ENTREVISTAS EN TIEMPOS DE LA COVID-19Eduardo Cervieri: “Soy un hombre de teatro, siempre he sido y seré un hombre de teatro”

El actor, director, docente, dramaturgo, adaptador, narrador y pintor responde a LA REPÚBLICA cómo la lleva en esta emergencia sanitaria.

Este hombre de varias profesiones en una misma persona y todas encaradas con pasión. Fue alumno de Miguel. A. Pareja en la Escuela Nacional de Bellas Artes y de Roberto Fontana en el Instituto Italiano de Cultura cuando estudió teatro (1972/75).

Escribió una obra entrañable como “Cabrerita”, monólogo que le valió el Premio Florencio en la categoría Texto de autor nacional (2005), interpretada por Carlos Rodríguez, Florencio categoría Actor por su interpretación.

En el 2018 recibe el Premio Florencio por la obra “El charco inútil” de David Desola en la categoría “Escena Iberoamericana”.

Un gusto para nosotros entrevistar a este hombre integral de teatro como es Eduardo Cervieri.

El 13 de marzo se paralizó la actividad de los teatros debido a la pandemia, ¿cómo viviste ese momento?

La irrupción de la pandemia nos movió el piso a todos, aquí y en el mundo. El cierre de los teatros, en particular, es motivo de una gran desazón, por un lado, y de una crisis laboral por otro. Los teatristas con las salas cerradas, se ven privados de su genuina fuente de ingresos. No pueden trabajar. Actores, iluminadores, vestuaristas, maquinistas, en definitiva, todo el abanico de gente que mueve esta industria cultural, quedó desamparada. A la intemperie y sin poder desarrollar su trabajo-pasión.

Para el Día del Teatro y el 1 de mayo escribiste un emotivo poema o proclama que fue dicha por varios actores. En ese mensaje se encierra de alguna forma el espíritu del teatro, ¿cómo surgen esas palabras?

Surgieron, no sé bien cómo. Una mañana estaba frente a la compu, como lo hago diariamente, pensando en otra tarea que estaba haciendo, y de repente fueron apareciendo los versos. En el fondo se ve que tenía la necesidad de decir algo de lo que me – nos pasaba. Y el segundo paso fue las ganas de compartirlo, y ahí me doy cuenta que las redes sociales, bien usadas, son buena cosa. Y la alegría mayor fue cuando los compañeros de SUA, mi sindicato, me piden autorización para usarlo en el video institucional por el 1º. de mayo. Y ahí me vino a la memoria la frase del gran Negro Fontanarrosa cuando le pidieron si podía hacer un dibujo para ponerlo en la camiseta de su querido Central: “¿Cuánto hay que pagar?”. Y después verlo interpretado por esa “selección nacional” de grandes compañeros artistas, fue muy hermoso.

Tu diriges al grupo BancArte, que ya han actuado en varias oportunidades. En esta ocasión tuvieron que reinventar la manera de comunicarse. Cuéntanos un poco de este grupo y su trabajo.

El Grupo BancArte es una de las actividades culturales de la Fundación Banco República, y está formado por funcionarios y ex funcionarios del Banco. La Fundación tiene, además, entre sus varios cometidos, la conservación, gestión y difusión de la colección artística del Banco, la gestión del Palacio Heber Jackson (Museo del Gaucho), la Biblioteca que funciona en la propia sede de la Fundación, un maravilloso edificio de 1920, ubicado en Zabala 1520, recuperado fielmente por los Arquitectos del Banco, que merece ser visitado, y el Coro Republicanto –también integrado por funcionarios de la Institución y Conglomerado BROU, que, como el teatro, funcionan en régimen de voluntariado corporativo.
En lo específico el Grupo BancArte, que dirijo, funciona desde hace ya unos años y ha venido creciendo en forma ininterrumpida. Últimamente hemos recreado unos cuentos de Juceca que acompañaron la Muestra del Mate en el Museo del Gaucho y en la última Semana Criolla, una intervención recreando a Idea Vilariño; Paulina Luisi y Petrona Viera en el mes de la mujer, “Morosoli”, un texto mío sobre la vida y obra del gran narrador minuano, y la pandemia nos tomó ensayando “Comedias de la vida privada”, del gran humorista brasileño Luis F. Veríssimo.
Las obras se ponen en escena en la Sala de Actos del Edificio 19 de Junio, en el Hall de Casa Central, se llevan a los barrios y localidades del interior en donde nos soliciten, sin costo alguno y con entrada libre. Así hemos hecho funciones para jubilados del BPS, para niños y jóvenes del INAU, para alumnos de escuelas públicas y liceos, etc. Hicimos una función de “Morosoli” en el Teatro Lavalleja de Minas, con la sala colmada de alumnos de escuelas rurales, muchos de los cuales no habían visto teatro en su vida.
También presenciaron la obra una hija y nietos del autor.
Inolvidable.
Cuando sobrevino la pandemia teníamos agendadas presentaciones en el Complejo Sacude y en San Carlos.
Al no poder ensayar en forma presencial, tuvimos que apelar a los medios virtuales, para hacerlo. Asimismo, hemos confeccionado una serie de videos llamados “Textos sin tapaboca” sobre Idea Vilariño, Delmira, Juana de Ibarbourou, Benedetti, García Lorca y varios más.
Este trabajo puede verse visitando la página de la Fundación www.fundacionbrou.com.uy

Esta es otra profunda crisis para el teatro Independiente, ¿por qué la apertura de los teatros queda para el final?

Lo mismo me pregunto yo. Hay un protocolo presentado por el Galpón que ha dormido el sueño de los justos.

Hay un colectivo importante de gente a quienes les están impidiendo trabajar, ¿por qué al día de hoy sigue sin verse al actor/actriz como un trabajador/a?

“Soy un hombre de teatro. Siempre he sido y siempre seré un hombre de teatro. El que es capaz de dedicar su vida a la humanidad y la pasión existentes en estos metros de tabla, ése es un hombre de teatro”. Con estas palabras se iniciaba un entrañable espectáculo de Galpón a fines de los años sesenta: “Libertad, libertad”. Y con este texto como punto de partida, estoy escribiendo una nueva obra para ser representada por Carlos Rodríguez. La cultura de este país le debe mucho al teatro y a su gente. Sin embargo, no se los reconoce como lo que son: trabajadores. Enamorados de su profesión, sí, pero que tienen que comer, pagar el alquiler y la luz como cualquier otro.

Ley del teatro, ¿se efectivizará, sí o no?

Debe hacerse.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat