Zelmar Michelini presidió la reunión constitutiva del FA en el Palacio LegislativoEl impetuoso devenir del Frente Amplio

El miércoles 5 el Frente Amplio celebró su 42 aniversario. Ese mismo día, falleció uno de sus fundadores, Reinaldo Gargano, presidente del PS. Ideario reconstruye la ceremonia inaugural de esta fuerza política, hoy en el gobierno, y el contexto que creó las condiciones para su creación, como alternativa progresista y redemocratizadora, ante un Uruguay, agobiado por los cuatro años de autoritarismo oligárquico del presidente colorado Jorge Pacheco Areco.

0

El mes de diciembre de 1970 concluyó con dos hechos políticos relevantes: el Movimiento Por el Gobierno del Pueblo (lista 99), liderada por el senador Zelmar Michelini, resolvió romper con el Partido Colorado (4-5/XII), y el Movimiento Blanco, Popular y Progresista (MBPP), del senador Francisco Rodríguez Camusso, hizo lo propio con el Partido Nacional (7-XII). Los dos grupos, señalaron en sus declaraciones que en las formaciones partidarias tradicionales, las corrientes por entonces dominantes, obturaban toda posible salida real a la crisis (el pachequismo y la 15, entre los colorados; el echegoyenismo, triunfador en 1966, entre los blancos). La alternativa era una alianza política, más amplia, con un programa concreto de soluciones de signo antioligárquico y antiimperialista, candidatos únicos al gobierno y las intendencias; formas organizativas y autoridades comunes.

La búsqueda de convergencias de la oposición al pachequismo se dio de múltiples formas. Una reciente investigación señala que “entre junio y julio de 1970, ya se perfilaba con claridad un pacto tácito”, ubicando entre los principales negociadores a “(Rodney) Arismendi (secretario general del Partido Comunista, PCU), (Juan Pablo) Terra (timonel del PDC), (Zelmar) Michelini (de la entonces oposición batllista), (Francisco) Rodríguez Camusso (senador blanco, formado en la lista 51 de Daniel Fernández Crespo)” (“Seregni, la unidad de las izquierdas”, Gerardo Caetano, Salvador Neves, EBO, 2012).

El 7 octubre de octubre de 1970, un grupo de personalidades suscribió una declaración, en la que advirtió  sobre la “crisis estructural”, y la “regresividad y la violencia” entronizada en el país, planteando la necesidad de crear una herramienta política unitaria. Entre otros, el documento fue rubricado por el director del semanario Marcha, Carlos Quijano, el general retirado Arturo Baliñas, Oscar H. Bruschera, Héctor Rodríguez, Carlos Martínez Moreno.

Para Bruschera, en un ensayo analítico publicado quince años más tarde, “No cabe duda que (las escisiones de Michelini y de Rodríguez Camusso), fueron el hecho histórico que posibilitó la formación del Frente Amplio en febrero de 1971” (“Las décadas infames, análisis político 1967-1985”, Linardi y Risso, Hoy es Historia, 1986).

El 8 de enero de 1971 -el decisivo año de las elecciones-, surgió el Frente del Pueblo, que definió doce puntos programáticos aglutinadores y planteó un formal llamado a todas las organizaciones dispuestas a crear un Frente Amplio (FA) a reunirse el 5 de febrero siguiente. La convocatoria estaba suscrita por la lista 99 (Michelini, secretario general; Hugo Batalla, presidente de turno), y el Partido Demócrata Cristiano (diputado Juan Pablo Terra, presidente; José Luis Cogorno, secretario general).

En una mañana lluviosa de aquel 5 de febrero, en el Palacio Legislativo, se concretó finalmente la ceremonia constitutiva del FA. Se hicieron presentes once organizaciones políticas (entre ellos cuatro partidos: PC, PDC, PS, POR); el Comité Ejecutivo de los independientes que hicieron la convocatoria del 7 de octubre de 1970, y una decena de invitados especiales: el presidente de la central de trabajadores (CNT), José D´Elía, ex parlamentarios, como Angel María Cusano del herrerismo, o Arturo Dubra del PS; el maestro Julio Castro, subdirector de Marcha; dos generales que se habían apartado del Ejército, por discrepar con el pachequismo, como Líber Seregni (después nominado candidato presidencial del FA para noviembre), y Víctor Licandro (ver recuadro con la nómina completa).

El acto comenzó a las 11.15. Michelini, en nombre del Frente del Pueblo, dio la bienvenida a los presentes. Lo siguieron en el uso de la palabra, Terra, Arturo Baliñas (un general retirado, por los independientes del 7 de octubre), José Pedro Cardoso (PS), Héctor Rodríguez (GAU), Luciano Da Silva (MRO; su líder, el diputado Ariel Collazo, estaba fuera del país), Jorge Durán Mattos (un disidente del Partido Nacional), Bonavita (Fidel), Luis Naguil (POR), Jorge Andrade Ambrosoni (MS, los socialistas frugonianos), Arismendi (PCU), Rodríguez Camusso (MBPP), y Michelini, que cerró el acto, convocando al “rescate de los ideales de libertad ideológica, política y económica”.

“En la construcción de esta gran herramienta política, lo esencial es la acción unida para enfrentar a la oligarquía y el imperialismo y conquistar la segunda independencia”, subrayó Cardoso. “Nos sentimos muy cómodos junto a los hombres venidos de los partidos tradicionales y a todas las demás organizaciones políticas integradas para esta empresa de liberación nacional”, afirmó Héctor Rodríguez. “Marchamos juntos, hermanados, blancos nacionalistas con hombres de origen colorado batllista, o con quienes están iluminados por el Evangelio o inspirados por el trascendental, claro y profundo humanismo de Marx”, sintetizó Rodríguez Camusso.

Terra aseveró: “asistimos a uno de los actos más trascendentales de la historia uruguaya”. “Nosotros estamos  fraternalmente en este FA, sin sectarismos, codo con codo con hombres de otras ideologías de otros partidos, con todos los que han construido las bases de este amanecer que se levanta en el horizonte de la patria-afirmó Arismendi- Como dijo el poeta: `si un hombre solo solo sopla, mueve una hoja; pero si todo un pueblo solpa, se desata la tempestad”.

A la hora 17 de ese día, en la sede central del PDC en Plaza Cagancha 1371 (en la planta alta del actual Mercado de los Artesanos), se reunió el primer plenario, que integró una mesa ejecutiva de once miembros (ver recuadro), El FA empezaba a dar sus primeros pasos. Otras organizaciones importantes, se sumaron a este movimiento poco después (es el caso de la Unión Popular, de Enrique Erro, que sería electo senador en noviembre; o la agrupación colorada que lideraba la entonces senadora Alba Roballo).

La mesa ejecutiva aprobó una declaración constitutiva, se integraron varias comisiones (Programa, Compromiso Político, Organización, Jurídico-Electoral). El lunes 22 de marzo, la mesa propuso por unanimidad que Seregni encabezara la fórmula presidencial frentista. El 24, el plenario definió el nombre de los candidatos comunes: Seregni y Juan José Crottogini, un prestigioso profesor de la Facultad de Medicina, que había sido su decano, integrarían la primera fórmula al gobierno. Por su parte, Hugo Villar –otro médico, y director el Hospital de Clínicas Manuel Quintela- se convirtió en el postulante de todos al gobierno de Montevideo.

El 26 de marzo se realizó un acto de masas (unas 60 mil personas) en la Explanada Municipal de Montevideo donde Seregni habló por primera vez. Al final de su discurso, Seregni, dijo: “Y antes de irnos, una invocación que nos brota de lo más profundo del alma. Padre Artigas: aquí está otra vez tu pueblo: Te invoca con emoción y con devoción y bajo tu primera bandera (la de Otorgués, que pasaría a ser uno de elementos identitarios del FA), rodeando tu estatua, te dice: otra vez, como en la Patria Vieja, padre Artigas, guíanos…”.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.