Médicos denuncian que las medidas ponen en peligro a los pacientesEEUU trata a los migrantes en hospitales como si fueran delincuentes

Los problemas detectados van desde esposar a los pacientes a las camillas y no dejarles usar los sanitarios hasta presionar a los médicos para que les den de alta.

1 192

Rom Rahimian, estudiante de Medicina que trabaja en el Centro Médico Banner-University en Tucson, Arizona, intentaba ayudar hace poco a una mujer guatemalteca de 20 años que fue encontrada en el desierto deshidratada, embarazada y en labores de parto prematuro. Pero los agentes de la Patrulla Fronteriza que estaban en la habitación del hospital complicaban el trabajo de Rahimian. (NY Times)

Se quedaron en el ala obstétrico-ginecológica mientras los doctores intentaban detener el parto prematuro. Rahimian dijo que estuvieron presentes durante todas las revisiones médicas a la mujer guatemalteca, escuchaban las conversaciones entre los doctores y revisaban los ultrasonidos. Añadió que prendían a un volumen alto la televisión cercana a la camilla de la mujer, lo que interfería con sus horas de sueño. Cuando los agentes empezaron a presionar al personal del hospital para que dieran de alta más rápido a la mujer, para llevarla a un centro de detención migratorio, los médicos intervinieron.

“Era como una carrera contrarreloj para ver si podíamos encontrarle cualquier otra situación”, dijo Rahimian. Llamó a un abogado y le preguntó: “¿Qué podemos hacer? ¿Cuáles son sus derechos?”.

Conforme aumentan las detenciones de personas en la frontera suroeste de Estados Unidos y decenas de esos migrantes que diariamente son llevados a hospitales de la zona, los profesionales de la medicina están pronunciándose en contra de ciertas prácticas de agencias del gobierno o de los hospitales. Denuncian que las medidas ponen en peligro a los pacientes o socavan las promesas para mejorar el cuidado de salud de las personas migrantes.

Los problemas que han criticado van desde esposar a los pacientes a las camillas y no dejarles usar los sanitarios hasta ejercer presión contra los médicos para que den de alta a los pacientes con demasiada celeridad o para que les den certificados que digan que los pacientes migrantes pueden ser internados en centros de detención. Los doctores afirman que no pueden realizar seguimiento de cuidado para quienes están detenidos por mucho tiempo y que los han frenado de darles información a familiares respecto al estatus de pacientes gravemente enfermos. Los proveedores de servicios médicos también indican que los vehículos de las agencias migratorias estacionados muy visiblemente a las entradas de hospitales generan temores e interfieren con el cuidado general de las personas migrantes.

Los expertos médicos dicen que los pacientes que más tienden a revisar son solicitantes de asilo recién llegados a territorio estadounidense, como la mujer guatemalteca embarazada que estaba en Tucson mientras buscaba refugio y había huido de abusos violentos por parte del padre del bebé. Esos pacientes, que casi siempre están bajo custodia por su estatus migratorio, son sujetos a medidas de seguridad pensadas para personas que han cometido delitos graves. En el caso de la guatemalteca, el personal de Banner persuadió a los oficiales fronterizos para que fuera transferida a un centro de cuidados auxiliares gestionado por voluntarios.

“A los doctores, que tenemos la obligación moral y ética de cuidar a los pacientes, nos impiden activamente la realización de las prácticas médicas como nos capacitaron para hacerlas”, dijo Kathryn Hampton, directora de programas en Physicians for Human Rights, grupo de defensa sin fines de lucro. En un reporte reciente, el grupo documentó varios casos en los que aseguran que el cuidado de la salud se vio comprometido por las medidas de seguridad para los migrantes.

Representantes de las dos principales agencias encargadas de detener a los migrantes -la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), que opera directamente en la frontera, así como el Servicio de Inmigración y control de Aduanas (ICE), que supervisa las detenciones a largo plazo- rechazaron solicitudes para discutir este tema. Al ser contactados, apuntaron hacia los estándares de supervisión de las personas que están detenidas y hayan sido llevadas a centros médicos comunitarios.

Los estándares de la CBP establecen que por lo menos un agente debe estar acompañando a la persona migrante detenida y que si es hospitalizada deben “seguir los procedimientos operativos”. Para ICE hay otros lineamientos que requieren que los oficiales de custodia transporten a los detenidos para algún tratamiento fuera de las instalaciones y que se queden con esas personas.

También los centros de salud prevén políticas que varios médicos calificaron como problemáticas. El centro Banner de Arizona, por ejemplo, tiene una regla general que aplica tanto para personas detenidas por migrar como para quienes están arrestados por delitos graves. No se les permite ir al sanitario, requiere que dos extremidades siempre estén amarradas a la camilla a menos que los doctores lo desaconsejen, les da a los agentes policiales el poder discrecional de decidir si las madres pueden visitar a su infante recién nacido y además obliga a los oficiales a quedarse con los pacientes.

En respuesta a las quejas del personal médico, los administradores en el Centro Médico Banner-University de Tucson programaron una reunión con los directores de la Patrulla Fronteriza en ese sector de Arizona para asegurarse de que se establecieran “políticas vigentes que enaltecieran los estándares más altos para el cuidado de los pacientes, su seguridad y su privacidad”, según dijo en un correo Rebecca Armendáriz, la directora de relaciones públicas del centro. Banner Health tiene veintiocho hospitales en seis estados de Estados Unidos, y la política que implementen en Arizona será aplicable para todos.

También podría gustarte
1 comentario
  1. alfredo alsamendi dice
    Alguien se fijó en los apellidos de la selección sub 20 de EEUU? Centro europeos, apellidos españoles… Un país forjado netamente por inmigrantes, que cometió un genocidio contra la población autóctona, ((recuerdan las matanzas de indios, que siempre eran los malos, en las películas del oeste?) que ahora mira por encima del hombro a los que llegan desesperados a sus fronteras…

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.