Echevarría: «Primer Ensayo» es un colectivo de individuos que lo integramos artistas y trabajadores de todas las ramas de la cultura»

Este martes 30 de junio habrá una movida de este grupo de artistas en la plaza Cagancha de Montevideo.

0 211

Salimos a buscar a la gente de ‘Implosivo’, que siempre están para dar batalla en estos momentos de crisis que está atravesando el teatro independiente. Hablamos de los diferentes colectivos que surgieron como «Primer Ensayo», que incluye a todos los trabajadores no sólo de teatro sino de la cultura en general. Para separar Implosivo de Primer Ensayo fuimos a hablar con Ximena Echevarría, la directora de Implosivo, quien nos separó los tantos con la claridad característica en ella.

Las salas de teatro bajaron el telón el día 13 de marzo. Desde el primer momento Implosivo ha colaborado con sus pares con canastas de alimentos y limpieza. Luego hicieron «Amor en cuarentena» de Santiago Loza y además eres parte como artista de Primer Ensayo, junto a muchos y muchas colegas. Cuéntanos cómo se fue dando todo este proceso

Primer Ensayo no es una iniciativa de Implosivo, ni Implosivo podría ser parte como tal, ya que Primer Ensayo es un colectivo de individuos y somos parte como artistas, individuos, de algo mucho más grande. Y eso es indescriptible, el poder trabajar con otros hacedores desde la horizontalidad, con voz, debatiendo y llevando a la acción nuestros ideales. La forma de trabajo son las intervenciones artísticas en espacios públicos para generar un impacto que dialogue con la sociedad, visibilizando la situación grave, dramática y permanente de todos les trabajadores de la cultura.

La idea siempre fue seguir moviéndonos, creemos en el trabajo en equipo, en la fuerza conjunta y desde ahí trabajamos. Este colectivo de artistas que está en construcción comenzó de forma espontánea, nos comenzamos a comunicar entre nosotros, artistas, trabajadores de la cultura, comenzaron los intercambios, las preocupaciones comunes y la búsqueda de soluciones. No podemos y no queremos esperar sentados.

Implosivo es una fuente inagotable de hacer y hacer dentro de la creación, ¿cuántos integran este colectivo?

Implosivo trata de no parar, de seguir adelante, a mí me enseñaron mis viejos a mirar al frente, ante un problema ver siempre el vaso medio lleno y buscar la solución, a ser una persona activa. Implosivo en sí es una iniciativa que llevamos adelante Germán Weinberg y yo como cabezas del proyecto, nos dividimos en tres áreas, la de formación, la de creación y la de residencias artísticas, en cada área se suman al equipo de trabajo diferentes artistas y docentes del medio. En la parte de creación vamos cambiando según el proyecto particular, pero contando con un núcleo cercano que venimos trabajando y potenciando hace más de 5 años, integrando también en los procesos a estudiantes.

Se construyó con mucho laburo, asumiendo muchos riesgos, cuando alquilamos el primer espacio no sabíamos si íbamos a poder sostenerlo, al año nos tuvimos que mudar y en ese momento no teníamos para cubrir más que el primer mes de alquiler porque los ahorros con los que contábamos los usamos para refaccionar el espacio. Contamos con amigos, colegas, familia que nos dieron una mano y son todos parte. Hoy se está sosteniendo en esta crisis gracias a les docentes y alumnos que no bajaron los brazos, apoyaron este lugar de creación que es suyo. Implosivo es una familia creativa y estoy orgullosa de eso, de la capacidad de apropiación que ha generado en cada ser que es parte.

¿»Primer Ensayo» marca una tendencia personalizada dentro del movimiento teatral o incluye a todo el teatro independiente?

Es un colectivo que se encuentra en proceso de construcción, es importante aclarar que es un espacio para todos los artistas y trabajadores de la cultura más allá del teatro, es un espacio abierto a todas las ramas que comprenden el hacer artístico, estamos abiertos a seguir sumando voces de todo el país, pareceres, invitamos a todos los trabajadores y gremios de la cultura para coordinarnos y trabajar juntos.

Nuestra forma de trabajo es salir a la acción, desde lo que sabemos y conocemos, la intervención artística.

El 30 de junio en Plaza Cagancha se va a hacer otra intervención, ¿qué pasa con el teatro? ¿Por qué son los últimos en ser tenidos en cuenta?

El 30 de junio seremos una platea de trabajadores de la cultura y afines frente al escenario político, convocamos a todos quienes quieran sumarse a poner su cuerpo activamente como forma de levantar la voz por el sector, pueden seguir al colectivo por las redes @primer_ensayo en instagram y así informarse de cómo venimos trabajando.

Volvemos a salir a la calle porque desde el 13 de marzo nada ha cambiado para nosotros. Hay artistas que no cobran desde el comienzo de la pandemia. Aun cuando se abran los teatros, aun cuando haya protocolos, les artistas estamos en situación crítica ya que los aforos no cubrirán nuestro trabajo, ni los costos que implica llevar un espectáculo a la escena. La emergencia del sector cultural se declara en estado permanente. La situación grave continúa.

Se están poniendo trabas al sector cultural, yendo para adelante y para atrás en decisiones de forma ilógica, comparado con los avances que se han permitido en los demás rubros, no pedimos ser especiales, pedimos igualdad de condiciones. No somos ni irracionales, ni irresponsables, solo miramos a nuestro alrededor y hay algo que no está funcionando equitativamente. ¿O es acaso el arte algo a lo que se le tiene miedo?

Implosivo y su concepción del arte

Ante la pregunta de qué concepción tiene Implosivo del arte, Echevarría dijo que «vamos a seguir dando lucha por todo nuestro sector, el arte es fundamental en una sociedad para generar pensamiento crítico, para dialogar con el aquí y ahora, eso también y sobre todo lo tiene el arte en todas sus ramificaciones.

El arte es revolución, es indispensable para poder comunicar, reaccionar, debe ser desobediente, es acción. Creo que es el legado que podemos dejar a las nuevas generaciones, el arte como generador de cambios, de sanación, de levantar la voz. Y también ponernos en el lugar de trabajadores, somos trabajadores de la cultura.

Nuestro arte va más allá de nosotros y no va a dejar de existir por las dificultades que se presenten porque vive en cada uno que sigue su vocación. Pero es importante cuidar y preservar a les hacedores artísticos, así como a todos los trabajadores de otros sectores. Porque es una profesión, ser artista requiere de muchas horas de trabajo, estudios, preparación, ensayos, y ese trabajo debe ser remunerado y respetado como cualquier otro. Es imposible sostener espacios, escuelas, teatros, compañías, familias sin ingresos. Y eso también es un legado que queremos dejar a las futuras generaciones de artistas».

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat