El emprendedurismo es cada vez más común en las mujeres

Cada una con su negocio propio

0 105

En la actualidad, es muy común ver mujeres que llevan adelante su propio negocio o emprendimiento. Muchas veces estos se vinculan con la venta de ropa, artesanías, tejido o alimentos. Para ver conocer esta realidad, analizamos el emprendedurismo en Uruguay y en los países del mundo.

El emprendedurismo es algo que se ha vuelto algo normal en los tiempos que corren, ya que cada persona quiere ser su propio jefe y hacer las cosas a su manera. Obviamente, esto no solo les pasa a los hombres sino que también a las mujeres, quienes desarrollan muchos de estos negocios con éxito y son el sustento de sus vidas y sus familias.

En Uruguay

Según un informe de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII), «existen 60.205 emprendedores, que constituyen un cuatro por ciento de la población ocupada en Uruguay».

El estudio dice que del total solo un 29 por ciento son mujeres, lo que equivale a 17.459 personas.

Tipos de empresas a cargo

Según datos extraídos de la última Encuesta Nacional de Mipymes realizada por la Dirección de Pequeña y Mediana Empresa del Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM), el 74 por ciento de las mujeres emprendedoras tienen empresas unipersonales. En segundo lugar se encuentran las Sociedades de Responsabilidad Limitada (SRL) con el 10 por ciento.

El 58 por ciento de éstas ocupan los sectores de la enseñanza, servicios sociales y de salud, arte y entretenimiento. A su vez, el 46 por ciento se destacan por su participación en hoteles y restaurantes.

Consultadas por LA REPÚBLICA acerca de su programa Más Emprendedoras, desde la Organización de Mujeres Empresarias del Uruguay (OMEU) expresaron que el 54 por ciento de las mujeres se ubican en el sector servicios y solo un ocho por ciento en la industria. Por su parte, el 38 por ciento restante lo hace en el comercio.

En el mundo

En la segunda encuesta anual de Emprendedurismo Mundial elaborada por la empresa Herbalife Nutrition se examinaron los desafíos que enfrentan las mujeres en sus lugares de trabajos y la meta que tienen de abrir su propio negocio.

La encuesta, que fue realizada a 9.000 mujeres de 15 países, indicó que el 72 por ciento aspira a iniciar su negocio. Esta cifra se descompone en un 50 por ciento que todavía no lo tiene y en un 22 por ciento que sí lo posee, aunque le gustaría iniciar otro.

Ejemplo de emprendedora

Uruguay cuenta con un gran número de mujeres emprendedoras. Una de ella es Patricia Pita, propietaria de una tienda de ropa en Maldonado llamada Puro Flow Vintage.

Además, hizo historia en el automovilismo uruguayo al ser la primera mujer en correr en rally, modalidad que se corre por los caminos de las distintas ciudades. Por si todo eso fuera poco, trabaja en el taller mecánico Pita Motors, una empresa familiar ubicado en Maldonado.

Consultada por LA REPÚBLICA acerca del origen de su tienda de ropa, Pita dijo que este surgió por el 2008 o 2010, cuando comenzó a vender en ferias de ropa de Punta del Este. «Era algo que se usaba antes, alquilaban stands y se ponía música en vivo. Ese evento se llamaba Puro Flow y luego terminó siendo el nombre de esta tiendita que la tengo en el garaje de mi casa», acotó.

La tienda está dividida en dos partes. «Por un lado tengo toda la ropa usada, de segunda mano, que tiene un público específico que es el que busca ropa de marca con poco uso y más barata. Por el otro lado tengo la ropa vintage que es antigua y más retro», remarcó.

Pita comentó que se siente más emprendedora por su carrera deportiva que por lo comercial o laboral. Admitió que le fue difícil entrar en el mundo del automovilismo, pero sobrepasó ciertas barreras y ahora otras chicas la ven como una referente en este ambiente y en el de la moda.

Agregó que la pasión que siente por la ropa la heredó de su madre, que tuvo su propia marca de ropa interior. A su vez, de su padre heredó la pasión por el Rally.

Pita se capacitó con cursos cuando era adolescente y luego, más de grande, con cursos específicos de diseño. Esta fue la parte más difícil ya que le fue «complicado encontrar gente que haga las cosas como vos queres. Vos diseñás algo y a veces no queda como uno imaginaba», narró.

«Hace dos años que volví a Uruguay, luego de vivir afuera por mi carrera deportiva, y empecé a trabajar en la empresa familiar que es el taller mecánico, pero necesitaba tener un ingreso que fuera 100 por ciento mío. Mi mamá siempre me inculcó la idea de que la mujer tiene que tener independencia económica», subrayó.

Por último, dijo que «el mundo de la moda ha crecido mucho desde cuando yo arranqué en 2008. El diseño retro en Uruguay no se veía tanto y ahora se la ha dado más lugar a las marcas uruguayas».

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat