Desde la llegada del «Guti», Nacional le sacó 15 puntos a Peñarol

Al empezar su campaña, los albos estaban 9 puntos abajo en la Anual; hoy están 6 arriba.

0 454

A mediados de marzo, Nacional escogió a Álvaro Gutiérrez para reemplazar a Eduardo Domínguez. Con el argentino en el banco, el equipo obtuvo pésimos resultados en el Apertura, que llevaron al club a rever su perspectiva de que era él el indicado para liderar «el proyecto a mediano y largo plazo» que pretendía implementar José Decurnex.

Pero la cancha manda, y haber cosechado 3 puntos en 5 fechas fue motivo más que suficiente para ponerle fin al ciclo Domínguez. Entonces, Nacional estaba 9 puntos abajo de Peñarol en la Tabla Anual (12 contra 3), en lo que fue la mayor diferencia entre ambos en todo 2019.

Hoy, los tricolores dieron vuelta la historia, y consiguieron una ventaja de 6 puntos en la tabla acumulada. Entre una cosa y otra, pasó de todo.

La evolución de Gutiérrez

Hoy, la elección de Gutiérrez parece la mejor decisión que tomó Nacional en el año. Sin embargo, durante el proceso el entrenador tuvo que bancarse críticas duras, cuestionamientos sobre su estilo futbolístico y rumores de una partida inminente.

Lo hecho por el Nacional de Gutiérrez en el Apertura fue muy bueno. Ganó 7 de 10 partidos (ante Plaza Colonia, Cerro, River Plate, Progreso, Defensor, Rampla y Juventud) y mostró una producción goleadora temible: en cuatro de esas victorias hizo al menos 3 goles (3-0 a Plaza y Rampla, 6-0 a River y 4-0 ante Progreso).

Terminó invicto, pues los tres encuentros que faltan para completar la decena terminaron en empate (con Cerro Largo, Fénix y Peñarol).

Esa campaña le permitió terminar tercero en el Apertura, 4 puntos abajo del líder Peñarol. Esa desventaja, lógicamente, fue con la que cerró el semestre en la Tabla Anual, de modo que ya había achicado la diferencia inicial.

Las dudas revivieron durante el Intermedio, cuando «El Guti» perdió por primera vez (ante Defensor) y encadenó dos empates, ante Boston River y River Plate, haciendo que empezaran a brotar las dudas sobre su continuidad, que aparentemente dependía del clásico.

El 2-0 ante Juventud dio aire, pero la historia se quebró a partir de la paliza que le dio a Peñarol en el clásico. El recordado 3-0 en la tarde dorada del «Chory» Castro tuvo múltiples beneficios, entre los que se destacan la renovación del ánimo y el haber logrado, por primera vez, pasar a los aurinegros en la Anual.

Además, a partir del clásico, el fútbol de Nacional empezó a dar más garantías. El cambio de sistema y el nivel alto de varias individualidades se combinaron para comenzar el Clausura con todo: ganó los 4 partidos que jugó, lo que sumado a la mala racha de Peñarol, le permitió pasar a su eterno rival por 6 puntos en la Anual.

No hubo una sola paliza clásica

Las estadísticas son demoledoras. Desde que llegó Gutiérrez, Nacional no solo le ganó un partido a Peñarol: le pasó por encima en el duelo mano a mano.

Desde la llegada del «Guti», se jugaron 21 partidos del Uruguayo. Nacional ganó 15, empató 5 y perdió solamente 1. Acumuló 50 puntos de 63 posibles, lo que arroja una efectividad del 79,4%.

En el mismo lapso, Peñarol obtuvo 9 triunfos, 8 empates y 4 derrotas. Sumó 35 puntos y registró un 55,5% de efectividad.

Así, los tricolores construyeron una diferencia de 15 desde la llegada de Álvaro Gutiérrez, uno de los principales responsables de que hoy la ilusión de Nacional esté por las nubes.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.