Los tricolores pasaron un apuro al enterarse que varios jugadores no estaban habilitados para el clásicoDe Ripley: Nacional quedó expuesto por la situación con las fichas médicas

2 483

Durante varias horas antes de que se pusiera en marcha el partido, hubo una noticia que tapó todas las demás: varios jugadores de Nacional no estaban habilitados para disputar el clásico por no tener su ficha médica al día.

La primera reacción fue la sorpresa de que nadie en el club tricolor se hubiera dado cuenta antes de la situación. ¿Cómo es posible que ningún funcionario evitara una desatención tan grande, más esperable de un club amateur que de uno profesional?

Si el partido hubiera sido oficial, habría sido difícil que Nacional no perdiera los puntos, pues aún ganando en la cancha, es un hecho que Peñarol habría reclamado.

¿Y ahora qué hacemos?

Con la información sobre la mesa, los dirigentes pusieron manos a la obra. Masticando bronca, sabiendo que el error era tan grande como injustificable, se determinaron los pasos a seguir.

Primero, hablaron con delegados de AUF para ver si era posible que, solo por esta noche, salir a la cancha con jugadores que no contaran con la ficha médica. Comprensiblemente, el ente rector del fútbol uruguayo le bajó el pulgar a esta posibilidad, que iba en contra de lo establecido por el reglamento.

Al mismo tiempo, los directivos de Nacional se comunicaron con los de Peñarol, para contarles la situación y apelar a su buena voluntad para que no realizaran un reclamo si llegaba a utilizar jugadores sin ficha médica. Los mirasoles entendieron que no les correspondía a ellos pronunciarse, sino que eso era tarea de la Secretaría de Deportes y la Asociación Uruguaya de Fútbol.

Finalmente, los tricolores salieron del paso haciendo que ocho de sus futbolistas (Luis Mejía, Christian Oliva, Matias Viña, Octavio Rivero, Rodrigo Amaral, Facundo Labandeira, Gabriel Neves, Kevin Ramirez y Axel Müller) pasaran por la Asociación Española a unas pocas horas del encuentro, para sacar un certificado de aptitud física (no la ficha médica) que dejara constancia de que los jugadores están en condiciones y habilitados para hacer actividad deportiva.

De este modo, Nacional se desprendió de la responsabilidad si algo les ocurría a sus jugadores en la cancha.

Sin embargo, seguramente, si el de anoche hubiera sido un encuentro oficial, los mencionados jugadores albos no podrían haber estado a la orden del argentino Eduardo Domínguez.

Quienes sí no pudieron entrar en la consideración del entrenador fueron Gustavo Lorenzetti y Felpe Carvalho, dos de los últimos futbolistas en incorporarse a Nacional. Como en la Española no había registros de sus análisis médicos previos (simplemente porque jamás se habían hecho un estudio allí), ninguno de los dos pudo obtener el certificado, lo que los dejó fuera del primer clásico del año.

Del otro lado, Cristian Rodríguez, Rodrigo Rojo y Gastón Rodríguez sacaron en la mañana del lunes sus fichas médicas. Peñarol había sacado fecha con antelación, mientras estaba de pretemporada en Estados Unidos, para evitar una situación como la que terminó dándose en Nacional, que tantos comentarios generó.

También podría gustarte
2 Comentarios
  1. alfredo alsamendi dice
    Un papelón. Los que alguna vez jugamos al fútbol, (no creo que haya cambiado tanto), recordamos que la ficha médica no es como la cédula, que se da al momento. Se supone que la revisación incluye análisis de orina y sangre cuyos resultados se conocen tres días después. Acá, en media hora, los futbolistas ya tenían la ficha médica en la mano. ¿Raro, no? E impropio de un club profesional.
  2. Carlos Fonseca dice
    No importa, el papá los vacunó dos veces, para que puedan corretear contentos y tranquilos los productos de la «cantera inagotable». No sabía que el cuadro de la Blanqueada había incursionado en la minería…

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.