Ostojich debió expulsar a Canobbio y amonestar a Gargano; Bergessio estuvo bien echadoEl clásico tuvo más polémicas que fútbol

3 380

Ninguna charla futbolera, sea virtual o callejera, girará alrededor de una actuación memorable o una jugada de esas que no se olvidan.

Es que la pelota fue bastante maltratada durante el clásico, en el que el juego virtuoso brilló por su ausencia. Pero, para alegría de los debates que inevitablemente se generarán entre los hinchas, las polémicas dijeron presente.

El principal error

La terna arbitral por Esteban Ostojich, Richard Trinidad y Javier Irazoqui no se fue del clásico agobiada por las decisiones polémicas pero, como habitualmente ocurre, tampoco lograron escaparse completamente de las críticas.

Sin lugar a dudas, el punto más bajo de su desempeño clásico tuvo lugar a los 44′ del primer tiempo. Primero que nada, al no cobrar una clarísima falta de Matías Viña sobre Agustín Canobbio, que debió valerle la amonestación al lateral.

De esa misma incidencia siguieron brotando polémicas pues, mientras el jugador aurinegro se quedaba en el piso dando muestras de dolor, Rodrigo Amaral se le fue encima, acusándolo de estar simulando.

Canobbio se levantó rápidamente y quedaron enfrentados cabeza con cabeza, lo que hizo acercarse a los compañeros de ambos y terminó con la clásica escena de empujones y reclamos por todas partes.

Cuando se calmaron las aguas, Ostojich decidió amonestar solamente a Amaral, decisión incomprensible dado que Canobbio (quien ya estaba amonestado) hizo los mismos méritos que su colega para ver la amarilla, que en su caso habría sido sinónimo de roja.

Otro que la sacó regalada en esa jugada fue Walter Gargano. El «Mota» fue quien con más vehemencia se le fue encima a Amaral, a quien le tiró un codazo que lo hizo merecedor de una tarjeta que no recibió.

Se nubló «Lavandina»

En la columna de los aciertos, al árbitro hay apuntarle la expulsión de Gonzalo Bergessio. El delantero tricolor se ganó dos amarillas por faltas tan evidentes como innecesarias, que forzaron a Nacional a jugar todo el segundo tiempo con un hombre menos.

Al cordobés le faltó lucidez. En ese caso, el error fue suyo, no de los árbitros.

Las cosas le salieron mejor a Gutiérrez que al «Memo»

En la lucha táctica que tuvo lugar en el clásico, fue el entrenador de Nacional quien salió victorioso. Simplemente porque su equipo llevó a cabo con mayor efectividad su plan, mientras que Peñarol no pudo sacarle todo el jugo a la propuesta de Diego López.

En el balance, los aurinegros tuvieron más tiempo la pelota, pero los tricolores lograron mantener casi todo el tiempo alejado el peligro de su arco. Esto fue principalmente evidente en la segunda parte, que Nacional afrontó en desventaja numérica por la expulsión de Gonzalo Bergessio.

En la batalla que eternamente se libra en el mediocampo, Nacional tuvo mejores resultados. Ahí no incidieron los entrenadores, sino los rendimientos: en Peñarol, el «doble cinco» Gargano- «Cebolla» tuvo un partido flojo, mientras que la contención alba, con Neves y García, ofreció una actuación más solvente.

Nacional también limitó el juego por las bandas de Peñarol, obligando a centralizar su fútbol y llevar el partido al terreno que más le convenía.

A la hora de los cambios, el «Guti» apostó por hombres ofensivo pese a estar con 10. «Memo» hizo lo mismo, pero ni Gastón Rodríguez ni Fabián Estoyanoff tuvieron una incidencia positiva.

La pelota quieta, una pesadilla para ambos

A la hora de preparar y entrenar el plan defensivo, las pelotas quietas ocupan siempre un papel importantísimo. Nadie ignora el peligro que estas traen aparejadas, y justamente por eso ningún equipo debería dormirse en su presencia.

Sin embargo, tanto Peñarol como Nacional mostraron falencias en la defensa de las pelotas quietas (o virtudes en el ataque de ellas, según cómo se mire), al punto que esta fue la vía por la que ambos llegaron al gol ayer en el Campeón del Siglo.

El primero en lastimar fue Nacional: el centro de Amaral cayó en el área chica, delante de Gonzalo Bergessio, la principal amenaza alba. Nadie llegó a tiempo a ponérsele delante, y esto le permitió llegar a rozar una pelota que se desvió en el «Cebolla» y terminó en gol en contra.

En la otra área, Nacional tomó una siesta comparable a la de Peñarol permitiendo que un central ganara en el primer palo, lo que dio a pie a que el «Toro» Fernández peleara con Corujo una pelota que tocó el brazo del defensa antes de terminar en su propio arco.

De modo que las fallas en las pelotas quietas fueron un dolor de cabeza que compartieron ambos entrenadores.

También podría gustarte
3 Comentarios
  1. Futbol Corrupto dice
    AFANO !!!!! CHOREO, ROBO, es por eso que a nivel continental no le ganan a nadie porque no reciben favores de los referis, el campeonato uruguayo es el unico en el mundo donde una institucion no juega de visitante, simplemente es de terror.
  2. alfredo alsamendi dice
    Por favor. Es cierto que correspondía sancionar la falta, amonestar a Viña., y en todo caso también a Canobbio después (hubiese sido expulsado), pero de ahí a habalr de afane…Nacional comparte el 7o puesto de la tabla con Rampla y gracias. Para todo lo que gastó es un fracaso enorme. Y no son los Árbitros ni los periodistas los que votaron a los dirigentes de Nacioanl ni armaron el plantel .
    1. Jose dice
      Peñarol 1 y afuera de la copa nacional 7 u en octavos de la libertadores prioridades que le dicen

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.