El fútbol volvió en Alemania adaptándose a la «nueva normalidad»

Estadios desiertos, festejos a distancia (casi siempre) y estrictas medidas de higiene formaron parte del regreso de la Bundesliga.

0 143

La «nueva normalidad» de que hablan varios mandatarios del mundo, entre ellos Luis Lacalle Pou, se hizo presente en la reaparición de la Bundesliga, que concitó la atención de los futboleros y les permitió ponerle fin a su abstinencia.

La primera división alemana ofreció ayer seis partidos, que se debieron apegar al riguroso protocolo que será ley en tiempos de pandemia. Test a todos los jugadores el día previo al partido, estadios desiertos (se habla que no habrá hinchas en las tribunas hasta 2021), mascarillas para todos los suplentes (la única excepción es el entrenador), que deben tener entre sí una distancia de metro y medio, extremas medidas de higiene y conferencias de prensa virtuales son algunas de las exigencias de las autoridades.

Sin embargo, los hinchas estuvieron simbólicamente en muchos estadios, pues diversos clubes hicieron réplicas de cartón de las caras de cientos de sus hinchas, que acompañado de un sonido ambiente con cánticos pregrabados ofreció un marco que ningún futbolero imaginó jamás.

¿Cuenta como festejo?

La prohibición del contacto físico es una de las reglas fundamentales para evitar la propagación del coronavirus. Por eso, nada tiene de extraño que las autoridades alemanas le bajaran el pulgar a cualquier posibilidad de un festejo tradicional, que incluyera abrazos, besos o cualquier otra forma de contacto directo.

Eso hizo que se registraran varias postales inusuales, como la de los festejos de los cuatro goles que Borussia Dortmund le metió al Schalke 04 para llegar a 54 puntos, uno menos de los que tiene Bayern Múnich, que hoy a las 13.00 horas se las verá con Unión Berlín.

Saludos con los codos o intercambios de sonrisas a la distancia fueron algunos de los métodos escogidos por los aurinegros, como puede verse en las imágenes que ilustran esta nota.

El goleador colombiano Radamel Falcao reaccionó ante las atípicas celebraciones, y se preguntó si tienen demasiado sentido considerando el contacto físico constante que supone el desarrollo del partido.

«Viendo el retorno del fútbol me pregunto: ¿existirá una razón técnica para que no se permita el abrazo en los goles? Durante todo el partido estamos en constante contacto. ¡En un tiro de esquina están los defensores encima tuyo! En las barreras están todos juntos», escribió el «Tigre» en las redes sociales.

Y parece que algunos jugadores estuvieron de acuerdo con el artillero colombiano, pues en otros partidos hubo futbolistas que no pudieron deshacerse de sus hábitos. En el triunfo de Hertha Berlín por 3-0 sobre Hoffenheim, a las celebraciones no faltaron abrazos, subidas a caballito y un beso. Ese cariñoso y poco recomendable gesto fue replicado por Marcus Thuram, que en la victoria del Borussia Monchengladbach ante Eintracht Frankfurt celebró de ese modo.

Es que la nueva normalidad demanda adaptarse a nuevas reglas, y a algunos les resulta más fácil que a otros.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.