Desconfinamiento en Europa

2 237

Se inicia una nueva etapa. Una vez doblegada la curva de contagios en Europa, comienza la desescalada o desconfinamiento gradual. 

Y no sin grandes dificultades. En países con la sanidad gestionada de manera descentralizada como en España (17 comunidades y 2 ciudades autonómicas, tiene transferida la sanidad), al igual que Alemania, donde sus 16 lands la gestionan, la aplicación de la desescalada es compleja  y desigual en cada territorio. 

Evitar el colapso hospitalario es uno de los objetivos principales a cuidar en esta etapa. 

En algunos países, la oposición política acompaña las gestiones que impulsa el Ejecutivo. No es el caso de España donde el gobierno se encuentra en medio de una pinza orquestada por una parte, por el Partido Popular (y no digamos de Vox), que trabaja con el convencimiento de que el gobierno de coalición morirá abrasado por la crisis económica y por el otro lado, el ala derecha del independentismo catalán apuesta también por la caída del gobierno de Sánchez (España, un Estado fallido) y no hay resolución del Ejecutivo que no sea ferozmente criticada por unos y otros. 

Todos los gobiernos afrontan el dilema entre reactivación económica y salud pública (salvar vidas), que los ponen ante las cuerdas al gestionar una situación que se anuncia larga, teniendo en cuenta que los virólogos alertan sobre una posible segunda oleada de propagación del virus. 

Hasta la propia Merkel expresó con firmeza, en su intervención en el Bundestag el pasado 23 de abril: “Nadie quiere oírlo, pero es la verdad. No estamos en la fase final de la crisis; estamos todavía al principio. Tendremos que vivir con este virus durante largo tiempo”. 

Hasta ahora, Alemania ha asombrado al mundo por su eficiente gestión de la crisis sanitaria y por sus cifras, relativamente bajas de fallecidos por el COVID-19. Alemania nunca decretó un confinamiento total.  

El pasado 20 de abril permitió la apertura de tiendas hasta 800 metros cuadrados, librerías y concesionarios de coches. Hasta el 3 de mayo, seguirá vigente circular con una sola persona por vehículo y mantener la distancia interpersonal de al menos metro y medio. El 4 de mayo habrá reapertura de los centros educativos y peluquerías. Se obliga a llevar mascarillas en transporte público y tiendas. Los infractores por no portar mascarillas corren diferente suerte en función del land donde residan, Baviera multará con 150€, Mecklemburgo-Antepomerania 25€, Hesse 50€ la 2ª vez, la primera sin multa. Tampoco es uniforme a partir de qué edad,  los niños deben portar mascarillas. Baviera , Hesse, Mecklamburgo-Antepomerania , exentos los menores de 6 años, Hamburgo desde los 3 años, en Sajonia-Anhalt ya con 2 años. 

En Italia el gobierno de Giuseppe Conte ha puesto en marcha la segunda fase, que se aplicará gradualmente en tres semanas. Ya el 16 de abril se decretó la apertura de librerías y el 27 empezaron a abrir las fábricas que no habían vuelto a la actividad. El 4 de mayo, las obras públicas y privadas. El 11 de mayo abrirán las tiendas, y el 18 de mayo bares y restaurantes, respetando las medidas de seguridad: mascarillas, guantes, distancia social, obligadas en todos los lugares públicos como en autobuses, metro, tren y aviones. 

En Francia se comenzarán a abrir  escuelas, comercios, bibliotecas y pequeños museos a partir del 11 de mayo. Bares y restaurantes permanecerán cerrados al menos hasta el 2 de junio, así como las ceremonias religiosas. Seguirán clausurados cines, teatros y salas de fiesta. Las playas permanecerán cerradas. Se podrá practicar deporte, pero no el de contacto. La velocidad de desescalada variará territorialmente en función de la existencia o no de alta circulación del virus. 

En el Reino Unido, no empezó la desescalada, seguirán en cuarentena hasta la primera semana de mayo. 

Portugal mantendrá la cuarentena al menos hasta el 3 de mayo. 

Noruega, Suiza y Austria fueron los primeros países en iniciar la desescalada. Noruega ya abrió las guarderías, psicólogos, peluquerías y escuela primaria. Las aglomeraciones públicas seguirán prohibidas hasta el 15 de junio. Suiza, desescalada en tres fases.  En la primera abrieron peluquerías y dentistas, el 11 de mayo tiendas y mercados. La hostelería permanecerá cerrada al menos hasta el 8 de junio. En Austria, tiendas de menos de 400 metros cuadrados y jardines públicos están abiertos desde el 14 de abril. En mayo abrirán centros comerciales y peluquerías, se permitirán los deportes al aire libre. Hoteles y bares a partir de mediados de mayo. No habrá eventos públicos hasta junio y los colegios permanecerán abiertos para los niños cuyos padres no puedan teletrabajar. 

En España el alivio de las restricciones es asimétrico entre distintas zonas, pero se realiza bajo las mismas reglas. El pasado domingo 26 de abril pudieron salir a pasear, con uno de sus padres, los menores de 14 años y con un máximo de tres niños.  Se aprobaron 4 fases con una duración mínima de 6 semanas, antes de llegar a la normalidad. La unidad de aplicación será la provincia o la isla, que podrán avanzar a distinto ritmo y pasar de una fase a otra en función de cómo evolucionen los marcadores de la pandemia.  

Fase 0 en la que estamos, se extenderá hasta el 11 de mayo con salidas para hacer ejercicio, apertura de locales y establecimiento con cita previa y atención individual y restaurantes para servicio a domicilio. 

Fase 1 a partir del 11 de mayo. Apertura pequeño comercio y restauración solo de terrazas y un 30% de ocupación, hoteles excluyendo zonas comunes, lugares de culto con limitación  de 1/3 del aforo, agroalimentación y pesca que aún mantenían restricciones. 

Fase 2 comienza el 25 de mayo. Apertura de restaurantes en lugares interiores con un límite de 1/3 de su aforo, al igual que cines, teatros con límite de 1/3 de su aforo, lugar de culto con un límite del 50% de su aforo, celebrar espectáculos culturales con menos de 50 personas en lugar cerrado con 1/3 de su aforo y al aire libre hasta 400 personas sentadas. Reanudación de caza y pesca deportiva. El curso escolar comenzará en setiembre, excepto para menores de 6 años cuyos padres tengan que ir a trabajar. 

Fase 3 a partir del 8 de junio, una vez que se cumplan los marcadores, se flexibilizará la movilidad general, pero con la recomendación de usar mascarillas fuera del hogar y en los transportes públicos. La restauración será flexible sobre las condiciones de aforo y ocupación, pero con estrictas condiciones de separación entre el público. 

Desescalada en el deporte

Gran parte del deporte profesional español ha cerrado esta temporada y no volverá a la competición hasta el próximo mes de setiembre, pero todavía hay algunos deportes que están intentando reconducir la competición en esta desescalada, y es aquí donde entra el mundo del futbol. El 4 de mayo, los deportistas profesionales podrán empezar los entrenamientos en la fase 0 de la desescalada. Se podrán llevar a cabo entrenamientos individuales en los centros del club y hacer ejercicio, pero siempre en forma individual. En la fase 1, se permitirá el entrenamiento de ligas profesionales y apertura de centros de alto rendimiento. Después de superar las fases 0, 1, 2, 3, llegaría el 29 de junio y podría ser la semana de retorno a las competiciones deportivas profesionales. 

Situación en EEUU

Es terrible, con más de un millón de infectados por el COVID-19, ya han fallecido más de 55.000 personas. En estas cinco semanas y pico han perdido la vida más estadounidenses que en una década de guerra contra el Vietnam. Pavoroso. Los medios de comunicación nos dicen que la mayoría de los que están muriendo, son negros, ¡falso!! , la mayoría de los que mueren son pobres, sin importar el color de su piel. En esta pandemia nadie está a salvo, pero unos más que otros. Sin una sanidad pública, los olvidados de la tierra son los que caen primero. El país más rico del planeta y también con las mayores desigualdades no es capaz de atender adecuadamente a sus ciudadanos. 

Para finalizar 

Hay dos cuestiones que me interesa destacar del impacto que la pandemia trae consigo: 

1)La crisis económica y qué camino debería transitarse para atenuar sus consecuencias- 

2)Qué mundo nos espera después de esta catástrofe mundial.  

Para salir de esta crisis, el tema de la deuda es fundamental. Según el Banco de España, la caída de PIB del Estado será entre un 6% y el 13% , una caída sin precedentes. Para economías como la española e italiana, altamente endeudadas, la salida no debería ser que tengan que endeudarse 30 o 40 puntos más .Ello comportaría ataques especulativos, tensiones en el mercado de deuda y crisis del euro. La salida debe diferenciarse de la aplicada en la crisis del 2008, donde, por ejemplo, el BCE inundó de euros el mercado, prestando el dinero a los bancos con intereses cercanos al 0%, y estos compraban deuda de los Estados con rentabilidades del 6% y 7%. Cierto es que los tratados no permiten al BCE financiar directamente a las administraciones, pero esto es una de las cosas que habría que cambiar. Se han de estudiar otros caminos para financiar al estado desastroso en que queda la economía, destrucción de miles puestos de trabajo y la quiebra de cientos de empresas. 

Si no se consigue la mutualización de la deuda a escala comunitaria por la oposición de algunos países, habrá que transitar por modelos que ofrezcan subvenciones en lugar de créditos, estas deben dar liquidez , en primer lugar, a las empresas en peligro de cierre. La recuperación, según el gobierno español, necesitaría la inyección de 1,5 billones de euros. Hay que replantearse el modelo social, reforzar la sanidad, pensar en un nuevo modelo de distribución de la renta, y la implantación de la renta básica universal. 

Habrá que cambiar los estatus de países como Irlanda, Luxemburgo y Países Bajos que actúan como paraísos fiscales, que los tratados de la Unión blindan, así como proteger empresas de sectores estratégicos de la UE, que deberían ser nacionalizados para evitar que las ayudas caigan en manos de determinados inversores o de fondos soberanos. 

Por último habrá que ir pensando en cambiar el modelo productivo. Una economía menos financiarizada, centrada en la actividad productiva. Apostar por los circuitos cortos a nivel agroalimentario. 

Respecto al punto 2), creo que hemos aprendido en estos días de confinamiento, el valor de lo Común, de lo Público, de la solidaridad y del trabajo, no solo de médicos y enfermeras, también del personal de limpieza, transportistas, cajeras, reponedores, agricultores, pescadores, farmacéuticos, etc. Semana tras semana necesitábamos al mundo del trabajo, sin ellos, otro gallo hubiera cantado. 

Esta experiencia ¿nos servirá para encontrar un mundo mejor? Muchos están pensando en ese mundo nuevo que viene y plantean la disyuntiva para después del coronavirus. 

Recomposición del capitalismo o revolución social. 

Continuar con la barbarie del neoliberalismo o revolución social. No deseo ser escéptico, pero no creo que devengan grandes cambios. El capital financiero no se suicidará, vendrá por sus fueros. Pero no debemos perder la esperanza de conseguir un mundo mejor, más justo, con menos desigualdades entre los que tienen todo y los que no poseen nada. 

Me atrevo a compartir un artículo publicado en el diario El Clarín de Chile bajo el título: 

“Holandeses avanzan en el escenario pospandemia y proponen un modelo económico basado en el decrecimiento”. 

Al parecer Holanda es el país que con más fuerza está tomando el desafío de reestructurar su economía a partir de lo que nos toca vivir en el presente. En este contexto, 170 académicos holandeses han planteado un manifiesto en 5 puntos para el cambio económico postcrisis del C19, basado en los principios del decrecimiento. 

1)Pasar de una economía enfocada en el crecimiento del PIB, a diferenciar entre sectores que pueden crecer y requieren inversión (sectores públicos críticos, energías limpias, educación, salud) y sectores que deben decrecer radicalmente (petróleo, gas, minería, publicidad, etc. 

2)Construir una estructura económica basada en la redistribución. Que establezca una renta básica universal, un sistema universal de servicios públicos, un fuerte impuesto a los ingresos, al lucro y a la riqueza, horarios de trabajos reducidos y trabajos compartidos y que reconoce los trabajos de cuidados. 

3)Transformar la agricultura hacia una regenerativa. Basada en la conservación de la biodiversidad, sustentable y basada en producción local y vegetariana, además de condiciones de empleo y salarios agrícolas justos. 

4)Reducir el consumo y los viajes. Con un drástico cambio de viajes lujosos y de consumo despilfarrador, a un consumo de viajes básicos, necesarios, sustentables y satisfactorios. 

5)Cancelación de la deuda. Especialmente de trabajadores y poseedores de pequeños negocios, así como de países del Sur Global (tanto la deuda a países como a instituciones  financieras internacionales). 

Muy buenos deseos que esperemos que no sean solo deseos. Este es un momento histórico único y deberemos aprovecharlo. 

Pongámonos a ello.

También podría gustarte
2 Comentarios
  1. Carlos dice
    Ojala vuelva a la normalidad, tenemos amigos y familiares.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.