El martirio del «Tanque» Silva: «Esto es una injusticia, no me van a retirar»

El delantero uruguayo continúa sancionado por el resultado de un test: estaba haciendo un tratamiento de fertilidad para tener otro hijo.

Santiago Silva está atravesando el momento más delicado de su carrera. Continúa pagando la sanción que le impusieron por el resultado de un test realizado tras un partido, decisión que no duda en calificar de «injusticia».

«Me tocó un tratamiento de fertilidad y tenía que nivelar algunas hormonas y, cuando dejé de lado, saltó más elevada la testosterona. Y bueno, en un partido de Gimnasia contra Newell´s fui al control y después de tres meses, ya estando en Argentinos, me dan la notificación. Llega un telegrama a casa», contó en el programa «90 Minutos de Fútbol».

Corría octubre de 2020 cuando el uruguayo se enteró que no podría jugar al fútbol durante los próximos dos años. ¿Cómo está hoy? «Como me ves en la cancha, peleándola. No me dejo caer. Tengo una familia que me apoya y tengo una carrera que me avala. Me toca vivir este momento no positivo, pero todo lo intento pasar todo para el otro lado», dijo quien hoy tiene 40 años.

«Lloré, le pusieron una piedra al final de mi carrera»

Fiel a su estilo de no rendirse jamás, «El Tanque» dejó en claro que será él quien decida cuándo ponerle punto final a su estadía en los campos de juego. Además, confesó lo mucho que lo golpeó la noticia cuando la escuchó por primera vez.

«Lloré, son 22 años de carrera, en vez de ponerle frutilla a la torta, le pusieron una piedra. Me da impotencia», dijo, antes de agregar que «yo me voy a retirar cuando tenga ganas, a mí no me van a retirar. Estoy convencido, me conozco».

Más adelante, comentó lo injusto que considera la vara con que se miden las sanciones, sobre todo porque a varios jugadores acusados de cosa más graves, como ejercer violencia de género, no se es tan riguroso. «A un tipo que quiere tener hijos, lo suspendés dos años y a otros que tienen otro tipo de problemas sociales, le das menos tiempo o nada directamente. Con mi caso deben tener sentido común desde la Justicia, no queda otra explicación», manifestó.

«A los momentos malos hay que pasarlos por arriba»

«Son momentos malos. A todos nos tocó vivirlos. Aprendí a lo largo de mi carrera que a los momentos malos hay que pasarlos por arriba. Esto es una injusticia. Me toca vivirla, pero la voy a eludir», siguió Silva, para luego adentrarse en la reacción que el hecho tuvo dentro de su familia.

El experimentado goleador contó que «mi señora fue la más golpeada. Estamos hablando de tener familia, de tener un hijo, ¿no? Estamos peleándola. Gracias a Dios yo tengo dos hijas, pero estaba buscando uno más. Tengo amigos cercanos que la están padeciendo, pero bueno. Acá estamos».

Terminó hablando sobre cómo ve el horizonte: «Me queda un año más de suspensión. Hoy estoy sin equipo y viviendo una injusticia; pero la sigo peleando. Ahora estoy esperando una determinación de la Justicia ordinaria, a la que acudí inicialmente. Y por lo que se ve, esa decisión no cayó bien. Jugó en mi contra para que desde la Comisión Antidopaje nacional, que ahora está unida con AFA, me sancionen por dos años».

2 Comentarios
  1. corsariosalgari dice
    Por un lado, sigue siendo poco serio que los resultados de un análisis antidoping se conozcan tres meses (en Uruguay son seis) después del partido. También es cierto que hay una responsabilidad del deportista por no avisar previamente de los medicamentos que consumía. Y si puede probarse la afirmación del jugador, me parece que ya está. Y sigue siendo poco serio que un equipo pueda dopar a todo el plantel y no recibir la más mínima sanción. Sólo se le cae al jugador.
  2. Graciela Piñero dice
    Igual al Morro está padeciendo una injusticia y. después nadie da la cara !!! ES un negocio para unos cuantos!!!! Fuerza tanque todo nuestro apoyo

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat