El alcohol es la droga de mayor consumo y naturalización en la sociedad uruguaya

Estudios demuestran que alrededor de 237.000 uruguayos presentan uso problemático de esta sustancia.

«El alcohol es la droga más consumida en nuestro entorno sociocultural, de la que más se abusa y la que más problemas sociales y sanitarios causa». Así inicia la síntesis la Junta Nacional de Drogas (JND) acerca del consumo de alcohol en el país, que publicó en 2018 y actualizó en 2020.

Y es que los niveles de consumo de esta droga en el Uruguay son tan altos que, según indicó la Organización Mundial de la Salud, superan el promedio mundial. Además, es el consumo per cápita más alto de la región de las Américas y está por encima de varios países europeos.

De acuerdo con los datos del Ministerio de Salud Pública, en uruguayos de más de 15 años el consumo por año es de 11,1 litros de alcohol puro por persona. El 44% de la ingesta de alcohol corresponde al vino, un 35% a la cerveza y un 21% en otros licores destilados. Esto quiere decir que una persona promedio de Uruguay consume unos 77 litros de cerveza, 41 de vino y 6 de licores destilados por año.

La OMS informó que el alcohol es uno de los principales factores de riesgo, muertes y discapacidad en muchas partes de muertes y constituye el factor causal de más de 70 tipos de accidentes y enfermedades que provocan entre el 20 y 50% de los problemas de salud. Solo en el 2016 causó tres millones de muertes, es decir el 5% de todas las muertes a nivel mundial. Esto representa una mortalidad superior a enfermedades como tuberculosis, diabetes y VIH.

En Uruguay la situación no se aleja de la realidad mundial. En concordancia con Lanzilotta y Campella (2017), el consumo problemático de alcohol en el país repercute en costos de hasta 275 millones de dólares en la sociedad uruguaya. Esto representa medio punto del PIB anual.

Preocupante tendencia en aumento

De una encuesta que realizó el Instituto Nacional de Estadística sobre el consumo del alcohol (prevalencia) se desprendió que el 93% de las personas en Uruguay cuyas edades están comprendidas entre los 15 y 64 años tomó alcohol en algún momento de su vida; el 77% de esta misma población lo hizo en los 12 meses previos al estudio, mientras que el 59% de las personas indican haberlo hecho durante el último mes. Esta última medida es la que se usa para denominar al consumo habitual.

Los altos números no solo preocupan por sí mismos, sino que además demuestran un incremento estadísticamente importante con respecto a la última medida (2014). De acuerdo con estos estudios, la prevalencia de por vida aumentó en dos puntos; la de los últimos 12 meses lo hizo en seis puntos, mientras que el consumo habitual creció en más de siete puntos.

El consumo de alcohol incide más en los hombres, cuyo consumo habitual es del 59,4% de la población, que en la mujer (52,1%). Asimismo, también incide más en Montevideo (62,6%) que en el interior del país (56,1%).

Consumo en población joven

El efecto depresor que genera el alcohol sobre el sistema nervioso central y produce inhibición conductual y emocional es particularmente dañino en el proceso de formación y maduración de las conexiones neuronales, lo cual ocurre hasta los 21 años.

El principal problema en cuanto a esto es la edad en la que el uruguayo promedio comienza a consumir alcohol: 16,8 años. Se estima que, por lo general, el grupo más joven comienza a consumir esta sustancia a los 14 años, mientras que el 78% de la población ya probó alcohol a los 18 años.

Por otro lado, al considerarse que la alta frecuencia al consumir alcohol es un indicativo de consumo problemático, la medida no es más alentadora. Uno de cada siete personas que tomó alcohol en el último año promedia un consumo de dos o más veces a la semana. El 41% de esta población ingiere alcohol dos o cuatro veces al mes y un 10% lo hace dos o tres veces por semana.

Consumo problemático

Para hablar de consumo problemático de alcohol se consideran tres tipos del mismo: ingestas puntuales por encima del nivel de intoxicación (calculado por la OMS en más de cinco tragos), las ingestas habituales por encima de este nivel y el uso problemático y dependencia al alcohol.

En cuanto a la ingesta habitual por encima del nivel de intoxicación, la encuesta indica que el 10% de las personas que consumieron alcohol en el último año lo hicieron con abuso de consumo. Este nivel de abuso crece a medida que se consume con mayor frecuencia. Entre quieres toman alcohol una vez o menos al mes, el abuso solo ocurre en el 5% de los consumidores, en cambio en aquellos que consumen cuatro o más veces a la semana el consumo excesivo alcanza el 23,8%.

Con respecto al consumo puntual sobre el nivel de intoxicación, entre los consumidores en los últimos 30 días, se encuentra que un 26,1% de las personas consumió alcohol por encima del nivel de intoxicación por lo menos una vez dentro de ese período. Esto se traduce en más de 265 mil personas.

Dentro del grupo de personas con dependencia y uso problemático del alcohol se encuentran aquellas personas cuyas actitudes se encuadran dentro del Test de Identificación de los Trastornos debidos al Consumo de Alcohol (Audit), que desarrolló la OMS.

En Uruguay se demostró que 7,4% de los consumidores de alcohol del último año presentan signos que se encuadran dentro de dicho test. Esto quiere decir que alrededor de 102 mil personas requieren de una intervención sanitaria por consumo de esta sustancia. Lamentablemente solo el 3,4% de este grupo solicitó ayuda profesional.

Casi el 10%

Los resultados de los estudios permiten concluir que el 23,9% de los consumidores de alcohol durante los últimos 12 meses presentan uso problemático del mismo. Esto se traduce en 327 mil personas, casi un 10% de la población total, que requieren intervenciones específicas.

Aún más preocupante resulta el hecho de que hubo un aumento significativo desde la medida del 2014, que fue de 21,2%.

Naturalización de consumo

El informe concluye con mención a la percepción de riesgo sobre el consumo de alcohol, una medida que se refleja en la consideración de la población sobre la peligrosidad de una sustancia.

En este sentido, el estudio indica que de los consumidores sin uso problemático casi el 80% considera de gran riesgo el consumo frecuente de alcohol, mientras que esta cifra baja en aquellos de consumo problemático hasta el 68,3%.

No obstante, independientemente de la percepción de riesgo de las personas, el consumo no disminuye, por el contrario, tiende a incrementarse.

Esto, en otras palabras, quiere decir que el consumo de alcohol está totalmente «integrado y legitimado en la vida cotidiana y atraviesa todas las capas sociales».

3 Comentarios

  1. Perdón que discrepe, pero las drogas más consumidas son las redes sociales y los informativos, el día que se haga un uso racional de los medios de comunicación desaparecen, el alcohol, las drogas, la pornografía y hasta la caterva de políticuchos mal hablados y mal intencionados que tenemos pululando en ese universo falso de los medios.

  2. El problema es que se considere al consumo de sustancias psicoactivas como un problema per se, sin manifestar las causas sociales últimas de la problemática. Esto significa, en última instancia, imposición ideológica y perpetuación de las injusticias sociales!

  3. TENGO 79 AÑOS A MI NO ME PREOCUPA EL CLASICO VASITO DE VINO O UN WHISKY CON UNA BUENA PICADA ….PERO SI,,,,DE QUE NO SE HABLE DEL CONSUMO DE PASTA BASE ENTRE JOVENES Y MUCHACAS QUE JUNTAN PUCHOS PARA PODERLA PRENDER DENTRO DE LOS CONTENEDORES,,,,,,NINCA VI QUE TE RASTRILLEN UNA MASETA CON UNA PLANTA,,,,PARA COMPRAR VINO,,,,,,,,DIGAMOS LAS COSAS COMO SON …….LA SEGURIDAD?? DONDE ESTA?? CON ESTOS QUE NO VEN UN JABON HACE MESES Y PARECEN DE OTRA TRIBU

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Últimos artículos de Sociedad

Abrir chat