#OpiniónDos velocidades

1 82

Las tareas que tenemos por delante, quienes nos definimos de izquierda o nos pretendemos con una sensibilidad humana o humanista, son inconmensurables.

De aquel 2002, cuando llegamos al paroxismo socio-económico a este Uruguay de 2018, hay una distancia y una diferencia tremenda. Cualquiera que lo quiera ver es capaz de asumirlo y verlo, aunque se encuentre en las antípodas del pensamiento frenteamplista o aunque se encuentre ofuscado y enojado con el Frente Amplio.

En efecto, he conversado con muchos, muchísimos amigos y compañeros que supieron dar todo (es decir, su tiempo) para el FA y hoy, están un poco desganados, desilusionados. No tanto con las soluciones que aún no dimos a los sectores más pobres, como a la manera en que el FA ha venido gestionando conflictos, en el gobierno, en la interna de la fuerza política, en la tremenda falencia para comunicar y explicar lo que se hizo.

Y, claramente, en el reproche a muchos de nosotros que lugar más, lugar menos que ocupamos en la gestión, nos fuimos olvidando de salir, de recorrer, de hablar, de vernos en la calle, compartiendo, teniendo tiempo para brindar con militantes invisibles, sin nombre ni cargos que hace miles de años son la piedra fundamental de los cambios que lograran mejorar la humanidad.

Aún así, lo que nos encuentra en el Frente Amplio es que hoy, es la única herramienta que tenemos para poder seguir transformando la sociedad y si la perdemos, lo que viene es la derecha. Ahora bien, este brete nos lo generamos nosotros. Quienes abandonamos en estos años las trincheras de lucha social, quienes asociamos la crítica a la gestión con postulados de derecha, quienes nos replegamos de las tareas pedagógicas en barrios, gremios, sindicatos.

Las tareas que se nos aproximan son enormes. Si pretendemos avanzar y crecer como sociedad, debemos asumir el tamaño de las tareas.

No hay más definición de la vida, que entregar las horas a la suerte de los más pobres, excluidos, olvidados, invisibles. Aún en el confort que nos tocó (no nos ganamos) podemos hacer posible el milagro de una sociedad en la que entremos todos, con nuestras diferencias, con nuestras manías y con nuestras fobias. Pero todos siendo parte de un proyecto de humanidad.

Considero que cada situación cotidiana es una posibilidad para batallar la transformación profunda. Considero que es nuestra responsabilidad generar las condiciones y los empujones para que nadie tenga que vivir en la pobreza, porque no hay socialismo posible que surja de los cementerios. Y el militante debe poder vivir para entregar su vida, por lo tanto el sacrificio implica vida, con toda la complejidad que ello conlleva.

El próximo gobierno del FA debe tender a la excelencia, a desarrollar e impulsar el Uruguay que pueda decir presente en las próximas revoluciones tecnológicas e industriales, un Uruguay que pueda ser punta en la generación de conocimiento, que el conocimiento de nuestro pueblo sea el bien más preciado.

Ese país, el país del conocimiento, la innovación, la industria, las tecnologías es indispensable para poder pensar en que nuestro pueblo esté en mejores condiciones.

Ahora bien, esto es posible sí y solo sí, al mismo tiempo que vamos al Uruguay del conocimiento, vamos al Uruguay de la inclusión, al Uruguay en el que todos podamos ser parte, en síntesis a un Uruguay que supere la pobreza material y todas las pobrezas, que nos animemos a reflejarnos en los espejos de América latina.

Las velocidades del FA nos deben asegurar el cambio, la integración a los procesos productivos internacionales y también favorecer, presupuestar y ser acérrimos defensores de políticas que permitan la integración.

Tenemos que salvar nuestra sociedad, hacerla digna, y para esto precisamos que los equipos empujen en este sentido.

La historia no nos tendrá piedad si desaprovechamos este momento, en el que tenemos muchas condiciones para permitirnos que los que aún no llegar al mundo, los que ni siquiera son proyecto de parejas recién mudadas, que tengan la oportunidad de llegar al mundo en una casa donde se viva la dignidad.

También podría gustarte
1 comentario
  1. Roque Di leva dice
    Totalmente de acuerdo mi estimado Álvarez, para continuar y llegar a una excelencia falta mucho, el crecimiento económico, las políticas sociales, la buena enseñanza, la delincuencia van a medio camino y la oposición, la gente podrá esperar 5 años mas para que se logre que garantías hay de que así sea, soy un hombre de izquierda que admito todo lo que se ha hecho, pero hay algo que no me conforma, por ejemplo la disconformidad de muchos grupos sociales que no están de acuerdo con las políticas sociales porque a ellos se los sobre carga con impuestos para mantener a empleados públicos con enormes ingresos y asistencia social a pobres que no trabajan y llenamos de policias las calles, igual crecen los delincuentes. Esto es algo de lo que esta pasando cuanto tiempo se necesitaría para revertir esta situación o sería mejor que se encargue la oposición, ellos pueden tener la solución o talvez se empeore a como estamos hoy.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.