#IdearioEl casillero vacío: ¿se llenó?

0 164

A fines de los 80 el renombrado economista de CEPAL Fernando Fajnzylber, nos hablaba del «síndrome del casillero vacío» para nuestra América Latina. Fajnzylber, nacido en Chile, fue director de Programa de Comercio Exterior durante el gobierno de Allende, trabajó como asesor en las Naciones Unidas, donde presidió la ONUDI, dirigió el Departamento de Desarrollo Industrial de la CEPAL, es aún después de su muerte (1991) considerado uno de los economistas de mayor influencia en la región. El casillero vacío era precisamente eso…algo que nunca había sucedido para aquel entonces en nuestra América Latina (a excepción de Cuba agregaríamos nosotros).

Planteaba entonces que, en América Latina, podían encontrarse a través de los años etapas de crecimiento rápido que habían provocado o se basaban en una distribución más inequitativa de los ingresos. Otros períodos con lento crecimiento y aumento de la desigualdad en el mismo plano, también eran comunes en el continente, así como tiempos de baja o estancamiento en el Producto con mayor equidad en la distribución de los ingresos. Lo que no se constataba en la región era algún proceso de crecimiento rápido con equidad redistributiva. Podría explicarse con el siguiente esquema:

Una década después (1998) aparecía una obra infaltable para cualquier estudioso de la región: «Progreso, pobreza y exclusión: una historia económica de América Latina en el siglo XX» de Rosemary Thorp, en la que se descubre la enorme transformación del PIB y las instituciones de América Latina durante el siglo, así como también la extraordinaria evolución de la desigualdad y la pobreza. Sin embargo, la misma autora culmina concluyendo que «si se desarrolla esa complementariedad y se dispone de las instituciones necesarias para darle respaldo, y si los formuladores de la política logran identificar y actuar en las áreas específicas de vulnerabilidad ante las perturbaciones externas, puede entonces que el recuadro vacío de crecimiento con expansión deje de estarlo».

¿Se llenó?

No en vano pasó el tiempo, y un año después comenzaba con Venezuela, el nuevo despertar del continente, sumándose en el 2003 Brasil con Lula y Argentina con Kirchner, Uruguay en el 2005 con Vázquez y Mujica, Bolivia con Morales en el 2006 y Ecuador con Correa en el 2007, agregándose un proceso muy breve en Paraguay que no llegó a 4 años. De hecho, si tomamos los 6 primeros países mencionados, que vivieron en estos años y hasta el 2014/15 procesos progresistas, se demuestra que se puede curar el síndrome del casillero vacío.

Esos años se caracterizaron por crecimiento acelerado con mayor equidad en la distribución de los ingresos, según se muestra en el siguiente gráfico, a través de la evolución promedio en de los 6 países del PBI y el índice de Gini que mientras menor es, implica menor concentración del ingreso.

El inicio del proceso de crecimiento acelerado con equidad en el conjunto de países comienza en el 2003 y se afianza hacia el 2005, llegando prácticamente hasta el 2014. A partir del 2008 (año de cruce) se da la máxima incidencia del crecimiento en la distribución, pocos años después de comenzado el proceso.

Luego la evolución del Gini se estanca en virtud de lo acontecido en los dos gigantes del sur (Argentina y Brasil), siendo Bolivia el único país donde continúa bajando. A partir de entonces el crecimiento del PBI en general, se muestra más enlentecido, con Bolivia como excepción, y con caídas como la de Brasil.

Y lo llenamos nomás

De hecho, lo que hicimos fue demostrar que se puede, y no es menor haber completado el esquema, llenar el casillero vacío, o curarnos por 10 años de un síndrome que parecía eterno, letal, algo así como que «siempre fue así». Cambiamos la historia, y lejos de haber llegado al fin del progresismo, por fuertes reveses electorales recientes, se adviene México con AMLO, crece y reparte Bolivia como nadie en el continente, y Uruguay se prepara para la siguiente contienda electoral con certeza de un 4º gobierno frenteamplista, como lo merecen nuestros pueblos.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.