BIOLUMINISCENCIAEl misterio que desconcierta a los mexicanos: las playas que brillan en la oscuridad

0 1.753

México resguarda playas y lagunas que tienen un toque mágico: el fenómeno de la bioluminiscencia en el que cientos de miles de organismos generan destellos de luz azul turquesa y verde, iluminando el mar de noche.

La luz propia de estas bahías se observa en varios puntos de la costa de Oaxaca, y Quintana Roo, así como en Baja California o la Rivera Nayarit.

Dicho fenómeno romántico, que hace a las playas mexicanas tener luz propia, es originado por microorganismos como algas plancton y diminutos crustáceos que al aparearse, defenderse o atraer a sus presas, producen una reacción química, en la que se oxida la sustancia llamada luciferina.

Aunque la capacidad de crear luz se presenta con mayor frecuencia en ecosistemas marinos, también se puede apreciarse  en hongos invertebrados.

Según explica Verne, la bioluminiscencia puede contemplarse en persona pero resulta muy complicado captarlo con un celular o con una cámara o con un celular. Hace falta un equipo fotográfico de alta exposición para fotografiar la luminiscencia del agua. Por ello, es posible desconfiar de las imágenes que se encuentran en internet o en redes sociales.

Muchos turistas interesados en observar el fenómeno, esperan cuando baja la marea, pues en la orilla de la arena, cientos de microorganismos con alta concentración de luciferina se acercan a la orilla. Éstos, son utilizados por los viajeros para pintarse el cuerpo.

El biólogo de la UNAM, Ixcóatl Maldonado, en entrevista para Verne, dijo que el fenómeno de bioluminiscencia está relacionado con la temperatura del agua: «En las temperaturas más cálidas, es más común», dice.

Entre los populares sitios mexicanos donde ocurre esto se encuentra la isla de Holbox, en el Caribe. Ahí, la escasez de luz y sus playas poco profundas lo han convertido en un buen punto de observación. Durante las noches de mayo a septiembrem en la playa aparecen luces azules flourescentes. Los mejores medios de transporte para llegar a las zonas donde se puede ver el fenómeno es un carrito de golf, con un costo de 200 pesos por persona o durante un paseo en bicicleta, que tiene un precio de 150 pesos.

También la costa de Chacahua, Oaxaca. En dicho lugar la bioluminiscencia en tonos plateados, verdosos y azulados le dan un aspecto hipnótico al lugar. De agosto a marzo es la mejor temporada para ver el espectáculo. Los recorridos guiados son, preferentemente, sin la luz de la luna, para que el fenómeno se aprecie mejor.

También la playa de Xpicob en Campeche, Bucerías en Nayarit, la isla del Espíritu Santo en Baja California Sur y las lagunas de Manialtepec en Oaxaca, donde también se organizan excursiones grupales para contemplar el color de agua azul.

En Manialtepec, el fenómeno prevalece en temporada de lluvia, por lo que el mejor mes para visitarla es en septiembre. Para los más aventureros el recorrido es en kayak.

La Bahía Bucerías, en Nayarit, es un lugar turístico con un sinfín de actividades. Ofrece este destino desde paseos en bicicletas, nado con boggie, y surf. Aquí, las luces parecen una lluvia de estrellas que se alborotan con el golpe de las olas. Cuando el agua se retira, los pequeñitos seres dejan su marca en la arena.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.