El miedo llega y condiciona.

El distanciamiento social por el miedo al contagio

Autor: Juan Blanco
Frente al temor de una pandemia que nos aqueja y golpea de manera creciente,se vislumbran cambios en los comportamientos colectivos.

Las crisis durante la historia de la humanidad hablan de que en muchos casos los hábitos o modismos cambian.

Frente al temor de una pandemia que nos aqueja y golpea de manera creciente,se vislumbran cambios en los comportamientos colectivos.

Junto al miedo que ocasiona, hay diversas formas de reaccionar. Primero transitamos la negación o minimizar la gravedad, para luego pasar acatar las medidas de manera más drástica.

Existe el acatamiento de las medidas sanitarias y gubernamentales, pero también la evasión de las mismas.

El distanciamiento social por el miedo al contagio, la búsqueda de chivos expiatorios sobre la base de actitudes discriminatorias y racistas, entre otras.

La circulación de la información es un punto crucial para comprender contextos de crisis.  En esta dinámica, surgen los rumores y las fake news.

En una época caracterizada por la post verdad y en donde en las redes sociales no discriminan lo verdadero de lo falso.

El papel del rumor sigue siendo relevante.

Desde el punto de vista histórico, habría que considerar los aspectos técnicos y materiales, así como las estructuras sociales, políticas y económicas, en donde actúa el rumor.

Actualmente, estamos frente a una pandemia de carácter global. Lo que nos pone frente a una situación inédita en los últimos tiempos.

El miedo al contagio de la enfermedad siempre se ha dado durante las epidemias. Pero en este caso se agrava por las características especiales del virus. Detrás del miedo al contagio está el miedo a la muerte, uno de los principales temores del ser humano históricamente.

El miedo nunca aparece solo, va acompañado de otros y se manifiesta de múltiples formas. 

Con el avance de la ciencia y tecnología, la sociedad contemporánea tiene otros mecanismos para lograr seguridad.

Como medidas de higiene efectivas, vacunas, medicamentos, estructuras sanitarias avanzadas y personal sanitario especializado.

A partir del siglo XVIII se ve un retroceso de la inseguridad, que se vincula con el hecho de que el sentimiento de seguridad se fue secularizando, en la medida que las seguridades se multiplicaban a todo nivel en el Occidente moderno. 

La incertidumbre alimenta el temor y a la larga, produce angustia.

Que es un sentimiento global de inseguridad. Por eso, en esta coyuntura crítica, lo más importante es mantener la calma. Seguir las medidas preventivas dictadas por los especialistas.

Y cumplir con las restricciones que se necesiten. 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat