«Defender las conquistas», el principal objetivo de los legisladores del FA

Quienes asumieron tanto en la Cámara de Senadores como en la de Representantes coincidieron en que deben ser una «oposición responsable».

1 606

«Prontos para defender lo logrado», fueron palabras que los diferentes legisladores del Frente Amplio señalaron a LA REPÚBLICA pensando en el rol de oposición que tendrán en la próxima legislatura. «Los enormes logros de estos 15 años», no se pueden perder indicó Olesker, mientras que Carrera aseguró: «FA ha reformado y cambiado profundamente nuestra sociedad, se han realizado reformas estructurales profundas en estos 15 años», y eso hay que cuidarlo.

Javier Umpiérrez, diputado del Frente Amplio (FA) por el departamento de Lavalleja, dijo a LA REPÚBLICA que esta Legislatura augura «un trabajo distinto en la bancada del Frente Amplio, que ayer estuvimos debatiendo y analizando, siempre pensando en la construcción del país».

En el nuevo rol de oposición que ejercerá el FA a partir de este sábado, se enfocará en «no perder los derechos, todos los avances que hemos tenido los uruguayos y las uruguayas en todos estos años» y sin perder «el objetivo de que lo principal es la gente».

Para Umpiérrez la postura debe ser de «tratar de llegar a acuerdos políticos» a pesar de que haya señales «que no son las mejores» que tienen que ver con la ley de urgente consideración propuesta por el presidente electo, Luis Lacalle Pou. Según el representante, el hecho de que tenga «una cantidad de temas diversos no es una señal dialoguista». La primera señal «no es del todo aperturista», señaló Umpiérrez, y llamó a tener «paciencia e intentar entablar el diálogo».

«Yo no creo que se mantengan tendencias de octubre del año pasado», sostuvo, y consideró que «hay diferentes experiencias de lo que han sido gobiernos frenteamplistas, algunos ya consolidados y otros que ya se tienen que consolidar».

Por su parte, la diputada frenteamplista Cecilia Cairo dijo a LA REPÚBLICA que en el nuevo rol de oposición que le tocará a su fuerza política la tarea será «defender las conquistas». Para Cairo, «la oposición tiene que ser constructiva. Nosotros no estamos con la idea de oposición que hicieron ellos» y aseguró que «cada vez que toquen uno de los derechos que creemos que la gente conquistó hay que pelear para que no se pierdan».

Enzo Malán, diputado por Soriano, señaló que este será «un año especial con siete partidos en la Cámara» y «de mucho diálogo». Respecto a su rol en el Parlamento, señaló que será «estudioso de las propuestas para, con argumentos, poder intentar mejorarlas, y también proponer alternativas» y que asumirá un papel «de contralor» para estar atentos y «defender los avances que el Uruguay ha tenido en estos años».

Daniel Olesker, único senador que obtuvo el Partido Socialista (PS), calificó en declaraciones a LA REPÚBLICA la jornada como «un día especial» y señaló que en todas las etapas de su carrera política tuvo como hilo conductor «poner el conocimiento, el esfuerzo y la vida al servicio de la clase trabajadora. Ahora me toca desde el Senado y así será mi impronta» y que buscará «defender los enormes logros de estos 15 años, ir por más y ser un comunicador de estos debates parlamentarios a quienes nos eligieron».

El también senador del Movimiento de Participación Popular (MPP), Charles Carrera, se mostró «muy agradecido con mi organización política, que me dio la oportunidad de asumir este cargo». La idea del FA, indicó, «es ser una oposición responsable y constructiva. Nosotros queremos construir una sociedad mejor para nuestros habitantes».

«En cada accionar vamos a dejar marcado que somos una alternativa a este gobierno de derecha y neoliberal que nos comenzará a gobernar a partir del 1º de marzo», añadió, y aseguró que se defenderán «los logros, porque el FA ha reformado y cambiado profundamente nuestra sociedad, se han realizado reformas estructurales profundas en estos 15 años».

«Va a generar peores condiciones de vida»

Quien también habló de esta nueva asunción en la Cámara de Diputados fue Daniel Caggiani, quien entrevistado por LA REPÚBLICA se acordó de cuando militaba en el liceo 18 por el 96 o 97: «Pasó mucho tiempo desde aquellos años para defendernos en una reforma educativa en consulta bajo el gobierno del Partido Colorado, sin dudas en aquellos tiempos complejos de movilización de defensa de las empresas públicas, sobre todo defender los embates del neoliberalismo en el Uruguay». «Pasaron muchos años de militancia social y política sin dudas», indicó.

Caggiani remarcó que «el Uruguay de hoy es diferente a lo que sucedía en aquellos años por suerte tenemos un país insertado desde el punto de vista comercial internacional, tenemos una economía saneada, pero tenemos problemas urgentes que solucionar, más que los problemas de inteligencia». Hay urgencias que hoy tenemos por delante como la pobreza, la desigualdad, el combate a la riqueza, la de una industrialización mucho más fuerte del Uruguay productivo y generar mejores condiciones de trabajo». «Eso es parte de lo que hoy tenemos por delante, vamos a tener ese debate por delante en estos cinco años de gobierno, y sin dudas es un desafío muy importante para la democracia porque también es un cambio de roles», aseguró.

Ahora el rol será diferente, «nunca nos tocó ser parlamentarios nacionales desde la oposición, siempre lo hicimos desde el oficialismo y hay que ver cómo se hace para cambiar esta situación». Ahora vamos a estar en la «oposición y tendremos un rol quizás más de cuestionar el modelo político que se quiere implementar. Eso también es importante. El gobierno multicolor que ahora asuma, más que proyectar leyes, también va a implementar un modelo de desarrollo que es diametralmente opuesto a lo que se hizo en estos 15 años».

«Sin dudas tenemos muchas cosas para mejorar, por algo también perdimos las elecciones pero seguro también hay un diagnóstico complejo de la realidad, y seguramente va a generar peores condiciones de vida para el conjunto de los uruguayos. En ese sentido lo importante es que a veces somos más tranquilos, pero en el debate parlamentario a veces a uno se le salta la chispa y hay que ver qué pasa».

«Es un retroceso para los intereses populares»

Daniel Gerhard dijo a LA REPÚBLICA que el de ayer «fue un día políticamente triste, si bien estamos contentos de seguir en el parlamento como PVP, los otros parlamentarios (de la coalición multicolor) hacían gala que era una fiesta de la democracia pero es un día triste porque es un retroceso para los intereses populares de los que están más jodidos». «Durante todo el 2019, por más que hubiera estética y buena onda, se venía la derecha más rancia» y se viene «una embestida neoliberal», aseguró.

También podría gustarte
1 comentario
  1. alfredo alsamendi dice
    Todo el mundo debería tener claro que una cosa son las conquistas y otra las dádivas de un gobierno de turno. La ley de 8 horas, el salario vacacional, la cobertura médica, las licencias por maternidad, estudio o salud, son conquistas. Corrió sangre para tenerlas y manenerlas. Por algo la dictadura se ensañó especialmente con los dirigentes sindicales con el aplauso de las cámaras empresariales. Veamos qué dicen algunos de los que apoyan al nuevo gobierno si le tocan los beneficios laborales. A quién se van a quejar?

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.