Se define como una "convencida" de la unidad de país, afirma que sólo se sale adelante con el trabajo colectivo "no es sólo un partido, es el esfuerzo de todos"«El ciudadano tiene el poder y lo ejerce, con su voto: si no estás conforme, el día de las elecciones pensá solucionarlo»

2 914

La diputada Lourdes Rapalín, electa legisladora suplente en el 2014 por el sector Todos que lidera Luis Lacalle Pou, decidió, hace un tiempo, incorporarse a la corriente que encabeza Verónica Alonso. Como es sabido en los últimos días, la senadora dio un golpe de timón pasándose a filas de Juan Sartori, bajándose de su candidatura presidencial.

De las repercusiones políticas, de su trabajo y proyectos, la diputada conversó con La República.

Te uniste a Verónica Alonso y ella decidió hacerlo a Juan Sartori, ¿Cómo procesaste estos cambios?

Mi posición sigue siendo estar acompañando a Verónica, y ahora uniéndonos a la candidatura de Juan Sartori. Esto me gusta muchísimo, porque yo soy una «outsider» también, tengo mucho lenguaje en común, sé lo que es empezar de cero, sé qué significa que te cierren las puertas cuando nadie te conoce y sé de los que vienen a golpearte la espalda cuando tu nombre empieza a tener reconocimiento.

Lo escucho hablar y me apasiona hacerlo; cuando habla de fuentes de trabajo él transmite lo mismo que yo siento, el deseo de generar más posibilidades para las personas. Algunos me han dicho que es un disparate lo de los 100 mil puestos de trabajo que prometió, ¡claro que no lo es! ; estamos hablando de 2.5 personas por día por departamento, eso no es ningún disparate, pero eso lo sabemos quiénes estamos acostumbrados a generar puestos de trabajo. Está claro que no es lo mismo hablar de una empresa que hablar de Estado, pero él tiene sus fundamentos para esta promesa.

Se lo acusa que toda su campaña está basada en «su gran billetera»

Para hacer política tenés que tener dinero, no queda otra, tenés que hacerte un lugar.

¿Cómo él puede hacer esto si no invierte fuerte en su campaña? – no lo conocen, no viene del mundo de la política, aunque en esto de aprender a conocerlo me sorprendió que su madre sí había tenido un pasaje por la política, en definitiva las críticas siempre van a existir, como existen en cualquier ámbito.

Todos hemos escuchado en el mundo empresarial cuando alguien tiene éxito la frase recurrente «algo habrá hecho, en algo raro anda», somos un país que castiga el éxito. ¿Cómo no se va a poder salir adelante en nuestro país trabajando honestamente?, claro que es posible.

¿Se corre un riesgo en quien tenga más dinero haga mejores campañas que consigan votos, dejando en segundo plano las ideas?

Primeramente, no creo que nadie vote a Juan Sartori por ser millonario.

Pero es cierto, ese riesgo está, porque cuando más disponés de dinero tu campaña es más fuerte, pero el dinero no compra la simpatía de la gente, ha habido otros casos de políticos con grandes inversiones que no lo han logrado.

El dinero también te da la posibilidad de contratar a los mejores asesores, a los mejores expertos en todas las áreas, para armar el mejor plan de gobierno, ese es un gran diferencial a la hora de las propuestas.

Verónica Alonso ha tenido una posición muy crítica a la llamada «nueva agenda de derechos», por ejemplo: militó fuertemente contra la ley trans, ¿tenés posición personal tomada en estos temas?

No, no tengo una posición personal definitiva, por ejemplo en la ley trans tengo puntos en lo que pueda estar más o menos de acuerdo, pero no lo estoy en lo que afecta a los niños, simplemente porque cuando somos adultos, somos libres, decidimos que hacer con nuestra vida. Está bien, deben existir leyes que protejan a las personas que son vulnerados en sus derechos, los seres humanos por naturaleza no sabemos respetar al otro y debe haber justicia. Pero no estoy de acuerdo en la introducción de la ideología de género en las escuelas, porque hablamos de niños y de querer quitarle la potestad que los padres tienen sobre la educación de sus hijos, en este y en todos los temas. Lo que te decía no tengo una posición definitiva, puedo estar de acuerdo en algunas cosas y en otras decididamente no.

¿Sentiste discriminación por tu condición de mujer en la política?

Sí, claro que sí. Lo tengo muy claro, el tema es que no me considero menos que nadie, no tengo problemas de autoestima, me pueden cerrar una puerta que la voy a golpear todas las veces que sea necesario para abrirla. Ganarse el respeto es un «trabajito» de todos los días, el techo de cristal, que existe, lo atravieso, no me detengo, hay que estar convencida en que es posible lograrlo.

Esto es mi caso personal, no quiere decir que no exista, existe discriminación y por eso soy la primera defensora de la lucha para tener igualdad de oportunidades para las mujeres, porque como decía, en mi caso logro lo que quiero, pero si fuera hombre seguro no debería estar luchando tanto.

Has trabajado mucho en el tema infancia, ¿por qué se hace difícil avanzar en estos temas?

Te voy a decir algo que puede sonar duro, todo lo que tiene que ver con la infancia y sus derechos no avanza porque los niños no votan, por lo tanto hay pocos peleando por ellos.

Ahora estamos trabajando en la presentación de un proyecto de ley de adopción, la ley que rige actualmente no es mala, pero tiene muchos errores, por ejemplo no tiene plazos definidos, faltan controles para corregir las fallas, el resultado es una gran cantidad de niños y personas en espera. Una situación que angustia a las familias que están decididas a adoptar, imaginate a los niños que llevan años institucionalizados y que necesitan ese amor de familia que les cambie la vida.

Hablamos, nos quejamos…, este también es un tema de inseguridad, cada uno da lo que tiene, nadie puede dar lo que no recibió jamás, ¿pretendemos después que no se generen problemas? Hay hogares que hacen un trabajo maravilloso, me consta, pero hay otros que los niños son números. El respeto a la vida, al trabajo, en definitiva los valores, los que se enseñan y transmiten en familia, por eso la defiendo tanto, muchos de estos chicos no lo tienen, hay que trabajar mucho en ese sentido, para que cada niño pueda criarse en el seno de un hogar.

Has tenido idas y vueltas con la política

Me retiré a los 22 años, soy hija de un militante wilsonista que me contagió toda esa pasión por la política y la militancia, soy del tiempo de las pegatinas con engrudo … (risas). Era muy joven, me llevé muchas desilusiones, me encontré con que no podía cambiar el mundo y decidí alejarme.

Volver no fue una decisión sencilla, había que poner muchas cosas en la balanza, obviamente primero la opinión de mi familia, cuando uno se involucra en política arriesga, perdés amigos, como empresario perdés clientes, perdés el anonimato y al exponerte empezás a ser blanco de juicios infundados que te afectan a vos y a los tuyos.

Pero también te desafía, cuando verdaderamente te impulsa el deseo de hacer cosas, cuando querés aportar tu granito de arena…, volví porque sigo siendo una idealista, una soñadora, que piensa que a través de la política se puede cambiar la realidad, mejorar la vida de las personas.

También podría gustarte
2 Comentarios
  1. Bersuit Vergarabat dice
    SERIA PASAR DE GUATEMALA A GUATEPEOR, VOTAR AFUERA DEL FA, DONDE ESTE “FANTOCHE” ESTA DANDO CATEDRA, DEMOSTRANDO LA PORQUERIA DE LOS DEMAS.
    1. Rodolfo Di Caprio dice
      Tal cual de cualquier manera esta gente que se cambio de bando son traidores y asi seguira porque no sirven en sus convicciones, de cualquier manera es como dice el compañero salen de Guatemala a Guatepeor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.