Cumbre de Madrid, última estación para tratar el cambio climático

Este encuentro enfrenta a los países preocupados por la emergencia climática con los negacionistas

0 63

Alemania, Francia y España deberán aunar esfuerzos para persuadir a China, Rusia, India, Brasil y Estados Unidos de intensificar la lucha contra la contaminación del medio ambiente.

La Cumbre del Clima COP 25 que se celebra en Madrid a partir de este lunes y hasta el 13 de diciembre será el nuevo ring en el que se midan los países que impulsan una agenda decidida para enfrentar la emergencia climática, y los escépticos o negacionistas del cambio climático, liderados por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

La capital española acoge esta Conferencia entre las Partes (COP), luego de que el estallido social en Chile dejara al presidente Sebastián Piñera acorralado, y sin el paisaje de país estable y desarrollado que pretende mostrar esta clase de reuniones de carácter internacional.

Delegaciones de alto nivel de más de 150 países, el Secretario General de Naciones Unidas, Antonio Guterres, la flamante presidenta de la Unión Europea, Ursula von der Leyen, representantes de diversas Organizaciones No Gubernamentales, científicos y expertos en la lucha contra el cambio climático entre unas 25 mil personas, buscarán alcanzar un acuerdo para concretar y profundizar las medidas adoptadas cuatro años atrás en el Acuerdo del Clima de París.

El presidente en funciones del Gobierno español, Pedro Sánchez, será uno de los principales anfitriones, y encargado de llevar a buen puerto la COP 25, cuyo eslogan reza “es tiempo de actuar”. El líder socialista, que se encuentra en negociaciones para formar su Ejecutivo, ha presentado una agenda ambiciosa para que España realice una transición ecológica de su economía, y ayude a reducir sensiblemente la producción de gases de efecto invernadero.

Un objetivo que comparten e impulsan para el conjunto de la Unión Europea el presidente francés, Emmanuel Macron, y la líder del Gobierno alemán, Ángela Merkel. En efecto, el jueves pasado, el Parlamento Europeo declaró la emergencia climática, y se propuso como objetivos de la nueva legislatura (2019-2023) la creación de un “New Green Deal” en los próximos 100 días, y trabajar para descarbonizar la economía del bloque en el 2050.

Sin el apoyo del Reino Unido, que está perdido en el intríngulis del Brexit, y el frágil Gobierno de Italia, Alemania, Francia y España deberán aunar esfuerzos para persuadir a China, Rusia, India, Brasil y Estados Unidos de intensificar la lucha contra el cambio climático.

La tarea no será sencilla. El presidente Trump ya ha anunciado que retirará a su país del Acuerdo de París, mientras que gigantes como China, Rusia, e India, que están entre los principales emisores de gases de efecto invernadero, no han presentado planes ambiciosos para contrarrestar el cambio climático. Brasil, por su parte, tampoco ha dado señales. Al contrario, el presidente de ese país, Jair Bolsonaro, ha estado en el centro de una tormenta política y climática luego de que se denunciara un crecimiento notable en la cantidad de incendios que se produjeron este año en la Amazonia.

La Unión Europea buscará implicar a los escépticos y negacionistas aprovechando el contexto de protestas y concientización mundial por el cambio climático, además de la catarata de informes que se publican casi cada mes advirtiendo sobre los estragos de la crisis climática. El último, un informe de la Organización Meteorológica Mundial, que situó en un nuevo récord la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera. Un fenómeno que promete acelerarse con consecuencias cada vez más graves para las futuras generaciones.

Entre los activistas que acudirán a la Cumbre se encuentra Greta Thunberg, uno de los rostros más visibles en las manifestaciones contra los gobiernos europeos para actuar contra el cambio climático. La joven sueca se encuentra de camino al país ibérico en un catamarán que embarcó en Sudamérica después de que se cancelara la Cumbre en Chile. Thunberg, creadora del movimiento “Fridays for Future”, ha decidido trasladarse en un medio de transporte no contaminante, y su acción será puesta como un ejemplo más de las medidas que pueden adoptarse para mitigar la emisión de gases de efecto invernadero.

En España y en la Unión Europea, la Cumbre COP 25 está en el centro de la agenda mediática y política. Los más optimistas esperan que se alcancen suficientes acuerdos para convertir esta fecha en un punto de inflexión para reducir el calentamiento global. Sin embargo, nadie puede asegurarlo por estos días. Además de Trump y su club de aliados negacionistas, en Europa existe un buen número de partidos políticos que prometen batallar la “histeria climática”. Entre ellos, el líder italiano Matteo Salvini, el partido ultranacionalista Una Alternativa para Alemania, o el radical Vox, que en las últimas elecciones españolas logró convertirse en la tercera fuerza política más importante del país.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.