#OpiniónDesafíos de la seguridad social

Introducción. Recurrentemente hemos escrito sobre la necesidad de reformar la Seguridad Social. Los conceptos fundamentales por más repetidos que sean no pierden importancia, máxime en épocas críticas como las actuales, en las que las ideas esenciales cobran mayor vigencia.

0 108

Varias veces hemos expuesto sobre desafíos a enfrentar, algunos repetidamente, otros con menor asiduidad. En una primera parte referiremos a los primeros, muy sintéticamente. En una segunda parte, se desarrollarán los segundos.

Primera parte: Tecnología-envejecimiento

Hemos escrito repetidamente sobre estos tremas. Sólo ratificamos lo fundamental que es la educación y formación para encarar ambos retos. Recordamos el optimismo que surge de la frase que nos decía Adam Smith 250 años atrás: «El robot va a perder. No por mucho.

Pero cuando se anote el resultado final, la carne y la sangre derrotarán al monstruo maldito» En cuanto al envejecimiento, entre otros múltiples problemas, destacamos los conflictos intergeneracionales, muy bien reflejados en la frase «A menudo los viejos creen que el mundo termina con ellos.

Por su parte los jóvenes piensan que comienza con ellos» En dos preguntas pretendemos expresar aspectos sustanciales. ¿Cómo será el trabajo del futuro? ¿Qué papel desempeñarán las diferentes generaciones?

Sustentabilidad financiera

Ambos aspectos, fundamentalmente el envejecimiento demográfico, genera la interrogante ¿será financieramente sustentable en el corto, mediano y largo plazo el sistema de S. Social, en función de lo expuesto precedentemente?

Trabajo y seguridad social. En cuanto a los ajustes de pasividades en función del Índice Medio de Salarios, rescatamos dos aspectos esenciales. El diálogo como herramienta sustancial de nuestra negociación colectiva, bipartita o tripartita. Esta última, cuestionada por el sector empresarial. ¿Será porque han sido los Consejos de Salarios tripartitos el arma decisiva en cuanto al aumento real de salarios y pasividades en los últimos 15 años, en función de lo dispuesto por el Art. 67 de la Constitución de la República?

Participación y empoderamiento ciudadano. Teniendo un ejemplo como el del BPS, creemos necesario profundizar la participación ciudadana establecida, ya que la política, sus actores y el poder de la ciudadanía a través del diálogo, juegan un papel fundamental en nuestra sociedad e institucionalidad democrática política-social, reconocida nacional e internacionalmente.

Segunda parte – Realidad internacional: Actualmente es notorio el resurgimiento del neoliberalismo, con sus nefastas consecuencias.

¿Ejemplos? Los excesos del presidente Bolsonaro de Brasil, que ante las críticas por los incendios de la Amazonia, ha dicho «Si quieren culpo a los indios o a los marcianos de los incendios». Incendios que según su ex ministra de Medio Ambiente siempre existieron, «pero nunca incentivados por el discurso de un gobierno».

¿Qué decir de su reacción ante el resultado electoral de las PASO en Argentina, o de la defensa de las dictaduras militares de su país y la de Pinochet en Chile? Diariamente nos sorprende con barbaridades, lo mismo que Donald Trump con su ofrecimiento de comprar Groenlandia a Dinamarca, y que ante la respuesta negativa de la primera Ministra, surge Puerto Rico en escena.

Indudablemente la actual situación política, regional y mundial, está afectando valores fundamentales: Derechos Humanos, la justicia social, violaciones de la soberanía de algunas naciones afectando el principio de no intervención, etc. Todo lo cual pone en real peligro los valores democráticos.

Politización de la Justicia. Judicialización de la política.

En democracia, política y justicia deben actuar independientemente. Los casos de Lula y Dilma Rousseff y varios otros demuestran claramente la partidización de la justicia.

Por otra parte, sucede que ante la imposibilidad de adoptar decisiones respecto de grandes y difíciles temas políticos, las mismas se derivan a la justicia, esto es, judicializar la política.

Ambas situaciones son muy notorias. Ante el resurgimiento de una mentalidad militarista, ¿qué podría suceder si ello se extendiera y profundizara? El presidente brasilero no es el único caso.

Múltiples son los ejemplos. En nuestro país también existen, algunos asociados a determinadas fuerzas políticas, otros individualistas, dispersos.

Las iglesias: En un continente mayoritariamente católico, surgen crecientemente otras creencias religiosas. Guatemala y Costa Rica tienen presidentes vinculados al evangelismo. El presidente de Brasil está relacionado notoriamente a la religión católica, con influencias evangelistas en su entorno. La libertad religiosa de Uruguay no impide que existan las mismas. ¿Qué decir de la oposición al matrimonio igualitario, al aborto, a las políticas de igualdad de género, a las comunidades LGTB?

Uso de los medios. Es incontrastable el uso interesado que se hace de los mismos. Existen múltiples intereses detrás de ellos. Es fácil atacar al Estado diciendo que gasta mucho, o a la Seguridad Social expresando que le cuesta bastante a la sociedad, sembrar el miedo por la inseguridad, fomentar las privatizaciones y el individualismo en detrimento de la justicia social.

Se fomenta la flexibilidad y desregulación de las normas laborales, etc. Tenemos múltiples pruebas de ello en el vecindario regional. Contrariando además el reciente informe de OIT que recomienda mundialmente volver a los sistemas públicos. ¿Será por eso que se le dio muy escasa difusión al mismo?

Dos modelos en cuestión: Por un lado tenemos el resurgimiento del neoliberalismo con sus lamentables consecuencias, resultado de aplicar una estricta lógica financiera lucrativa. Y por supuesto los recortes que se realizan o se pretenden realizar a la Seguridad Social, apostando al reforzamiento del capitalismo lucrativo. . Brasil, Argentina y el caso de las AFAF en nuestro país explican claramente lo que expresamos.

Obviamente el segundo modelo al que referimos, es el que conlleva un desarrollo integral: económico, político, aplicación de Derechos Humanos Fundamentales con visión integral e inclusiva, a diferencia del primer modelo que mencionábamos. Como tantas veces hemos expresado, «se trata de caminar desde una sociedad desigual y excluyente, hacia una basada en la igualdad e inclusión social». El simple crecimiento económico no lo asegura.

Reforma de la seguridad social (Informe de OIT). En definitiva, se han expuesto algunos aspectos trascendentes a considerar en una imprescindible reforma de la Seguridad Social de la que tanto se habla. De ahí que recurrimos al Informe de OIT denominado «La reversión de la privatización de las pensiones.

Reconstruyendo los sistemas públicos de pensiones en los países de Europa Oriental y América Latina (2000-2018). En el mismo se desarrolla lo que surge de su título, que es por demás claro políticamente hablando. Lamentablemente en nuestro país la difusión del mismo ha sido muy escasa. ¿Qué pasará?

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.