz, y mirando sólo para adelante”.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.